CEIEG.


Archivo de la categoría "Industria"

Lunes, 23 de noviembre de 2020

Política de Autosuficiencia Lechera
comienza a dar resultados; se eleva producción

  • Impulso a la producción, regulación y competitividad y reordenamiento de la producción, las tres líneas de trabajo en materia lechera; en 2021 Agricultura las fortalecerá.

    La autosuficiencia alimentaria en leche es un objetivo del Gobierno de México y para ello desde 2019 la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural desarrolla una política de fomento productivo que ha comenzado a dar frutos, toda vez que en dos años la producción de leche registra mayores incrementos que en ejercicios anteriores: el año pasado se elevó dos por ciento y este 2020 se prevé un aumento de 2.3 por ciento, para sumar 12 mil 560 millones de litros.

    Con estas acciones también se está reduciendo la dependencia lechera del exterior. En 2018, las importaciones de lácteos representaron 27 por ciento del consumo nacional aparente; en 2019, significaron 25.1, y para 2020, se tiene un estimado de 23.3 por ciento de un total de consumo de 16 mil 30 millones de litros.

    Con la incorporación de productores lecheros de pequeña escala a la Estrategia de Acompañamiento Técnico y Organizativo del programa Producción para el Bienestar, lo cual conlleva el tránsito a sistemas de producción sustentables, con bienestar animal, reducción de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y manejo silvopastoril intensivo, entre otros.

    Se ha fortalecido el trabajo interinstitucional y apoyo a productores e industriales lecheros mediante tres grandes líneas:

  • Impulso a la producción, por medio del programa Precio de Garantía que se da a productores con hasta 100 vacas, vía Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) y Liconsa, de 8.20 pesos por litro; habilitación de centros de acopio de Liconsa; depuración del padrón de Liconsa para incorporar productores de pequeña y mediana escala; cero importaciones de leche en polvo por parte de Liconsa; incorporación de productos lácteos (quesos, yogur y crema) dentro de la canasta básica de Diconsa, e impulso al desarrollo de innovaciones tecnológicas de empresas nacionales para la rama lechera de pequeña y mediana escala (motocarros, tanques, dispensadores de leche, etcétera). Los productores lecheros de pequeña escala cuentan hasta con 30 vacas y los de mediana escala tienen entre 31 y 100; representan 57.6 por ciento del total de México y participan con 45.4 por ciento de la producción de leche del país. En el territorio nacional se tiene un hato de dos millones 560 mil vacas lecheras.

  • Regulación y competitividad: después de 15 años de inicio de gestiones, se generaron normas oficiales mexicanas para yogur (NOM 181), queso (223) y leche en polvo (NOM 222); emisión de la NOM 051 para etiquetado de alimentos y bebidas, y vigilancia en el cumplimiento de las normas, lo cual permitió que este año la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) prohibiera la venta de quesos y yogur fuera de norma.

  • Reordenamiento de la producción: con la colaboración y coordinación de los gobiernos federal y estatales, industrias y productores, se pusieron en marcha cuencas lecheras del sur sureste para desarrollar la cadena productiva lechera en los estados de Tabasco, Chiapas y Veracruz (con alto potencial y riqueza en recursos naturales).

    el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria, dio datos de la dependencia actual de México en productos lácteos: en 2019, México importó cuatro mil 42 millones de litros equivalentes; se mantuvo como primer importador mundial de leche en polvo, con 363.7 millones de toneladas de compras foráneas, y exportó 197 millones de litros.

    Ese es el tamaño del reto, a lo que se suma que el consumo anual per cápita de leche en México es de 128 litros por año, en contraste con los 189 litros que recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

    los elementos que caracterizan la política agroalimentaria en el sector lechero en este Gobierno: involucra activamente a los productores en la construcción de estrategias y acciones; genera un diálogo incluyente y receptivo a las problemáticas y propuestas de esta rama productiva; impulsa la construcción de un sistema de producción-consumo justo, saludable, sustentable y competitivo; establece vínculos y alianzas con diferentes actores para así construir un ambiente propicio para la autosuficiencia lechera, y regula y ordena el mercado en beneficio de productores, consumidores y empresas.

    Fuente: SAGARPA 21 de noviembre de 2020

  • Viernes, 20 de noviembre de 2020

    Indicadores del Sector Manufacturero

    Cifras durante septiembre de 2020

    El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que con base en los resultados de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM), durante septiembre de este año el personal ocupado total del sector manufacturero reportó un incremento de 0.4% frente al mes inmediato anterior, con datos ajustados por estacionalidad.

