CEIEG.


Archivo de la categoría "Gobierno"

Martes, 7 de julio de 2020

La evasión fiscal en América Latina, un obstáculo

para la recuperación de la crisis del coronavirus

  • Recaudar más fondos con los que mitigar el impacto económico y social creado por el COVID-19 en lugar recurrir a una mayor endeudamiento es la receta de los expertos económicos de la ONU para una región donde, solo en 2018, el incumplimiento tributario se ubicó en 325.000 millones de dólares en 2018, equivalente al 6,1% del producto interior bruto.

    La política fiscal debe jugar un papel central a la hora de mitigar la crisis social y económica creada por la pandemia y proporcionar el impulso necesario para lograr una reactivación de la actividad económica que permita guiar a Latinoamérica hacia un desarrollo sostenible e inclusivo en un mundo post COVID-19, asegura la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe en su Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2020.

    La pandemia, dice el informe, ha expuesto deficiencias en los sistemas de protección social, tanto en el mercado laboral como en los sistemas de seguridad social, y en la limitada provisión crucial de bienes y servicios públicos de alta calidad.

    Por lo tanto, América Latina debe acelerar la transición hacia Estados de bienestar social que garanticen mejores condiciones de vida para todos y provean de fundamentos sólidos para el desarrollo sostenible mediante la reducción de la desigualdad, el fortalecimiento de los sistemas de protección social – incluyendo la adopción de un ingreso básico universal-, y que proporcionen sistemas de educación y salud de calidad, y sistemas de pensiones de calidad, enfatiza el informe.

    En este sentido, la política fiscal deberá contribuir al logro de estas metas a través de un sistema de tributación progresiva y eficiente, y de un gasto público efectivo y equitativo que dé prioridad a atender las necesidades de las sociedades de la región.

    El informe analiza la respuesta fiscal de los países de la región frente a la crisis humana y económica provocada por la enfermedad del coronavirus y destaca la rapidez con que los países han reaccionado ante la crisis mediante la adopción de paquetes de medidas fiscales que representan, en promedio, un 3,2% del producto interno bruto (PIB) de los países de América Latina.

    Estos paquetes contemplan medidas de gasto público, alivio tributario y apoyo de liquidez respaldado por los gobiernos de la región.

    No obstante, el informe señala que el manejo de la política fiscal en la actualidad se complica por un entorno macroeconómico poco favorable y altamente incierto.

    Según las últimas notificaciones de la Comisión Económica de la ONU el incumplimiento tributario se ubicó en 325.000 millones de dólares en 2018, equivalente al 6,1% del producto interior bruto.

    La evasión del impuesto sobre la renta corporativa en la región es especialmente aguda. Los sistemas tributarios en algunos países generan menos de 50% de los ingresos por concepto de este impuesto que en teoría deberían generar, lo que resulta en brechas tributarias de entre 0,7% del PIB y 5,3% del PIB.

    Frente a este desafío, los países de la región se encuentran desarrollando una serie de acciones e innovaciones para acotar los espacios de la evasión y así impulsar la movilización de recursos internos para financiar los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, agrega el informe.

    El impacto del COVID-19 en múltiples aspectos económicos y sociales hace que la acción del Estado a través de la política fiscal, en general, y de los programas de gasto público, en particular, cobren una mayor relevancia, recalca la publicación.

    Entre 2000 y 2018, el crecimiento del gasto público en América Latina se debió a mayores erogaciones destinadas a financiar políticas sociales. En particular, el gasto en salud, educación y protección social pasaron de representar 1,5%, 2,9% y 3,2% del PIB en 2000, a representar el 2,3%, el 3,9% y el 4,0% del PIB en 2018, respectivamente.

    Sin embargo, como lo muestran los efectos sociales derivados de la pandemia, estos niveles de gasto son insuficientes para atender las demandas sociales que enfrenten los países de la región y proveer bienes y servicios públicos de calidad.

