CEIEG.


Archivo de la categoría "Tecnologías de la Información"

Viernes, 16 de abril de 2021

El Banco Mundial adelanta la AIF-20 para ayudar a los países
más pobres a recuperarse de la crisis provocada por la COVID-19

El Banco Mundial puso en marcha anticipadamente el vigésimo proceso de reposición de los recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), su fondo para los países más pobres del mundo, con el objetivo de ayudar a dichos países a recuperarse de la crisis desatada por la COVID-19 e iniciar la transición hacia un desarrollo verde, resiliente e inclusivo. La vigésima reposición de los recursos de la AIF (AIF-20) concluirá en diciembre de 2021 con un paquete de políticas y financiamiento para apoyar a 74 países entre julio de 2022 y junio de 2025.

“En 2020, la AIF aceleró sus compromisos de financiamiento para ayudar a los países más pobres del mundo a contener los impactos de la pandemia y sentar las bases para la recuperación. Me complace que nuestros accionistas hayan acordado una reposición anticipada para que la AIF pueda continuar con estos esfuerzos”.

“La AIF es una plataforma sumamente eficaz que consolida los recursos mundiales de los donantes y los mercados de capital para respaldar programas y gastos de desarrollo nacionales bien orientados. Para proporcionar a los países más pobres el financiamiento en condiciones concesionarias y las donaciones que necesitan con tanta urgencia en este momento, será imprescindible lograr que para diciembre de 2021 tenga lugar una AIF-20 ambiciosa y exitosa”.

El ciclo de tres años de la AIF-19 comenzó en julio de 2020 con USD 23 500 millones en contribuciones de donantes destinadas a proporcionar un financiamiento total de USD 82 000 millones a los países de la AIF. Casi la mitad de este monto se ha comprometido para ayudar a los países más pobres del mundo en el primer año del ciclo de la AIF-19, por lo que es necesario acelerar la AIF-20 a fin de que los países puedan disponer de recursos financieros adicionales para atender sus necesidades de desarrollo urgentes. En febrero de 2021, los representantes de los donantes y los prestatarios de la AIF acordaron realizar la AIF-20 un año antes de lo previsto debido a las presiones de la crisis provocada por la COVID‑19.

En el marco del tema “Construir mejor tras la crisis: hacia un futuro verde, resiliente e inclusivo”, el proceso de la AIF-20 se basará en los avances logrados en la AIF-19 y en la misión del Banco Mundial y su respuesta a la COVID-19. Los representantes de los donantes y los prestatarios de la AIF acordaron que en el marco de políticas de la AIF-20 se mantendrán los cuatros temas especiales de la AIF-19 (cambio climático; fragilidad, conflicto y violencia; género, y empleo y la transformación económica), y se incorporará el capital humano como el quinto tema especial. En la AIF-20 también se profundizarán los esfuerzos de recuperación haciendo hincapié en cuatro cuestiones transversales: preparación para la crisis; sostenibilidad y transparencia de la deuda; gobernanza e instituciones, y tecnología.

Fuente: BANCO MUNDIAL 15 de abril de 2021

Lunes, 5 de abril de 2021

¿El COVID-19 revertirá la caída antes de la
pandemia en el comercio de bienes de TIC?

  • Los datos preliminares para 2020 de tres economías principales muestran que la creciente dependencia de las tecnologías digitales podría impulsar las importaciones y exportaciones de dispositivos de comunicaciones, que cayeron en 2019.

    Al acelerar la digitalización, COVID-19 puede impulsar el comercio de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), que había disminuido algo antes de la pandemia, según las últimas cifras disponibles de la UNCTAD , que cubren 2019.

    Las importaciones mundiales de bienes de TIC se situaron apenas por debajo de los 2,5 billones de dólares en 2019, una disminución del 3% en comparación con 2018, según los datos.

    Pero los datos preliminares para 2020 de Alemania, Hong Kong (China) y los Estados Unidos, tres economías importantes de diferentes regiones, muestran algunos signos de crecimiento en el comercio de bienes de TIC a pesar del declive general de las actividades económicas mundiales a raíz de la pandemia.

    Según las cifras de 2019, la mayoría de las regiones experimentaron caídas tanto en las importaciones como en las exportaciones de bienes de TIC durante ese año, y las caídas más pronunciadas se observaron en los países menos adelantados (PMA).

    La principal excepción fue el sur de Asia (en particular India), donde las exportaciones de bienes de TIC aumentaron un 68%, aunque partiendo de un nivel bajo.

