CEIEG.


Archivo de la categoría "Migración"

Viernes, 19 de junio de 2020

Día Mundial de los Refugiados, 20 de junio

Toda acción cuenta

La pandemia de COVID19 y las recientes protestas contra el racismo ponen de manifiesto cómo necesitamos luchar desesperadamente por un mundo más inclusivo e igualitario; un mundo donde nadie se quede atrás. Este momento que vivimos nos demuestra que todos desempeñamos un papel en la lucha para conseguir cambiar las cosas. Esto es la esencia misma de la campaña del Día Mundial del Refugiado del ACNUR. Este año, nuestro objetivo es recordar al mundo que todas las personas, incluidos los refugiados, pueden hacer una contribución a la sociedad y cada acción cuenta para crear un mundo más justo, inclusivo e igualitario.

El mundo está siendo testigo del mayor número de desplazamientos de los que se tienen constancia. Una cantidad sin precedentes de 70,8 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa del conflicto y la persecución a finales de 2018. Entre ellas, hay casi 30 millones de refugiados, de los cuales más de la mitad son menores de 18 años. Además, hay 10 millones de personas apátridas a las que se les ha negado una nacionalidad y el acceso a derechos fundamentales, como la educación, sanidad, empleo y libertad de circulación.

Los refugiados se encuentran entre las personas más vulnerables del mundo. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su protocolo de 1967 constituyen los instrumentos legales únicos que amparan la protección internacional de los refugiados. Según sus provisiones, los refugiados merecen como mínimo los mismos estándares de tratamiento que el resto de extranjeros en un país y, en muchos casos, el mismo tratamiento que los nacionales.

La Convención de 1951, que define quien es un refugiado, contiene una serie de sus derechos y también pone de relieve sus obligaciones hacia el país de acogida. La piedra angular de la Convención es el principio de no devolución. De acuerdo con este principio, un refugiado no debe ser devuelto a un país donde se enfrenta a graves amenazas a su vida o su libertad. Esta protección no puede reclamarse por los refugiados que están considerados un peligro razonable para la seguridad del país, que hayan sido condenados por un delito particularmente grave o que se consideren un peligro para la comunidad.

Los derechos contenidos en la Convención de 1951 incluyen:
el derecho a no ser expulsado, excepto bajo ciertas condiciones estrictamente definidas;
el derecho a no ser castigado por entrada ilegal en el territorio de un Estado contratante;
el derecho al empleo remunerado;
el derecho a la vivienda;
el derecho a la educación pública;
el derecho a la asistencia pública;
el derecho a la libertad de religión;
el derecho al acceso a los tribunales;
el derecho a la libertad de circulación dentro del territorio,
y el derecho a emitir documentos de identidad y de viaje.

Algunos derechos básicos, incluido el derecho a ser protegidos contra la devolución, se aplican a todos los refugiados. Un refugiado adquiere el derecho a otros derechos cuanto más tiempo permanezcan en el país anfitrión, derecho basado en el reconocimiento de que cuanto más tiempo permanecen en calidad de refugiados, más derechos necesitan.

Fuente: ONU 19 de junio de 2020

Miércoles, 29 de abril de 2020

Desarrolló la UNAM Índice de Vulnerabilidad
en México ante la COVID-19

• Incorpora consideraciones demográficas, socioeconómicas y de salud para la construcción de un mapa nacional con detalle a nivel municipal.

• 8.9 millones de personas (7.5% de la población mexicana) habitan en municipios con vulnerabilidad crítica.

• 34.9 millones (29.3% de la población) en aquellos con vulnerabilidad alta o muy alta. Los municipios más vulnerables se encuentran en Oaxaca, Guerrero, Chiapas, la Huasteca Veracruzana y Poblana, así como en el sur de Durango, la Sierra Tarahumara y Yucatán.

 

Al reconocer que la epidemia tiene efectos diferenciados en cada lugar y que éstos varían de acuerdo con una serie de características poblacionales, académicos de la UNAM desarrollaron un índice de vulnerabilidad en México ante la COVID-19, el cual integra los principales aspectos demográficos, socioeconómicos y de salud de la población, a nivel municipal.