    Adicionalmente, el informe establece que la política de consolidación fiscal en los últimos años ha acortado el crecimiento del gasto social y ha provocado una contracción de los gastos de capital, particularmente los relacionados con la inversión en transporte.

    Según la Comisión, en la medida en que la región supere la contingencia sanitaria, se abrirá una oportunidad para reconstruir una mejor realidad para los países de la región, con sociedades más inclusivas e igualitarias.

    Fuente: ONU 06 de julio de 2020

  • Viernes, 3 de julio de 2020

    Expectativas de Producción Agropecuaria y Pesquera

    Cifras durante mayo de 2020

    La expectativa de producción nacional agropecuaria y pesquera para 2020 es de 244.2 millones de toneladas, superior 7.7% a lo registrado en 2019. Por subsector la estimación es que todos aumenten: el agrícola 8.3%, pecuario 2.6% y pesquero 2.7 por ciento, cada uno, respectivamente.

    En comparación con 2019, la producción estima agrícola aumentará 16 millones 782 mil toneladas, el pecuaria 598 toneladas y la pesquera incrementará 58 mil toneladas, respectivamente.

    Con cifras desestacionalizadas, el PIB de las actividades primarias creció 1.1%, respecto al mismo trimestre de 2018, en tanto que el nacional disminuyó 2.2 %.

    Por séptimo año consecutivo al mes de abril de 2020, la Balanza Comercial Agropecuaria y Agroindustrial tiene superávit, fue de 4,843 millones de dólares (MDD).

    Es el mayor saldo positivo en 26 años (desde 1995); derivado de 14,092 MDD de exportaciones y 9,249 MDD de importaciones.

    El saldo positivo en el primer cuatrimestre de 2020 se incrementó 11.7% (506 MDD), en comparación con el similar de 2019, debido al aumento de las exportaciones en 5.6% (745 MDD), mientras que las importaciones en 2.7% (239 MDD).

    Balanza de bienes agrícolas

    En el primer cuatrimestre de 2020, el superávit fue de 3,158 MDD, este saldo es resultado de exportaciones 89.0% mayores a las importaciones. Éstas se incrementaron 8.4% (519 MDD), en relación con el mismo periodo de 2019, mientras que las importaciones 3.4% (115 MDD).

    Balanza de bienes agroindustriales

    De enero a abril de 2020, se registra un superávit de 1,787 MDD, periodo en el que las exportaciones fueron 35.9% mayores a las importaciones, resultado del incremento de las exportaciones en 308 MDD, es decir, 4.8%, respecto del similar de 2019, mientras que las importaciones 189 MDD (3.9 %).

    Balanza de bienes Pesqueros

    En los primeros cuatro meses de 2020, se presenta un superávit de 71 MDD, debido a que lo exportado es 36.8% mayor respecto de lo importado. Las ventas al exterior disminuyeron en 18.9% (61 MDD), mientras que las compras en 22.3% (55 MDD).

    Fuente: SIAP 03 de julio de 2020

    Viernes, 3 de julio de 2020

    T-MEC, un impulso a la economía y

    competitividad de la región de América del Norte

    La relación entre México, Estados Unidos y Canadá es muy valiosa

    Antes que nada, recordemos que el T-MEC reemplazará al TLCAN, vigente desde 1994, un gigantesco acuerdo que unió a los tres países en una compleja red de reglas y servicios comerciales, y que transformó el crecimiento y nivel de vida en América del Norte.

    Hoy como en ese entonces se presenta incertidumbre en la entrada en vigor de la nueva modalidad que significa el T-MEC, sin embargo, es importante reconocer que impulsará la recuperación económica de nuestro país y de la región de América del Norte posterior a la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19. Asimismo, brindará certeza legal en beneficio del desarrollo de nuestras poblaciones.