    Las exportaciones de bienes de TIC están geográficamente muy concentradas, y Asia oriental y sudoriental (encabezada por China) representa las tres cuartas partes del total.

    En cuanto a los diez principales exportadores de productos de TIC, la disminución más pronunciada se observó en la República de Corea (-17%), mientras que Viet Nam registró el mayor aumento (13%).

    Otras economías con exportaciones de bienes de TIC superiores a $ 850 millones que mostraron altas tasas de crecimiento fueron India (+ 70%), Filipinas (+ 34%), Irlanda (+ 33%), Egipto (+ 24%) y Australia (+ 16%). ). Por otro lado, estas exportaciones se vieron afectadas negativamente, especialmente en Israel (-19%), Estonia (-16%), Tailandia (-15%) e Indonesia (-11%).

    Para Hong Kong (China), las exportaciones de bienes de TIC se recuperaron un 5% en 2020 a medida que la demanda de dichos productos aumentó durante la pandemia. Por el contrario, las exportaciones siguieron cayendo tanto en Alemania como en Estados Unidos.

    En 2019, Asia oriental y sudoriental representaron en conjunto el 47% de las importaciones mundiales de bienes de TIC y las economías desarrolladas otro 41%.

    Las importaciones cayeron en los seis principales importadores. Por el contrario, aumentaron significativamente en algunos países desarrollados, como Bélgica (+ 17%), Irlanda (+ 14%) y Hungría (+ 10%).

    Tanto en Estados Unidos como en Hong Kong (China), las importaciones de bienes de TIC aumentaron un 5% en 2020 y se mantuvieron estables en Alemania.

    Las cifras muestran que los componentes electrónicos siguen representando la mayor parte del comercio de bienes de TIC, representando poco más del 40% de las importaciones mundiales.

    Son un componente esencial de los productos de las TIC y confirman la ley de Moore: que los chips de computadora aumentarán drásticamente su potencia y disminuirán su costo relativo.

    La caída en 2019 afectó a las cinco subcategorías de bienes TIC, y la caída más significativa se observó en los equipos de comunicación (-6%).

    Si estas tendencias se mantienen, las importaciones mundiales de computadoras y equipos periféricos pueden haber igualado o superado a las de equipos de comunicación en 2020.

    Una evaluación preliminar de los datos de 2020 de Alemania, Hong Kong (China) y los Estados Unidos sugiere que este podría ser el caso.

    Las importaciones de equipos de comunicación en estas tres economías cayeron un 4% en 2020, mientras que las importaciones de computadoras y equipos periféricos crecieron un 10%.

    Fuente: UNCTAD 01 de abril de 2021

  • Martes, 30 de marzo de 2021

    La recuperación representa una oportunidad para
    reconstruir mejor en América Latina y el Caribe

    América Latina y el Caribe (ALC) sufrió más daños a la salud y la economía a causa de la pandemia de COVID-19 que cualquier otra región, pero a medida que la región comienza a repuntar se abre la oportunidad de llevar a cabo una transformación significativa en sectores clave, de acuerdo a un nuevo informe del Banco Mundial.

    Debido a la pandemia, el Producto Interno Bruto (PIB) en la región de América Latina y el Caribe (excepto Venezuela) cayó un 6,7% en 2020. Se prevé una vuelta al crecimiento de 4,4% para 2021. En comparación con las proyecciones del Banco a fines de 2020 de una caída de 7,9% para el 2020 y una expansión del PIB en un 4,0% para el 2021.

    La fuerte contracción causada por la pandemia el año pasado tuvo costos económicos y sociales enormes. La tasa de desempleo en general aumentó y la pobreza se disparó, si bien en algunos países el uso masivo de transferencias sociales hizo mucho para amortiguar el impacto social de la crisis.

    La crisis de la COVID-19 tendrá un impacto a largo plazo sobre las economías de la región. Es probable que los menores niveles de aprendizaje y de empleo reduzcan los ingresos futuros, mientras que el elevado nivel de endeudamiento público y privado puede causar tensión en el sector financiero y frenar la recuperación.

    A pesar de estos desafíos, existen áreas positivas. El comercio internacional de bienes se mantuvo en un nivel relativamente bueno, a pesar de la fuerte caída en el comercio de servicios, particularmente turismo. La mayoría de los precios de las materias primas son más altos que antes de la crisis de COVID-19, en parte gracias a la pronta recuperación de China. Esto es algo bueno para los exportadores de productos agropecuarios y mineros. Las remesas hacia la región subieron en comparación con el período previo a la pandemia, un tema muy importante para varios países del Caribe y América Central.