    Las horas trabajadas fueron superiores en 0.5%, mientras que las remuneraciones medias reales pagadas, que incluyen sueldos, salarios y prestaciones sociales se mantuvieron sin variación en el noveno mes de 2020 respecto al mes precedente, con cifras desestacionalizadas.

    A tasa anual, el personal ocupado total disminuyó (-)3%, las horas trabajadas descendieron (-)4.7% y las remuneraciones medias reales (-)0.3% en septiembre de 2020.

    Fuente: INEGI 20 de noviembre de 2020

    Viernes, 20 de noviembre de 2020

    Cuenta Satélite de la Cultura de México, 2019

    El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presenta la “Cuenta Satélite de la Cultura de México, 2019”, con año base 2013, que forma parte del Sistema de Cuentas Nacionales de México. Ésta constituye una fuente de información económica y un acervo estadístico de gran importancia para apoyar la toma de decisiones sobre el sector de la cultura.

    Una de las principales contribuciones de la medición del sector de la cultura en México es la cuantificación del Producto Interno Bruto generado por las actividades de mercado agrupadas en este sector, así como la producción cultural que efectúan los hogares y la gestión pública en cultura por parte del gobierno.

    Durante 2019, el sector de la cultura alcanzó un Producto Interno Bruto de 724 mil 453 millones de pesos, a precios básicos; éste significó el 3.1% del PIB del país. A su interior, dicho porcentaje se conformó del valor de los bienes y servicios de mercado con 2.4 puntos y de las actividades no de mercado que aportaron 0.8 puntos; en estas últimas se incluye la producción cultural de los hogares.

    Por actividades culturales, el PIB de este sector se agrupó esencialmente en los servicios de medios audiovisuales, la elaboración de artesanías y la producción cultural de los hogares, que de manera conjunta contribuyeron con el 74.8% del valor generado por el sector de la cultura.

    En 2019, los hogares, el gobierno, las sociedades no financieras y los no residentes en el país, entre otros, realizaron un gasto en bienes y servicios culturales por un monto de 909 mil 864 millones de pesos. Este consumo se concentró principalmente en la adquisición de medios audiovisuales, artesanías y la producción cultural propia de los hogares, con el 78.5% del gasto total en cultura.

    En el mismo año, las actividades vinculadas con el sector de la cultura generaron empleos equivalentes a 1 millón 395 mil 644 puestos de trabajo, que representaron el 3.2% de la ocupación del país. La elaboración de artesanías, junto con la producción cultural de los hogares y los medios audiovisuales, participaron con el 68.7% de dichos puestos.

    El PIB del sector de la cultura en 2019 presentó una variación anual de 1.5% en términos reales.

    Fuente: INEGI 20 de noviembre de 2020

    Viernes, 20 de noviembre de 2020

    Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC)

    Cifras durante octubre de 2020

    Análisis del comportamiento de los precios pagados por el consumidor de productos agropecuarios, el cual se asocia a la evolución de la oferta de tales bienes.

    A tasa anual (octubre 2020 vs mismo mes de 2019), el subíndice de alimentos, bebidas y tabaco que representa 30% del INPC se incrementó 7.8%, casi el doble que el aumento observado en 2019, cuando fue de 4.4%, también es superior al registrado para el INPC general que aumentó 4.1% (en 2019 el incremento del INPC general fue de 3.0% y en 2018 de 4.9%).
    En la variación mensual (octubre 2020 vs septiembre del mismo año) el INPC general aumentó 0.6%, mientras que el de alimentos, bebidas y tabaco, y alimentos aumentaron 0.7%, cada uno.

    El precio internacional de los combustibles se ha recuperado, no obstante se observan disminuciones anuales de 9.5% en la gasolina de alto octanaje y 5.4% en la de bajo octanaje, y aumentos en el gas doméstico LP (12.0%) y el gas natural (1.7%).

    El INPC (octubre 2020 vs mismo mes de 2019) registra una disminución en el precio de manzana, 2.0%, mientras que frijol, jitomate y “papa y otros tubérculos” incrementan su precio de manera importante, con 36.8, 32.0 y 14.3%, respectivamente.

    En septiembre 2020, la disminución en la cotización de manzana, se asocia con la producción obtenida de 482 mil 984 toneladas, es 217.3% más comparado con agosto del mismo año (152 mil 216 toneladas). La producción de la fruta en Chihuahua, se multiplicó 3.5 veces en el periodo mencionado.

    En el caso de plátano, la producción de septiembre, aumentó 6.9%, significa 12 mil 253 toneladas más respecto del mismo mes de 2019, lo que es un factor para la disminución en el precio de la fruta. Tabasco, Chiapas y Colima, en conjunto generan 70.6% de la cosecha nacional, su producción conjunta se incrementó 24.9% que refieren 26 mil 801 toneladas más.