La dimensión demográfica integra características de la población municipal que pueden ser factores que aumentan la vulnerabilidad, tales como el porcentaje de población mayor a 60 años. En este rubro también se considera el porcentaje de población indígena, pues estos grupos podrían tener mayor grado de vulnerabilidad por motivos de discriminación en la prestación de servicios de salud, o debido a una menor capacidad de comunicación con personal médico que no hable lengua indígena.

Visto desde la dimensión de salud, el índice está conformado por variables como la infraestructura instalada de salud y el personal médico disponible, de manera que aquellos municipios que dispongan en menor grado de tales recursos, serán más vulnerables. Otros rubros que complementan esta dimensión son el total de camas hospitalarias de cuidados intensivos, y los principales factores de morbilidades asociadas a complicaciones de COVID-19 (diabetes, hipertensión, sobrepeso y enfermedades respiratorias).

Por último, la dimensión socioeconómica incluye el índice de marginación de cada municipio a través del grado de educación, características de las viviendas (agua, electricidad, drenaje, piso de tierra), condiciones de hacinamiento y la dispersión de la población en el territorio. También integra el porcentaje de población sin derechohabiencia a servicios de salud, además del promedio de medios de comunicación dentro de cada vivienda.

El índice clasifica cuatro grados de vulnerabilidad: medio, alto, muy alto y crítico, y revela que el 63 por ciento de la población mexicana vive en municipios con vulnerabilidad media, en grandes centros urbanos que cuentan con la mayor infraestructura de salud y la mayor capacidad económica.

El 29.3 por ciento de la población nacional se ubica en los grados alto y muy alto de vulnerabilidad, lo cual incluye a municipios con localidades urbanas de tamaño medio, infraestructura de salud escasa, producción económica precaria y acceso limitado a medios de comunicación.

El 7.5 por ciento de la población nacional presenta un grado crítico de vulnerabilidad, pues se concentra en municipios rurales con el porcentaje más alto de personas mayores de 60 años y una importante población indígena, además de que dichos municipios cuentan con escasos servicios de salud y presentan tasas de marginación muy por arriba de la media nacional.

El índice puede además cruzarse con distintas variables como la migración para así conocer el grado de vulnerabilidad de los municipios con la mayor probabilidad de migración de retorno, lo que implicaría mayor exposición. De esta forma se pueden realizar campañas de prevención de contagio dirigidas a municipios específicos.

 

Fuente: UNAM 27 de abril de 2020

Martes, 14 de abril de 2020

Flujo de remesas podría caer hasta 25% anual

tras cierre de actividades en EU: Cemla

El diferencial cambiario será un punto a favor de las familias que sigan recibiendo remesas, ante el mayor rendimiento de cada dólar.

El flujo de remesas a México caerá entre 17 y 25 % anual este año, superando así la histórica contracción que percibieron los hogares receptores en el 2009, durante la crisis económica, estimó el gerente de Estadísticas Económicas en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), Jesús Cervantes.

La caída de las remesas 11 años atrás fue de 15.3% anual, resultado de la crisis en la que estaban sumidos el sector hipotecario y de construcción de aquel país, lo que destruyó el empleo de los migrantes mexicanos.

De acuerdo con el experto, las empresas que en Estados Unidos se han acogido en primera línea a los programas públicos de ayuda, son las que emplean a migrantes mexicanos, como las dedicadas al sector de la construcción y servicios.

Expresó que no se puede tener una previsión más puntual, pues el Covid-19 está afectando de forma diferenciada a los estados de aquel país, y se tiene que revisar cómo se encuentra la situación sanitaria y de empleo en California, Texas y Arizona, que son los lugares donde es mayor la población de migrantes mexicanos.

Información del Banco de México (Banxico), evidencia que en el último trimestre del año pasado, el mayor envío de remesas al país lo lideró California, pues los migradólares que entraron al país, entre octubre y diciembre, representaron 31.2% del flujo promedio mensual.

El gerente del Cemla descartó que los migrantes mexicanos cancelen por completo el envío de dinero a los 6.4 millones de personas en el país. Pero es claro que la entrada mensual de 300 dólares en promedio que tenían aún el año pasado, se verá reducida fuertemente, y que también bajará el número de envíos, refirió.

Todavía en febrero, el Banco de México registró la entrada de 2,694 millones de dólares en remesas, en 8.4 millones de transacciones.