    Asimismo, los mercados de capital permanecieron abiertos para la mayoría de los países de la región. De hecho, la toma de deuda en el exterior aumentó, ayudando a mitigar el impacto económico y social de la crisis de COVID-19. La mayoría de los países de la región incurrió en déficits presupuestarios significativos desde comienzos de la pandemia. El gasto adicional se destinó a fortalecer los sistemas sanitarios, proporcionar transferencias a los hogares y ayuda a las empresas. Paralelamente, la implementación de medidas proactivas ayudó a los deudores y redujo el riesgo de crisis financieras.

    Los servicios hoteleros y personales pueden sufrir daños a largo plazo, aunque las tecnologías de la información, las finanzas y la logística se expandirán. A mediano plazo, las ganancias pueden ser mayores que las pérdidas. La mayor transformación puede resultar de la digitalización acelerada, que podría conducir a un mayor dinamismo en la intermediación financiera, el comercio internacional y los mercados laborales.

    Con un marco institucional adecuado, la tecnología puede aumentar la competencia en el sector, reduciendo así el precio de la electricidad y aumentando la proporción de energía renovable. Por ejemplo, la generación distribuida puede hacer que empresas y hogares dependan de sus propias fuentes de energía, como paneles solares, y que compren o vendan electricidad a la red según la hora del día. Además, un aumento en el comercio transfronterizo de electricidad puede aprovechar las diferencias en capacidad instalada, costos de generación y estacionalidad de la demanda para generar beneficios mutuos. No obstante, esta mejora en la eficiencia solo tendrá lugar si la electricidad puede comprarse y venderse a un precio adecuado.

    Si bien hay señales de que las economías de la región se están recuperando y esperanzas de que este trastorno tenga algún resultado positivo, las perspectivas para este año siguen siendo inciertas. El despliegue de la vacunación ha avanzado con lentitud en la región y la inmunidad de rebaño recién podría alcanzarse para fines de 2021. Asimismo, pueden darse nuevas oleadas de infecciones a medida que surgen nuevas variantes del virus. Mientras nos preparamos de forma activa para reconstruir mejor, la prioridad sigue siendo proteger la vida humana y los medios de subsistencia.

    Fuente: BANCO MUNDIAL 29 de marzo de 2021

    Jueves, 25 de marzo de 2021

    Se necesitan datos más sólidos para luchar contra la pobreza

    El Banco Mundial insta a reforzar los sistemas nacionales de datos, con el objeto de aprovechar todo el potencial de la revolución de los datos y transformar las vidas de las personas pobres.

    Los datos —desde la información recogida en encuestas de hogares hasta los píxeles de las imágenes satelitales— pueden contribuir a la formulación de políticas y promover la actividad económica, actuando como una herramienta poderosa en la lucha contra la pobreza. Hoy en día se dispone de más datos que nunca, pero se desaprovecha la mayor parte de su valor, según el nuevo Informe sobre el desarrollo mundial 2021: Datos para una vida mejor. Al mismo tiempo, los datos son una espada de doble filo; por eso se requiere un contrato social que fortalezca la confianza —protegiendo a las personas de los daños y el uso indebido— y ayude a lograr un acceso y una representación equitativos.

    “Los datos ofrecen un enorme potencial para generar valor mediante el mejoramiento de programas y políticas, el impulso a las economías y el empoderamiento de los ciudadanos. La perspectiva de las personas pobres ha estado prácticamente ausente en el debate mundial sobre gestión de datos, pero debe ser oída con urgencia”, dijo David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. “Muy a menudo, los países de ingreso bajo están en desventaja debido a la falta de instituciones, de autonomía para la toma de decisiones y de recursos financieros; esto es un obstáculo para la implementación eficaz y la operación eficiente de los sistemas de datos y los marcos de gestión. Se necesita de la cooperación internacional para armonizar las regulaciones y coordinar las políticas, de modo de utilizar el valor de los datos en beneficio de todos, y para contribuir a una recuperación ecológica, resiliente e inclusiva”.

    Los datos obtenidos para fines públicos o comerciales —por métodos tradicionales o modernos— se utilizan, combinan y reutilizan de formas que generan beneficios para más personas y ofrecen información más precisa.

    Los métodos innovadores de uso de los datos también están empoderando a las personas para que puedan tomar decisiones fundamentadas, lo que lleva a mejoras en los servicios públicos que se brindan.