    Por lo que se refiere a productos pecuarios, la mayoría registraron incremento en sus precios: carne de pollo 8.3%, “leche pasteurizada y fresca” 6.1%, carne de res 3.9%, carne de cerdo 1.4% y huevo 1.2 por ciento.

    Al cierre de septiembre de 2020, el litro de leche se pagó en la zona de producción a 6.84 pesos, 4.1% mayor al de septiembre de 2019. La carne en canal de bovino se cotizó en 70.35 pesos/kilogramo, que significa un incremento de 1.4% comparado con similar mes de 2019. El precio pagado al productor de huevo fue de 21.27 pesos por kilo, que representa un decremento de 3.7% comparado con el mismo mes de 2019. El precio de carne de pollo en canal fue de 34.92 pesos por kilo, 1.3% menor al mismo mes del año pasado. El precio de carne de cerdo, en canal, fue de 45.68 pesos por kilogramo, que refiere decremento de 1.9% respecto a septiembre de 2019, cuando se cotizó en 46.58 pesos por kilogramo.

    Fuente: SIAP 20 de noviembre de 2020

    Viernes, 20 de noviembre de 2020

    Las mujeres, especialmente afectadas por el
    impacto de la COVID-19 en el sector de la confección

  • Un fuerte aumento de despidos de trabajadores a causa de la pandemia, junto a las prácticas existentes de discriminación en el trabajo y a la distribución desigual de la carga de cuidado, han afectado de manera desproporcionada a las trabajadoras de la confección.

    En la industria de la confección, el impacto de la COVID-19 sobre las mujeres se ha agravado debido a prácticas subyacentes como la discriminación y el acoso, la falta de representación de las mujeres, la disparidad de los salarios, así como la distribución desigual de las tareas de cuidado no remuneradas y de las responsabilidades familiares, según una nueva nota informativa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

    Titulada Gendered impacts of COVID-19 on the garment sector (Impacto de género de la COVID-19 en el sector de la confección), la nota informativa tiene el objetivo de sensibilizar sobre la dimensión de género de la pandemia y de determinar de que manera afecta la COVID-19 a las trabajadoras y los trabajadores del sector de la confección.

    “Las mujeres representan aproximadamente 80 por ciento de la fuerza de trabajo del sector de la confección, por lo tanta ellas se ven afectadas de manera desproporcionada por las numerosas consecuencias de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, las mujeres también sufren otros efectos debido a los desafíos que tienen que enfrentar en el lugar de trabajo, así como las expectativas en relación a sus obligaciones en el hogar”.

    Un estudio reciente de la OIT puso de manifiesto que las importaciones realizadas por los principales países compradores a los países exportadores en el sector de la confección en Asia disminuyeron de 70 por ciento en el primer semestre de 2020, como consecuencia de la COVID-19. Esto ha causado un fuerte incremento de los despidos de los trabajadores ya que las fábricas que reanudaron sus actividades con frecuencia operan con una capacidad mano de obra reducida. Se estima que, en 2019, la región de Asia y el Pacífico empleaba a 65 millones de trabajadores del sector de la confección, lo cual representaba 75 por ciento de todos los trabajadores de la confección a nivel mundial.

    La nota informativa pone de manifiesto las repercusiones a corto, mediano y largo plazo de la crisis sobre las trabajadoras. Contiene además una serie de recomendaciones para ayudar a construir una industria más justa y resiliente y garantizar una mayor igualdad de género.

    Las recomendaciones prestan especial atención a las prácticas de cierre y reducción de personal, así como a las obligaciones desproporcionadas de cuidado no remunerado de las mujeres, de manera que puedan regresar al trabajo una vez que las fábricas reanuden sus actividades. Los esfuerzos para hacer frente a la pandemia de COVID-19 deben tener en cuenta la manera específica en que las mujeres y los hombres sufren las repercusiones del coronavirus en el trabajo, en el hogar y en sus comunidades. Se destaca además la importancia de intensificar los esfuerzos para luchar contra la violencia y el acoso en el lugar de trabajo, en vista de los nuevos datos que muestran que la COVID-19 ha aumentado el riesgo de la violencia de género. La necesidad de asegurar la voz, la representación y el liderazgo de las mujeres en el diálogo y la toma de decisiones también es considerada esencial a fin de garantizar una recuperación plena y equitativa de la pandemia.

    “Es fundamental que los gobiernos, las empresas y otras partes interesadas comprendan las repercusiones pluridimensionales de la pandemia de COVID-19 sobre las trabajadoras y los trabajadores, y elaboren políticas que faciliten una recuperación inteligente, sostenible y sensible a las cuestiones de género. De otra manera, la crisis generada por la COVID-19 amenaza con exacerbar las desigualdades preexistentes y comprometer la sostenibilidad social y económica del sector de la confección.