    En el tema de Agricultura, el tratado ampliará las posibilidades de negocios en el sector lo que permitirá atender un mercado más integrado a nivel nacional e internacional, además es una buena noticia para el sector agroalimentario de la región de Norteamérica, ya que brinda certidumbre -con reglas claras y un comercio complementario con regulaciones basadas en ciencia- a un comercio de alrededor de 90 mil millones de dólares anuales.

    El proceso de modernización del T-MEC permitirá mantener el libre comercio con Estados Unidos, nuestro principal socio comercial en el sector agroalimentario y pesquero. Esta situación permite que los productores mexicanos continúen posicionando sus productos en el mercado de Norteamérica con base en la calidad, inocuidad, sabor y frescura de nuestros alimentos. De hecho, México funge como el principal proveedor de productos agrícolas de Estados Unidos y, por su parte, México es el segundo mercado más importante para las exportaciones estadounidenses del sector agrícola.

    Fuente: SAGARPA 01 de julio de 2020

    Viernes, 3 de julio de 2020

    El coronavirus le costará al turismo

    entre 1,2 y 3,3 billones de dólares

    El sector turístico mundial puede perder entre 1,2 y 3,3 billones de dólares a causa de la pandemia de COVID-19, según estimaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo basados en tres diferentes escenarios relacionados con la duración en el tiempo de las medidas de control del coronavirus.

    En el mejor de los casos, una paralización del sector de solo cuatro meses, el turismo perderá 1,2 billones de dólares, o el 1,5% del producto interno bruto mundial (PIB).

    En caso de que la interrupción del turismo internacional dure ocho meses, las pérdidas alcanzarían los 2,2 billones de dólares, equivalente al 2,8% del PIB mundial, una estimación que está en línea con la que ha proyectado la Organización Mundial del Turismo.

    El escenario más pesimista se basa en un receso de 12 meses en el turismo internacional, lo que costaría alrededor de 3,3 billones de dólares o el 4,2% del PIB mundial.

    El turismo es la columna vertebral de las economías de muchos países con un valor que se ha más que triplicado de 490.000 millones a 1,6 billones en los últimos 20 años, según la Organización Mundial del Turismo. Pero el COVID-19 lo ha detenido, causando graves consecuencias económicas a nivel mundial”, asegura la citada Conferencia.

    Los países en desarrollo podrían sufrir las mayores pérdidas de PIB. Jamaica y Tailandia se destacan, perdiendo 11% y 9% del PIB, respectivamente, en el escenario más optimista y hasta un 32% y 18%, respectivamente en el más pesimista. Otros puntos críticos de turismo como Kenia, Egipto y Malasia podrían perder entre el 3% y el 10% de su PIB.

    Entre los países de América Latina, la Republica Dominicana será probablemente la más perjudicada con una caída del 5% de su PIB, o 4369 millones de dólares, en el escenario más benigno y el 16% del PIB, o 12.939 millones de dólares en el más extremo.

    Colombia también puede ver disminuir su PIB entre el 2% y el 4% según los distintos modelos, mientras que Ecuador, México y Argentina pueden caer entre el 1% y 4%.

    Pero el sector turístico en muchas naciones ricas también sentirá la presión. Según los pronósticos de la UNCTAD, los destinos populares de Europa y América del Norte, incluidos Francia, Grecia, Italia, Portugal, España y Estados Unidos, podrían perder miles de millones de dólares debido a la dramática caída del turismo internacional.

    Los viajes y el turismo representan una parte significativa del PIB mundial y más de la mitad del ingreso nacional de muchos países.Las pérdidas inducidas por el coronavirus en el turismo tienen un efecto secundario en otros sectores económicos que suministran los bienes y servicios que los viajeros buscan mientras están de vacaciones, como alimentos, bebidas y entretenimiento.

    Los efectos podrían ser particularmente negativos para las mujeres, que se espera se vean desproporcionadamente afectadas por los despidos en el turismo debido a COVID-19, según el informe.