    La COVID-19 puso de manifiesto las oportunidades y los desafíos relacionados con los nuevos usos de los datos. Los países comenzaron a utilizar los datos de los teléfonos móviles para hacer un seguimiento del virus, pero a la vez han debido abordar las inquietudes sobre la privacidad. El cambio abrupto al trabajo virtual también ha dejado a la vista la brecha digital entre quienes tienen acceso a la tecnología y quienes no lo tienen; esto nos recuerda que debemos trabajar para lograr que las personas pobres y los países de ingreso bajo tengan un acceso equitativo a los teléfonos móviles y a internet. En muchos países, las tareas de contención del virus han impedido la recolección de datos básicos, lo que pone de manifiesto la necesidad de invertir más en infraestructura, sistemas de datos y capacidad estadística.

    No obstante, mientras más se utilizan los datos, mayores son las posibilidades de uso indebido. Diseñar cuidadosamente las regulaciones para reforzar la ciberseguridad y proteger los datos personales es esencial para generar confianza. En una encuesta mundial de 80 países, solo el 40 % contaba con disposiciones sobre mejores prácticas en cuanto a la regulación de datos; de este porcentaje, menos de un tercio eran países de ingreso bajo, aunque muchos están comenzando a adoptar medidas de este tipo.

    Si bien los datos presentan un enorme potencial para impulsar el desarrollo, los beneficios del sistema mundial de datos se orientan, por el momento, a las personas en mejor posición. La prioridad es mejorar la representación de las personas marginadas en el sistema de uso de los datos y su acceso a estos recursos. La conectividad digital es baja en África al sur del Sahara y prácticamente no hay infraestructura moderna en los países de ingreso bajo para intercambiar, almacenar y procesar datos. Estos países también se encuentran en desventaja competitiva cuando se trata de aprovechar los beneficios económicos de las empresas basadas en plataformas de datos.

    En el informe se reconoce la amplia variedad de opiniones en cuanto al uso de los datos y el precario entorno normativo. A fin de cosechar los máximos beneficios de los datos y crear oportunidades para todos, se necesitan esfuerzos renovados dirigidos a mejorar la gestión de datos a nivel local y una cooperación internacional más estrecha. El costo de la inacción es elevado y conduce a la pérdida de oportunidades y a mayores desigualdades. Forjar un nuevo contrato social para los datos —basado en principios clave como el valor, la confianza y la equidad— nos conducirá, en definitiva, a lograr un resultado favorable.

    Fuente: BANCO MUNDIAL 24 de marzo de 2021

    Martes, 23 de marzo de 2021

    INEGI presenta resultados de la Encuesta para la Medición
    del Impacto COVID-19 en la Educación (ECOVID-ED) 2020

  • 33.6 millones de personas entre los 3 y 29 años estuvieron inscritas en el ciclo escolar 2019-2020 (62.0% del total). De ellas, 740 mil (2.2%) no concluyeron el ciclo escolar: 58.9% por alguna razón asociada a la COVID-19 y 8.9% por falta de dinero o recursos.

  • Para el ciclo escolar 2020-2021 se inscribieron 32.9 millones (60.6% de la población de 3 a 29 años).

  • Por motivos asociados a la COVID-19 o por falta de dinero o recursos no se inscribieron 5.2 millones de personas (9.6% del total 3 a 29 años) al ciclo escolar 2020-2021.

  • Sobre los motivos asociados a la COVID-19 para no inscribirse en el ciclo escolar vigente (2020-2021) 26.6% considera que las clases a distancia son poco funcionales para el aprendizaje; 25.3% señala que alguno de sus padres o tutores se quedaron sin trabajo, 21.9% carece de computadora, otros dispositivo o conexión de internet.

  • Más de la mitad de la población de 3 a 29 años tiene mucha disponibilidad para asistir a clases presenciales una vez que el gobierno lo permita.

    Medir el impacto de la pandemia por la COVID-19 en distintos ámbitos es un reto nuevo que enfrentan los países en el mundo. En específico, en el campo de la educación la afectación ha sido particular, dadas las recomendaciones del distanciamiento social.

    La ECOVID-ED 2020 permite conocer el impacto por la cancelación provisional de clases presenciales en las instituciones educativas del país, en la experiencia educativa de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de 3 a 29 años, tanto en el pasado ciclo escolar 2019- 2020, como en el actual ciclo 2020-2021.

    El levantamiento de información se realizó a través de entrevistas telefónicas, bajo el marco de muestreo que deriva del Plan Nacional de Numeración del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tanto de teléfonos móviles como fijos; dada su selección probabilística, permite expandir sus resultados para la población del país (94% de la población usuaria de teléfono).