    Fuente: OIT 20 de noviembre de 2020

  • Viernes, 20 de noviembre de 2020

    ¿Día de la Industrialización de África

    Tema 2020: “Industrialización inclusiva y sostenible en la era del AfCFTA.

    El desarrollo industrial es fundamental para el crecimiento económico sostenido e inclusivo en los países de África. La industria eleva la productividad al introducir nuevos equipos y técnicas, aumenta las capacidades de la fuerza laboral y genera empleo. Es precisamente esta industrialización, con fuertes vínculos con las economías domésticas, la que ayudará a los países africanos a lograr altas tasas de crecimiento, diversificar sus economías y reducir su exposición a riesgos externos. Esto contribuirá sustancialmente a la erradicación de la pobreza a través de la creación de empleo y de riqueza.

    En el marco del Segundo Decenio del Desarrollo Industrial para África (1991-2000), la Asamblea General proclamó el 20 de noviembre como Día de la Industrialización de África (resolución 44/237 de 22 de diciembre de 1989). Desde entonces, el sistema de las Naciones Unidas ha realizado eventos ese día en todo el mundo para crear conciencia sobre la importancia de la industrialización de África y los desafíos que enfrenta el continente.

    Desde 2018, el Día de la Industrialización de África se ha conmemorado con éxito con eventos de una semana de duración. La Comisión de la Unión Africana acogerá las celebraciones de la Semana de la Industrialización de África 2020 (#AIW2020) del 16 al 20 de noviembre de 2020, bajo el tema “Industrialización inclusiva y sostenible en la era del AfCFTA y del COVID-19”.

    El 21 de marzo de 2018 en Kigali, Rwanda, se firmó el Acuerdo que establece un Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA por sus siglas en inglés), que crea un mercado africano único de bienes y servicios y la zona de libre comercio más grande del mundo por número de países. Se espera que el AfCFTA entre en funcionamiento el 1 de enero de 2021, con 54 signatarios y 28 ratificaciones hasta la fecha. Sin embargo, a pesar de estos avances positivos, la llegada del COVID-19 a principios de 2020 ha generado tremendos obstáculos para la introducción gradual del AfCFTA, dada su naturaleza disruptiva para los negocios y el comercio. Por lo tanto, en este caso, no se puede dejar de enfatizar la necesidad de construir una defensa política continua sobre la necesidad de industrializar África. La AIW2020, por lo tanto, constituye una oportunidad de esa índole para reunir a las partes interesadas a nivel nacional, regional, continental y mundial para intercambiar conocimientos sobre la agenda de transformación estructural del continente.

    A pesar de ser el segundo continente más poblado del mundo (1200 millones de personas), África representó solo el 1,4% del valor agregado manufacturero mundial en el primer trimestre de 2020. Mientras que la pandemia del COVID-19 ha evolucionado más lentamente en África Subsahariana que en otras regiones, ha tenido un impacto considerable en el crecimiento económico y se prevé que caerá al -3,3% en 2020, lo que constituiría la primera recesión que experimenta la región en los últimos 25 años. La combinación de las interrupciones de las cadenas de suministro y la producción interna y el debilitamiento de la demanda externa pesará mucho sobre el sector industrial.

    Fuente: ONU 19 de noviembre de 2020

    Martes, 17 de noviembre de 2020

    Rebasa superávit agroalimentario los nueve mil
    700 millones de dólares al 3er trimestre de 2020

  • Las exportaciones agroalimentarias alcanzaron los 29 mil 323 millones de dólares, de las cuales, 13 mil 862 millones de dólares corresponden al ámbito agropecuario y 15 mil 461 millones de dólares al agroindustrial.

    El superávit de la balanza comercial de productos agroalimentarios de México con el mundo alcanzó entre enero y septiembre de 2020 los nueve mil 702 millones de dólares, lo que representó un incremento a tasa anual de 38.4 por ciento, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

    Este saldo comercial favorable supera en casi mil millones de dólares al registrado durante todo 2019, el cual se ubicó en ocho mil 824 millones de dólares, y superior en dos mil 690 millones de dólares al registrado de enero a septiembre de 2019.

    De acuerdo con estadísticas del Banco de México, el comercio total de productos agroalimentarios entre México y el resto de las naciones ascendió a 48 mil 944 millones de dólares, de los cuales el 60 por ciento corresponden a las ventas realizadas por nuestro país.

    En este periodo (enero–septiembre), las exportaciones agroalimentarias alcanzaron los 29 mil 323 millones de dólares, lo que representó un crecimiento de 3.9 por ciento, con relación a lo obtenido en el lapso homólogo anterior.