    Las mujeres son más propensas que los hombres a ser empresarios en el turismo y representan alrededor del 54% de los trabajadores en los sectores de alojamiento y servicios de alimentos.

    La ONU pide una mayor protección social en las naciones afectadas para evitar las peores dificultades económicas para las personas y las comunidades que dependen del turismo.

    Insta a los gobiernos a proteger a los trabajadores. Cuando es improbable que algunas empresas se recuperen, los subsidios salariales deberían diseñarse para ayudar a los trabajadores a trasladarse a nuevas industrias.

    Los gobiernos también deberían ayudar a las empresas turísticas que corren el riesgo de quiebra, como los hoteles y las aerolíneas. Un enfoque para la ayuda financiera son los préstamos o subvenciones a bajo interés, según el informe.

    Fuente: ONU 01 de julio de 2020

    Martes, 30 de junio de 2020

    Día Internacional del Parlamentarismo, 30 de junio

    Ante la pandemia del COVID-19, los parlamentos y otras instituciones de gobiernos están sujetos a las mismas medidas de distanciamiento social que otras organizaciones públicas y privadas. Sin embargo, en tiempos de crisis, el papel del parlamento es más vital que nunca para aprobar leyes de emergencia, asignar recursos y controlar la acción del gobierno. Algunos parlamentos están modificando leyes y procedimientos para permitir el trabajo remoto, algunos han seguido reuniéndose físicamente y otros se han abstenido totalmente. La Unión Interparlamentaria (UIP) está ayudando a facilitar la coordinación interparlamentaria y la solidaridad compartiendo ejemplos de cómo los parlamentos pueden continuar legislando, debatiendo y analizando las acciones del gobierno en un momento de bloqueo y distanciamiento.

    Unos sistemas parlamentarios sólidos son el pilar de la democracia. Los parlamentos representan la voz del pueblo, aprueban leyes, son los encargados de asignar los fondos para llevar a cabo leyes y políticas, así como de pedir a los gobiernos que rindan cuentas. Su trabajo consiste en velar que esas políticas beneficien a todo el mundo, especialmente a los más vulnerables; por ejemplo, aprobando leyes en temas de violencia contra las mujeres o asegurando un acceso igualitario a la sanidad.

    Los parlamentos son responsables de hacer cuadrar las agendas internacionales y nacionales, de asegurarse de que los gobiernos apliquen los tratados y acuerdos internacionales que han suscrito. Asimismo, desempeñan un papel vital en la implementación de la Agenda 2030, para el Desarrollo Sostenible y la Unión Interparlamentaria trabaja con estos estrechamente para ayudarles en la realización de sus tareas.

    En este día celebramos los parlamentos y cómo estos sistemas parlamentarios de gobierno mejoran las vidas de las personas. Es, además, una buena oportunidad para que los parlamentos evalúen los progresos conseguidos, ver cuáles son los próximos desafíos y las maneras de abordarlos de manera efectiva.

    Los parlamentos y las organizaciones parlamentarias desempeñaron un papel activo en las negociaciones sobre el marco para el desarrollo después de 2015, promoviendo con firmeza, por ejemplo, la inclusión de objetivos relacionados con la gobernanza democrática, que se corresponde con el actual objetivo de desarrollo sostenible número 16. Dicho objetivo es promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas para un desarrollo sostenible; para ello, este objetivo se centra en la promoción de un acceso universal a la justicia y la construcción de instituciones responsables y eficaces a todos los niveles. Para cumplir con la 2030 Agenda, el enfoque de la cooperación entre las Naciones Unidas, los parlamentos nacionales y las organizaciones parlamentarias ha pasado a centrarse decididamente en la aplicación de esta.

    Fuente: ONU 30 de junio de 2020

    Lunes, 22 de junio de 2020

    El mundo laboral no puede ni debe ser igual

    que antes de la crisis causada por el coronavirus