    Inscripción y Deserción Escolar

    De los 54.3 millones de personas de 3 a 29 años, 62.0% (33.6 millones) estuvo inscrita en el ciclo escolar 2019-2020. De estas, se estima que 2.2% (738.4 mil personas) no concluyeron el ciclo escolar 2019-2020 y más de la mitad (58.9%) señaló directamente que fue por un motivo relacionado a la COVID-19.

    Para el ciclo escolar 2020-2021 la población inscrita es de 32.9 millones (60.6% del total de 3 a 29 años). De estos, 30.4 millones (92%) son población que también estuvo inscrita en el ciclo escolar pasado (2019-2020) y 2.5 millones (8%) son inscritos que no participaron en el sistema educativo en el ciclo escolar 2019-2020.

    La ECOVID-ED arroja que 2.3 millones de personas entre 3 y 29 años no están inscritas en el ciclo escolar vigente (2020-2021) por motivos asociados directamente a la pandemia por la COVID-19 y 2.9 millones, por falta de dinero o recursos.

    El alumnado entre 3 y 29 años que sí estuvo inscrito en el ciclo escolar 2019-2020 pero que no continuó o desertó del sistema educativo en el ciclo 2020-2021 debido a la pandemia por la COVID-19 o debido a la falta de recursos económicos fue de 1.8 millones; la mayoría fue de escuelas públicas con 1.5 millones en comparación con 243 mil de escuelas privadas.

    Características de las Clases a Distancia

    Por nivel de escolaridad, 55.7% de la población de educación superior usó de la computadora portátil como herramienta para recibir clases, mientras que 70.2% de los alumnos de primaria utilizó un celular inteligente.

    En 28.6% de las viviendas con población de 3 a 29 años inscrita se hizo un gasto adicional para comprar teléfonos inteligentes, en 26.4% para contratar servicio de internet fijo y en 20.9% para adquirir mobiliario como sillas, mesas, escritorios o adecuar espacio para el estudio.

    En 56.4% de las viviendas piensan que el beneficio de las clases a distancia es no poner en riesgo la salud de los alumnos, seguida de las ventajas que propicia la convivencia familiar con un 22.3% y del ahorro de dinero en gastos diversos como pasajes y materiales escolares con 19.4 por ciento.

    Sobre las principales desventajas, 58.3% opinan que no se aprende o se aprende menos que de manera presencial, seguida de la falta de seguimiento al aprendizaje de los alumnos (27.1%) y de la falta de capacidad técnica o habilidad pedagógica de padres o tutores para transmitir los conocimientos (23.9%).

    Para todos los grupos de edad, más de la mitad de los estudiantes tiene mucha disponibilidad para asistir a clases presenciales una vez que el gobierno lo permita; el grupo de 13 a 18 años es el de mayor disponibilidad con 64.1%, seguido del grupo de 6 a 12 años con 60.7 por ciento.

    Fuente: INEGI 23 de marzo de 2021

  • Lunes, 22 de marzo de 2021

    El INEGI presenta el segundo conjunto de resultados
    del Estudio sobre la Demografía de los Negocios 2020

  • Ofrece información sobre las tasas de variación entre 2019 y 2020, del personal ocupado según la condición de informalidad o formalidad de los establecimientos sobrevivientes.

  • También presenta cifras sobre el nivel de estudios del personal ocupado, uso de equipo de cómputo, capacitación al personal, ventas por internet y acceso a financiamiento de los establecimientos identificados como sobrevivientes y muertos.

    El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presenta el segundo conjunto de resultados del Estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2020.

    A tasa anual, el personal ocupado total mostró una disminución de 0.6% y las horas trabajadas de 1.4% en enero del año en curso, en tanto que las remuneraciones medias reales aumentaron 2.4% en igual periodo.

    El EDN brinda información sobre el panorama nacional de los establecimientos micro, pequeños y medianos que realizan actividades manufactureras, comerciales y de servicios privados no financieros en el contexto de la pandemia por COVID-19.

    El segundo conjunto de resultados del EDN ofrece información sobre las tasas de variación entre cuatro periodos definidos para 2019 y 2020 en cuanto a personal ocupado según la condición de informalidad o formalidad de los establecimientos sobrevivientes.

    Además, para los establecimientos identificados como sobrevivientes y muertos, el segundo conjunto de resultados del EDN proporciona información de algunas características que estos establecimientos tenían en 2018 sobre: nivel de estudios del personal ocupado, uso de equipo de cómputo, capacitación al personal, ventas por internet y acceso a financiamiento.