    Tan solo en lo que corresponde al ámbito agropecuario, las ventas registraron un valor de 13 mil 862 millones de dólares, equivalente a un incremento anual de 5.33 por ciento, con un saldo a favor en su balanza comercial por cuatro mil 608 millones de dólares, lo que significa un aumento de 35.2 por ciento en comparación con igual periodo de 2019.

    Respecto a las exportaciones agroindustriales, éstas alcanzaron los 15 mil 461 millones de dólares, un incremento anualizado de 2.7 por ciento, así como un superávit en su balanza comercial por cinco mil 094 millones de dólares, superior en 41.4 por ciento con relación a lo reportado en entre enero y septiembre del año previo.

    Por su parte, las importaciones de bienes agroalimentarios presentaron una reducción de -7.46 por ciento en el acumulado al cierre del tercer semestre del año, con un valor total de 19 mil 621 millones de dólares.

    Los productos con mayor demanda internacional fueron cerveza, con ventas por tres mil 365 millones de dólares; aguacate, dos mil 290 millones de dólares; tomate (jitomate), mil 931 millones de dólares; tequila y mezcal, mil 710 millones de dólares; productos de panadería, mil 084 millones de dólares; pimiento, mil 060 millones de dólares; fresa y frambuesa, 953 millones de dólares; azúcar, 680 millones de dólares, y carne de porcino, 680 millones de dólares, entre otros.

    En lo que corresponde a los productos con mayores incrementos anuales en su demanda se encuentran, habas de soya, 212.6 por ciento; cacao en grano, 68.3 por ciento; cebolla y ajo, 48.9 por ciento; leche concentrada, 40.6 por ciento; carne de porcino, 38.3 por ciento; café sin tostar, 32 por ciento; carne de bovino, 25.1 por ciento, y tomate (jitomate), 22.4 por ciento.

    Cabe señalar que el sector agroalimentario aportó el 10 por ciento del total de exportaciones realizadas entre enero y septiembre de este año por el país.

    Fuente: SAGARPA 16 de noviembre de 2020

  • Viernes, 13 de noviembre de 2020

    Reporte mensual de la Balanza
    Comercial Agroalimentaria de México

    Cifras durante septiembre de 2020

    El origen de la información se basa en la estadística de la balanza de productos agropecuarios y balanza de productos agropecuarios, pesqueros y agroindustriales que integra y difunde el Grupo de Trabajo de Estadísticas de Comercio Exterior, conformado por el Banco de México, INEGI y SAT y la Secretaría de Economía.

    Por sexto año consecutivo al mes de septiembre de 2020, la Balanza Comercial Agropecuaria y Agroindustrial tiene superávit, fue de 9,702 millones de dólares (MDD).

    El saldo positivo en los nueve primeros meses de 2020 se incrementó 38.4% (2,690 MDD), en comparación con el similar de 2019, debido al aumento de las exportaciones en 3.9% (1,108 MDD), mientras que las importaciones disminuyeron en 7.5% (1,582 MDD).

    La dinámica que presentan las exportaciones de bienes agroalimentarios y el nivel alcanzado permitió al país obtener divisas que superan a las conseguidas por:

  • Venta de productos petroleros 116,702 MDD (132.3%) y
  • Turismo extranjero en 21,182 MDD (260.2%)

    En contra parte, las exportaciones agroalimentarias son superadas por:

  • Remesas en 641 MDD (2.1%)

    A septiembre 2020, la Balanza Comercial No Petrolera cerró con un superávit de 29,263 MDD.

  • El impacto del saldo de la Balanza Manufacturera en el saldo de la Balanza No Petrolera es positivo; tiene un superávit de 21,248 MDD, el cual contribuye con 72.6%.
  • Mientras que el impacto del superávit de la Balanza Agropecuaria y Pesquera (4,608 MDD) contribuye de manera positiva con 15.7% al superávit de la Balanza No Petrolera.

    Comportamiento de la balanza agroalimentaria, enero a septiembre 2020

    Balanza Agropecuaria y Agroindustrial: superávit de 9,702 MDD.
    Las mercancías que contribuyen significativamente al superávit de la balanza agroalimentaria de México por sus saldos positivos son:

    Balanza de bienes agrícolas:

    En los primeros nueve meses de 2020, el superávit fue de 4,679 MDD, este saldo es resultado de exportaciones 60.0% mayores a las importaciones. Éstas se incrementaron 6.1% (715 MDD), en relación con el mismo periodo de 2019, mientras que las importaciones disminuyeron en 3.1% (253 MDD).