De acuerdo con el también investigador, en la crisis del 2008, pasaron dos años, para que los flujos de remesas arrojaran datos positivos. Sin embargo, fue hasta el segundo trimestre del 2013, cuando las remesas alcanzaron niveles de envíos similares a los del 2007.

En su opinión, hoy la recuperación será más rápida, pues responde a una súbita parada de actividades para evitar la propagación del Covid-19, es decir, no es resultado de la fase del ciclo económico.

De manera que una vez que se cuente con una vacuna, o el tratamiento, se irá normalizando la actividad económica y los envíos fluirán de nuevo. Para el gerente de Cemla, es probable que en el 2021 todavía se ubique el flujo de remesas por debajo del histórico del 2019, cuando ingresaron al país 36,038 millones de dólares. Pero no tendrían que tomarse de nuevo cuatro años para el retorno.

El experto confió que el diferencial cambiario será un punto a favor de las familias que seguirán recibiendo remesas, pues cada dólar les otorgará mayor rendimiento.

Fuente:EL ECONOMISTA 13 de abril de 2020

Jueves, 2 de abril de 2020

Remesas crecieron en febrero 10.49%,

aún sin efecto por Covid-19

BBVA prevé una caída de 17% en el año, a 29,900 mdd respecto a 36,000 mdd del 2019.

En febrero el envío de remesas al país mantuvo su dinamismo e incluso aumentó. Según cifras del Banco de México (Banxico), durante el segundo mes del año, las remesas que ingresaron al país representaron un monto de 2,694 millones de dólares, es decir un crecimiento de 10.49% respecto al mismo mes del 2019.

De acuerdo con las cifras del Banxico, este aumento no se veía desde septiembre del 2019, cuando el crecimiento anual fue de 13%, respecto al mismo mes del 2018.

La información emitida por el Banxico muestra que durante enero y febrero el monto acumulado en remesas sumó 5,277 millones de dólares, es decir, un crecimiento de 7.83%, respecto al primer bimestre del 2019.

Los datos del Banxico arrojan que el monto promedio por envío aumentó 3.2% de manera anual durante febrero para ubicarse en 321 dólares, mientras que el número de envíos se ubicó en 8.4 millones, es decir un incremento de 7.25% respecto al mismo mes del año pasado.

Pese al desempeño que tuvieron las remesas en los dos primeros meses del año, especialistas prevén una caída en el monto anual de este concepto, causada por el golpe del Covid-19 a la economía mundial, en especial la de Estados Unidos.

BBVA México estimó que en el 2020 haya una caída en las remesas que envían los connacionales, principalmente de Estados Unidos, de 17%, para quedar en los 29,900 millones de dólares, contra los 36,000 millones registrados en el 2019.

La entidad prevé que, dado que los efectos de la pandemia en la economía serán igual o más profundos que la crisis del 2008-2009, la recuperación de los niveles por envío de remesas al país se dé en un plazo que puede ir de los cuatro hasta los 10 años, según la profundidad de la afectación económica mundial, en especial en Estados Unidos.

En un documento especial, el banco detalló que, derivado de la crisis que ya se padece en Estados Unidos, el número de desempleados aumentará en forma muy significativa y se verán niveles similares a los observados durante la recesión financiera del 2008-2009.

“El escenario actual perfila que se tendrán efectos económicos mayores que los observados en la pasada recesión financiera mundial. Así, se presenta un escenario donde las remesas registren afectaciones similares o superiores a los de la última recesión”, señala.

En aquella ocasión, argumentó, fue hasta el 2016, 10 años después de iniciada la caída, que las remesas a México lograron superar el monto récord que se tenía en el 2007 de 26,059 millones de dólares.

En este sentido, explicó que, considerando un escenario en el que el impacto económico en Estados Unidos fuera superior a los efectos de la recesión financiera del 2008-2009, las remesas podrían tener una caída acumulada de más de 21% en el 2020 y el 2021; con una contracción de 17% sólo en el 2020.

Fuente:EL ECONOMISTA 01 de abril de 2020

Jueves, 20 de febrero de 2020

Día Mundial de la Justicia Social,
20 de febrero

La justicia social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro los países y entre ellos. Defendemos los principios de justicia social cuando promovemos la igualdad de género, o los derechos de los pueblos indígenas y los migrantes. Promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas debido al género, la edad, la raza, la etnia, la religión, la cultura o la discapacidad.