    Como se reportó en 2020 con el primer conjunto de resultados, de los 4.9 millones de establecimientos micro, pequeños y medianos reportados por los Censos Económicos 2019, el EDN 2020 estima que sobrevivieron 3.9 millones (79.2%) a 17 meses de concluido el levantamiento censal.

    En el mismo periodo se estima que cerraron sus puertas definitivamente 1 010 857 establecimientos, que representan 20.8%, y nacieron 619 443 establecimientos, que representan 12.8% de la población de negocios del país.

    Al comparar la cifra total de unidades económicas que estima el EDN en septiembre de 2020 con las captadas por los Censos Económicos en mayo de 2019, se tiene una disminución de 8.1 por ciento.

    El segundo conjunto de resultados del EDN muestra que los establecimientos nacidos durante 2020 tienen en promedio dos personas ocupadas, mientras que los establecimientos que cerraron sus puertas ese mismo año tenían en 2018 un promedio de tres personas ocupadas.

    Del 20.8% de establecimientos que murieron, 5.6% eran formales en 2018. De los establecimientos sobrevivientes, 25.9% son formales.

    Por sector de actividad económica, el EDN reporta que del total de establecimientos del ámbito informal que cerraron definitivamente sus puertas 10% realizaba actividades de Servicios Privados No Financieros y 9.5% se dedicaba al Comercio.

    El segundo conjunto de resultados del EDN también permite generar información por entidad federativa.

    La mayor proporción de muertes de establecimientos formales ocurrió en Quintana Roo y Campeche con 28.9% y 24.9%, respectivamente. Las entidades con más muertes de establecimientos informales fueron Baja California Sur (34%) y Quintana Roo (33.6%).

    El Estudio encontró que la mayor disminución de personal se dio en abril y mayo de 2020, tanto en el ámbito formal como el informal, con una disminución de 23 y 27 personas ocupadas, respectivamente.

    El 46.2% de los establecimientos que sobrevivieron en 2020 tienen personal ocupado con estudios de primaria y secundaria, mientras que 24.7% de los establecimientos muertos tenían personal con estudios superiores y de posgrado, conforme a lo reportado en 2018.

    También se observa que 10.6% de los establecimientos sobrevivientes reportaron acceso a financiamiento en 2018; mientras que entre los establecimientos muertos sólo 10% reportó financiamiento en ese mismo año.

    Fuente: INEGI 22 de marzo de 2021

  • Miércoles, 17 de marzo de 2021

    La reinvención de las pymes a un año de la pandemia

    Comercio electrónico salva a pymes

  • Durante la contingencia más de 1 millón de pequeños negocios han cerrado, menos del 10% ha recibido apoyos del gobierno y en su mayoría, han transformado sus modelos de negocios.

    Datos de la segunda edición de la Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por Covid-19 en las Empresas (ECOVID-IE), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), indican que 1 millón 873,564 empresas en el país (86.6%), ha sufrido diferentes afectaciones por la pandemia.

    En total, 79.2% consideró que la principal es la disminución de ingresos, con una afectación de 48.6%, es decir, la situación se redujo en casi seis puntos porcentuales y ocho puntos en la afectación de ingreso en comparación con la primera edición de la encuesta realizada entre abril y mayo, donde la afectación de ingresos fue el mayor problema para 85.1% de las organizaciones.

    El segundo problema es la baja demanda. En la primera encuesta 67.6% de las empresas lo padecieron, mientras que para la segunda edición se redujo a 51.2 por ciento. En porcentaje de afectación, la cifra pasó de 54.6 a 47.9 por ciento.

    A un año del inicio de la pandemia en México, los daños no cesan siendo el más catastrófico el cierre definitivo de negocios, que suman 1 millón 10,857 (20.8%), revela el estudio Demografía de los Negocios (EDN) 2020 publicado por el Inegi.

    Si se toma en cuenta que de los 4.9 millones de establecimientos en el país, 99.8% son micro, pequeños y medianos, el cierre representa una crisis económica para el país.

    Los tres sectores que más han sufrido la muerte de empresas son los de servicios privados no financieros (24.9%), comercio (18.9%) y manufacturas (15 por ciento). Oaxaca es el estado con menos establecimientos “muertos” con 13.70%, mientras que Quintana Roo (31.8%) y Baja California Sur (28.1%) fueron los que mayores cierres tuvieron.