    Balanza de bienes agroindustriales:

    De enero a septiembre de 2020, se registra un superávit de 5,094 MDD, periodo en el que las exportaciones fueron 49.1% mayores a las importaciones, resultado del incremento de las exportaciones en 407 MDD, es decir, 2.7%, respecto del similar de 2019, en cambio las importaciones bajaron 1,083 MDD (9.5%).

    Balanza de bienes pesqueros:

    A septiembre de 2020, se presenta un superávit de 189 MDD, debido a que lo exportado es 52.2% mayor respecto de lo importado. Las ventas al exterior disminuyeron en 17.2% (115 MDD), mientras que las compras en 24.6% (118 MDD).

    Fuente: SIAP 13 de noviembre de 2020

  • Jueves, 12 de noviembre de 2020

     

    Los países en desarrollo mantienen a
    flote el comercio mundial de alimentos

  • El informe Perspectivas alimentarias de la FAO evalúa las tendencias de producción y mercado de los principales productos básicos durante la pandemia de la COVID-19 y señala tiempos difíciles para las cadenas de valor del pescado y la fruta.

    El comercio mundial de productos alimentarios se ha mostrado especialmente resiliente durante la pandemia; los países en desarrollo incluso han logrado aumentar los ingresos procedentes de las exportaciones, según un nuevo informe publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

    Los datos disponibles hasta junio indican una gran, aunque no completa, resiliencia de los mercados mundiales de alimentos a las perturbaciones provocadas por la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), según explica el informe semestral Perspectivas alimentarias en un artículo especial sobre las recientes tendencias en la facturación de las importaciones de alimentos y las ganancias por exportación.

    El análisis revela que los países en desarrollo han demostrado una notable “vivacidad” para mantener a flote los flujos del comercio mundial de alimentos. Sus ganancias por exportaciones en el primer semestre de 2020 aumentaron un 4,6 % en comparación con el mismo período del año anterior, mientras que las de los países desarrollados disminuyeron. Esto se explica en parte por una caída más acusada experimentada por las bebidas, el pescado y la carne, cuya demanda se ve más afectada por la disminución de ingresos de los hogares desencadenada por la contracción de la economía mundial.

    En el mismo período, las importaciones mundiales de bebidas experimentaron una caída de más del 12 % y los productos pesqueros registraron un descenso de más del 10 %, mientras que el valor del comercio de aceites animales y vegetales y de semillas oleaginosas aumentó, en ambos casos, un 10 %. El informe ofrece una rica serie de gráficos, datos y análisis de tendencias desglosados por grupo de alimentos y región.

    Se prevé que la producción mundial de semillas oleaginosas y productos derivados de 2020/21 alcance un nuevo récord en las campañas de 2020/21, mientras que la creciente demanda apunta a un tensionamiento de los mercados.

    Se observa un repunte en la producción mundial de azúcar en 2020, si bien a un ritmo inferior al del crecimiento del consumo, que dependerá de que se sigan o no imponiendo medidas de confinamiento relacionadas con la COVID-19.

    La producción mundial de carne en 2020 se espera que disminuya por segundo año consecutivo, en medio de unas perspectivas de moderación del comercio y la demanda.

    Se prevé, asimismo, un aumento de la producción láctea mundial en 2020, impulsada por los monzones favorables y la resiliencia de las redes de cooperativas municipales en la recogida de leche en medio de obstáculos logísticos en la India, así como la asistencia para la estabilización por parte de los gobiernos en la Unión Europea y los Estados Unidos de América.

    En cuanto al sector pesquero, que, como se señaló anteriormente, experimentó una gran caída en el flujo de comercio, se prevé un descenso de la producción en 2020 como consecuencia de la repercusión de la pandemia en la demanda, la logística, los precios, la mano de obra y la planificación de la actividad. La producción de la pesca de captura experimentará probablemente un ligero descenso, mientras que la producción de la acuicultura disminuirá previsiblemente por primera vez en muchos años. El informe señala que la incidencia de la pandemia en el mercado del pescado -especialmente la caída en la demanda de pescado fresco debido a la renuencia a acudir a los mercados y restaurantes- ha ocasionado cambios de largo alcance que probablemente perdurarán en el largo plazo y promoverán la innovación en los productos, cadenas de valor más cortas y nuevos canales de distribución.

    La pandemia de la COVID-19 ha sacudido la cadena de valor de las frutas tropicales, especialmente la de los productos más perecederos, que requieren una manipulación más intensiva en mano de obra y un transporte rápido, y a menudo aéreo, y tienen costos relativamente elevados.

    El comercio mundial de piña, mango y papaya ha descendido, a veces a un ritmo de dos dígitos.