La adopción de la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la justicia social para una globalización equitativa es un buen ejemplo de este compromiso ya que, a través de ella, se pretende garantizar resultados equitativos para todos a través del empleo, la protección social, el diálogo social, y los principios y derechos fundamentales en el trabajo.

Las desigualdades crecientes no solo impiden que las personas alcancen su máximo potencial, sino que suponen una carga para las economías. La única forma de lograr la justicia social, abordar la desigualdad, reducir la pobreza y abordar el cambio climático es priorizar a las personas y al planeta.

En el Día de la Justicia Social 2020, bajo el tema “Cerrar la brecha de desigualdades para lograr la justicia social”, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) pide que alcemos la voz ante los responsables políticos de todo el mundo.

Fuente: ONU 20 de febrero de 2020

Viernes, 14 de febrero de 2020

Chiapas, con la mayor caída en informalidad

Este comportamiento derivó de la migración y una recuperación económica estatal, indican especialistas.

Al cierre del 2019, Chiapas fue el estado del país que registró la caída más pronunciada en informalidad laboral.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al finalizar el año pasado, el estado gobernado por Rutilio Cruz Escandón Cadenas presentó una tasa de informalidad laboral de 71.80% de la población ocupada, frente a un indicador de 77.80% en el 2018, es decir, una reducción de 6.0 puntos porcentuales.

Si bien esta reducción posicionó a Chiapas como la entidad con la mayor disminución en informalidad, aún el estado está entre los territorios con el indicador más elevado, detrás de Hidalgo (75.03%), Guerrero (79.26%) y Oaxaca (80.46 por ciento).

Según especialistas consultados por El Economista, la baja en la informalidad derivó de una ligera recuperación económica y del efecto de la migración.

Para Héctor Magaña Rodríguez, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, la caída en la informalidad en Chiapas se debe a que “la actual administración federal ha fomentado la actividad económica en las zonas más marginadas en el país con apoyo al empleo, particularmente en las actividades primarias. Chiapas se encuentra bajo dicha condición, por lo que ha sido beneficiada por los programas implementados”.

“También se debe a que los trabajadores han optado por migrar hacia otras entidades que presentan un mejor panorama económico o al menos que ofrecen mejores oportunidades laborales, en comparación con las que pueden encontrar en el sector informal en su entidad de origen. De esta manera, el desplazamiento de la población ha permitido una reducción en la informalidad”, detalló.

En este contexto, según el Inegi, de cada 100 migrantes internacionales del estado de Chiapas, 94 se fueron a Estados Unidos. El dato a nivel nacional es de 89 de cada 100.

Con datos del Banco de México, se observa que en el 2019 las remesas en Chiapas lograron el mayor incremento anual del país, con una variación de 21.4%, alcanzando 996 millones de dólares (lugar 13), interpretándose que hay más chiapanecos en el extranjero.

Asimismo, la actividad económica de Chiapas exhibe diferentes interpretaciones. En el acumulado al tercer trimestre del 2019, el ITAEE descendió 2.7% a tasa anual desestacionalizada. No obstante, sólo en el periodo julio-septiembre obtuvo un crecimiento de 0.6%, respecto al trimestre previo (séptima posición nacional), lo que manifiesta que posiblemente cerró el 2019 en terrenos positivos. De hecho, en comparación anual, ostentaron aumentos las actividades primarias (4.2%) y la minería (11.5 por ciento).

En generación de empleos formales, en Chiapas se crearon 1,838 asegurados al IMSS, 51.1% menos que en el 2018.

Fuente:EL ECONOMISTA 13 de febrero de 2020

Jueves, 13 de febrero de 2020

Crecen remesas de chiapanecos

en el extranjero durante 2019

Los chiapanecos que residen en el extranjero enviaron más dinero a sus familiares durante el 2019, de acuerdo con la información divulgada por el Banco de México.

De acuerdo con las estadísticas actualizadas por el Banco de México, de enero a diciembre de 2019 las remesas familiares sumaron 996.26 millones de dólares, con esa aportación Chiapas se ubica en el lugar 13° de los 32 estados que reciben dinero del extranjero.

El estado que más aportó en ese rubro fue Michoacán, seguido por Jalisco, Guanajuato, Estado de México y Oaxaca.