    Los cierres definitivos generaron la perdida de tres millones de empleos, mientras que los comercios que siguen operando, prescindieron de 1.15 millones de personas, sumando así 4.12 millones de desempleados.

    Las empresas han cambiado sus modelos de negocio, ya sea con servicios a domicilio, citas, venta en línea o incursionando en otros sectores.

    A nivel nacional, nacieron 619,443 establecimientos, 12.75% de la población de negocios del país. El sector con más nacimientos fue el de comercio con 13.75% y los estados que más destacan son Tlaxcala con 19.31% y Quintana Roo con 7.67%, revela el EDN.

    Los cambios de modelos de negocios no bastan para seguir de pie, también se requiere de apoyo gubernamental. A lo largo de la pandemia se han lanzado programas como Tandas para el Bienestar y Crédito a la Palabra; sin embargo, no han sido suficientes para sortear la crisis, pues las pymes señalan que el monto de 25,000 pesos no solventa los pagos de nómina o rentas.

    Si los ingresos no cambian, 47.9% de las pymes y 46.6% de las micro esperan seguir operando tres a 12 meses más, mientras que 41.3% de pymes y 37.2% de micro considera pasar el año. Solo un 10.8% de pymes y 16.3% de micro, siente que serían menos de tres meses.

    El 2020 fue un año difícil para las empresas, sobre todo para las micro, pequeñas y medianas (pymes), las cuales vieron en la venta en línea un respiro para seguir manteniendo ingresos.

    Según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), a raíz de la pandemia de Covid-19, seis de cada 10 pymes ya vende en Internet, lo que representa un aumento del 94% comparado con 2019, cuando sólo 20% de las pequeñas y medianas empresas vendía en e-commerce.

    De acuerdo con el estudio de venta online en pymes, nueve de cada 10 pequeñas empresas que venden en Internet, también lo hacen en otros canales, principalmente en redes sociales, que son el primer paso para tener presencia digital.

    Facebook, un sitio web, Instagram y WhatsApp son los principales canales de venta de las pequeñas empresas; sin embargo, Amazon y Mercado Libre encabezan la lista de plataformas no propias debido a que la interfaz es amigable con smartphones y permite una mejor logística de entrega y pago en línea.

    Esta tendencia de venta en redes sociales desencadenó la creación de las “nenis”; emprendedoras que se caracterizan por ofrecer sus productos en redes sociales (especialmente en grupos), entregar en diferentes puntos de la ciudad como el metro o centros comerciales, y especialmente por el trato que dan a sus clientes al usar términos como “neni”, “hermosa”, “linda”, entre otras palabras bonitas, que finalmente dan una buena experiencia al cliente.

    Si bien este tipo de comercio se realiza desde hace años, ha sido durante la pandemia que han cobrado fuerza, tanto por el confinamiento como por la pérdida de empleos o reducción de salarios que se han dado en los últimos meses a causa del cierre de negocios.

    Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, en el último trimestre del 2020 se registraron 29.6 millones de trabajadores informales, lo que equivale a más de la mitad (55%) de todos las personas ocupadas.

    Para impulsar la formalidad y que más pymes crezcan en el e-commerce, la AMVO señala la necesidad de mayor capacitación de venta en línea, apoyo para pago de proveedores y logística para mejorar la distribución y negociaciones con instituciones bancarias o gubernamentales.

    Fuente:EL ECONOMISTA 17 de marzo de 2021

  • Martes, 16 de marzo de 2021

    Cómo la COVID-19 afecta a las empresas en todo el mundo

    Casi un año después del inicio de la pandemia, prácticamente todas las empresas del mundo se han visto afectadas por la COVID-19, pero el desempeño ha sido muy variable, incluso dentro de un mismo país o sector. Los datos recopilados por el Banco Mundial a través de las encuestas realizadas a empresas en más de 60 países ofrecen algunos indicios de por qué y cómo esto puede ser relevante para las políticas.

    Fuente: BANCO MUNDIAL febrero de 2021

    Martes, 16 de marzo de 2021

    Cómo COVID-19 desencadenó el punto de
    inflexión digital y del comercio electrónico

  • En los próximos años, veremos 2020 como el momento que lo cambió todo

    En medio de la desaceleración de la actividad económica, COVID-19 ha provocado un aumento en el comercio electrónico y una transformación digital acelerada.

    A medida que los bloqueos se convirtieron en la nueva normalidad, las empresas y los consumidores se “digitalizaron” cada vez más, proporcionando y comprando más bienes y servicios en línea, lo que aumentó la participación del comercio electrónico en el comercio minorista mundial del 14% en 2019 a aproximadamente el 17% en 2020.