    Los plátanos y los aguacates, en cambio, han mostrado cierta resiliencia, presentando ambos un crecimiento de las exportaciones, aunque sus cadenas de valor se han visto afectadas por cepas críticas, especialmente en el caso de pequeños productores que afrontan unos precios elevados de los fertilizantes y plaguicidas y han sufridos cancelaciones de pedidos.

    La demanda de plátanos se ha visto beneficiada por la percepción de su seguridad sanitaria, su comodidad y una oferta récord procedente de Ecuador, así como una recuperación de la producción en Costa Rica.

    Asimismo, las importaciones de aguacate han aumentado a escala mundial, ya que la menor oferta estacional procedente de México y la rotunda caída de las compras en los Estados Unidos se han visto más que compensadas por una fuerte demanda de la Unión Europea y una oferta significativamente superior procedente de Colombia, Kenya y Perú.

     

    Fuente: FAO 12 de noviembre de 2020

  • Lunes, 9 de noviembre de 2020

    Índice Nacional de Precios Productor

    Cifras durante octubre de 2020

    El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que en el décimo mes de 2020 el Índice Nacional de Precios Productor (INPP) Total, incluyendo petróleo, registró una caída de (-)0.02% frente al mes precedente y un alza de 4.29% a tasa anual. En igual mes de 2019 descendió (-)0.50% mensual y aumentó 0.70% anual.

    Por grupos de actividades económicas, los precios de las Actividades Primarias crecieron 0.41% y los de las Actividades Terciarias 0.17%, en tanto que los de las Actividades Secundarias disminuyeron (-)0.16% a tasa mensual.

    El Índice de Mercancías y Servicios de Uso Intermedio, incluyendo petróleo, mostró a tasa mensual una reducción de (-)0.22%, mientras que se incrementó 3.25% a tasa anual.

    Por su parte, el Índice de Mercancías y Servicios Finales, incluyendo petróleo, presentó un alza mensual de 0.06% y anual de 4.69% en octubre de este año.

    Fuente: INEGI 09 de noviembre de 2020

    Miércoles, 4 de noviembre de 2020

    Ejercicio presupuestal se traduce en
    apoyos directos para los productores

  • El presupuesto 2020, que modificado asciende a 44 mil 987.45 millones, se aplica en beneficio prioritario de los productores de pequeña y mediana escala, con honestidad y sin corrupción

    La dependencia federal no registra subejercicio presupuestal con relación al monto anual modificado de 44 mil 987.45 millones de pesos, toda vez que, al 30 de septiembre, el total aplicado (41 mil 236.63 millones de pesos) representa el 99.6 por ciento con respecto al programado para el periodo.

    Los resultados que registra la producción primaria demuestran la resiliencia del sector agroalimentario, toda vez que mientras la economía cayó 9.8 por ciento, su comportamiento fue más positivo, con crecimiento de 2.7 por ciento al tercer trimestre del 2020, año en el que se prevé que la producción de granos básicos se incremente en ocho por ciento respecto de 2019, y se aproxime a los 34 millones de toneladas.

    Nuestra balanza comercial agroalimentaria, se mantuvo favorable, con un superávit que de enero a agosto alcanzó ocho mil 839 millones de dólares, esto es, un incremento de 31 por ciento a tasa anual.

    La balanza agropecuaria y pesquera, en el mismo periodo, presentó alza en las exportaciones y reducción en las importaciones, lo que nos dio un saldo positivo de cuatro mil 384 millones de dólares.

    El programa Producción para el Bienestar ejerció nueve mil 492.7 millones de pesos, monto que representa un 86.3% del presupuesto total del Programa para 2020 y 21.4% más que lo erogado en el mismo periodo de 2019. La mayoría de estos recursos corresponden a apoyos canalizados directamente a un millón 984 mil 041 productores, de los que 83.9% (1,665,122) son de pequeña escala, con predios de hasta 5 hectáreas de temporal y 0.2 de riego.

    Para el cultivo de granos básicos se destinaron siete mil 361.1 millones de pesos; a la producción de caña de azúcar se destinaron 900 millones; y a la cosecha de café, 816 millones de pesos.

    A través Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) se desarrollaron programas en apoyo a la economía campesina y a la autosuficiencia alimentaria, tales como el programa Precios de Garantía a maíz, frijol, trigo, arroz y leche, que, entre septiembre de 2019 y junio de 2020, tuvo una derrama económica de siete mil 300 millones de pesos para 97 mil 778 beneficiarios, permitió que su ingreso se elevara en 33.5% respecto del precio medio rural de sus productos. Estos agricultores cosecharon 1,848,167 toneladas de granos y produjeron 411.3 millones de litros de leche.

    De septiembre de 2019 a junio de 2020, a través del programa de Abasto Social de Leche se distribuyeron 673 millones de litros de leche, para apoyar a la población beneficiaria en 2,131 municipios del país. Mientras que, con el programa de Adquisición de Leche Nacional, se compró leche fresca a poco más de 5,500 productores nacionales, con una derrama económica del orden de los 4,858 millones de pesos.

    Para privilegiar a quienes sufren en mayor medida la desigualdad, además de reconocer el destacado papel que desempeña la mujer rural, Agricultura ha destinado específicamente cinco mil 965 millones de pesos en este año a casi a un millón de beneficiarias.

    Fuente: INEGI 03 de noviembre de 2020

  • Martes, 3 de noviembre de 2020

    Indicadores de Confianza Empresarial

    Cifras durante octubre de 2020

    El INEGI da a conocer los Indicadores de Confianza Empresarial (ICE) correspondientes a octubre del año en curso. Dichos indicadores se elaboran con los resultados de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE), los cuales permiten conocer, casi inmediatamente después de terminado el mes de referencia, la opinión de los directivos empresariales de los sectores Industrias Manufactureras, Construcción, Comercio y de los Servicios Privados no Financieros sobre la situación económica que se presenta tanto en el país como en sus empresas.

    A nivel de sector, el Indicador de Confianza Empresarial de las Manufacturas registró un alza de 0.8 puntos en el décimo mes de 2020 respecto al mes inmediato anterior, con cifras desestacionalizadas, el ICE de la Construcción también se incrementó 0.8 puntos y el del Comercio 0.4 puntos.

    En su comparación anual, el Indicador de Confianza Empresarial por sector de actividad reportó el siguiente comportamiento: el ICE del Comercio descendió (-)8.2 puntos, el de las Manufacturas (-)8 puntos y el de la Construcción se redujo (-)6.3 puntos durante octubre de 2020.


    Fuente: INEGI 03 de noviembre de 2020

    Viernes, 30 de octubre de 2020

    Índices Globales de Personal y Remuneraciones
    de los Sectores Económicos

    Cifras durante agosto de 2020

    El INEGI difunde los resultados de los Índices Globales de Personal y Remuneraciones de los Sectores Económicos: IGPOSE, IGRESE e IGREMSE, correspondientes al mes de agosto de 2020.

    Los índices globales tienen como objetivo primordial representar una aproximación al personal ocupado y a las remuneraciones que reportan las encuestas económicas para los sectores construcción, industrias manufactureras, comercio y servicios privados no financieros, fortaleciendo la infraestructura estadística sobre la economía en su conjunto, lo que coadyuva en el diseño, instrumentación y evaluación de políticas públicas enfocadas al mercado laboral de México.

    En agosto de 2020, con cifras desestacionalizadas, el IGPOSE registró un nivel de 104.4 puntos con un incremento de 0.5% respecto al mes previo. En su comparativo anual, este índice presentó una variación de (-)5.4 por ciento.

    El IGRESE alcanzó un nivel de 110.1 puntos en agosto de 2020 lo que tuvo una variación de (-)0.1% respecto a julio, con cifras desestacionalizadas. Con relación al mes de agosto de 2019 presentó una disminución de (-)7.1 puntos porcentuales.

    Con cifras desestacionalizadas, en agosto de 2020, el IGREMSE observó un nivel de 105.6 con una variación de (-)0.4% respecto al mes previo. Este índice significó una disminución de (-)1.9% con relación al mes de agosto de 2019.

    El nivel más elevado para el IGPOSE es el registrado en mayo de 2019 con 110.8 puntos, el IGRESE e IGREMSE presentan sus niveles más altos en febrero de 2020 con 120.1 y 108.8 puntos, respectivamente.

    Fuente: INEGI 30 de octubre de 2020

    Viernes, 30 de octubre de 2020

    Indicadores de la Industria Minerometalúrgica

    Cifras durante agosto de 2020

    Cifras desestacionalizadas

    El índice de volumen físico (2013=100) de la Producción Minerometalúrgica del país (referida a las actividades de extracción, beneficio, fundición y afinación de minerales metálicos y no metálicos) disminuyó (-)3.5% en el octavo mes de 2020 frente al mes inmediato anterior, con base en cifras desestacionalizadas.

    En su comparación anual, el índice observó una caída de (-)2.9% en agosto del presente año respecto al mismo mes de 2019.

    Cifras Originales

    La producción minerometalúrgica descendió (-)3.7% durante el mes en cuestión con relación a la de igual mes de 2019; a su interior, se redujo la producción de coque, pellets de fierro, oro, carbón no coquizable, azufre, yeso y la de plata. En contraste, aumentó la del zinc, plomo, fluorita y la de cobre.