    Estos y otros hallazgos se muestran en un nuevo informe, COVID-19 y E-Commerce: A Global Review , de UNCTAD y eTrade para todos los socios, que refleja las poderosas transformaciones de la industria mundial y regional registradas a lo largo de 2020.

    Los hallazgos muestran la fuerte aceptación del comercio electrónico en todas las regiones, y los consumidores de las economías emergentes están haciendo el mayor cambio hacia las compras en línea.

    El mercado en línea de América Latina Mercado Libre, por ejemplo, vendió el doble de artículos por día en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el mismo período del año anterior. Y la plataforma africana de comercio electrónico Jumia informó un aumento del 50% en las transacciones durante los primeros seis meses de 2020.

    Es probable que la tendencia hacia la adopción del comercio electrónico observada en 2020 se mantenga durante la recuperación, dice el informe.

    Pero en muchos de los países menos desarrollados del mundo, los consumidores y las empresas no han aprovechado las oportunidades de comercio electrónico inducidas por la pandemia debido a las barreras persistentes.

    Estos incluyen costosos servicios de banda ancha, dependencia excesiva del efectivo, falta de confianza de los consumidores, escasas habilidades digitales entre la población y la atención limitada de los gobiernos al comercio electrónico.

    La mayoría de los gobiernos dieron prioridad a las respuestas a corto plazo a la pandemia, pero algunos también han comenzado a abordar los requisitos estratégicos de recuperación a más largo plazo. Varios gobiernos de países en desarrollo han intervenido para proteger las empresas y los ingresos individuales.

    Los gobiernos deben priorizar la preparación digital nacional para que más empresas locales puedan convertirse en productores de la economía digital, no solo en consumidores.

    Según el informe, la construcción de un ecosistema de comercio electrónico propicio requiere cambios en las políticas públicas y las prácticas comerciales para mejorar la infraestructura digital y comercial, facilitar los pagos digitales y establecer marcos legales y regulatorios apropiados para las transacciones y la seguridad en línea.

    Fuente: UNCTAD 15 de marzo de 2021

  • Lunes, 8 de marzo de 2021

    ¿Qué está moviendo el comercio electrónico en México?

  • En 2020, el comercio electrónico las ventas del comercio minorista a través de canales digitales en China superaron por primera vez en la historia a las que se realizaron en tiendas físicas, según datos de la consultoría de mercado eMarketer.

    En 2020, el comercio electrónico alcanzó un hito: por primera vez en la historia, las ventas del comercio minorista (retail) a través de canales digitales en China superaron a las que se realizaron en tiendas físicas, con 52.1% del total, según datos de la consultoría de mercado eMarketer, que espera que esta tendencia se mantenga en 2021, pues el comercio electrónico en el gigante asiático alcanzará 55.6% de las ventas totales del sector minorista.

    Esta tendencia de crecimiento acelerado también se verá en la región de América Latina y en particular en México que, de acuerdo con Marcos Pueyrredon, director y fundador del Ecommerce Institute, es una de las “turbinas” de las ventas digitales en el continente latinoamericano, junto con Brasil, Argentina, Chile y Colombia.

    Fundado en 2005, el Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico (Ecommerce Institute) es una institución que agrupa 22 capítulos locales con igual número de organizaciones gremiales o empresariales, que son las cámaras o asociaciones de comercio electrónico de los países latinoamericanos, como la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) o la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE) y cuyo objetivo ha sido desarrollar el ecosistema de comercio digital en la región.

    Quienes impulsaron las ventas digitales en México fueron aquellos emprendedores o marcas que se encontraban, antes del inicio de la pandemia de Covid-19, en la parte del ciclo de maduración que corresponde a la adopción temprana de tecnologías y cuya facturación a través de los canales digitales ya era de al menos 5% del total de sus ventas.

    Según el Inegi, las ventas en línea en México aumentaron 52% durante el 2020.

    La madurez de algunas marcas no fue el único motor del crecimiento del comercio electrónico en México. La innovación y la búsqueda de nuevas formas de acercarse a los consumidores por la vía digital también forma parte de esta tendencia en el comercio digital mexicano y de América Latina. Tal es el caso del comercio conversacional, aquel que permite realizar transacciones comerciales a través de aplicaciones de mensajería instantánea como Facebook Messenger o Whatsapp.

    Según los resultados del análisis, el comercio conversacional resuelve muchas de las barreras que tiene el comercio electrónico, pues sólo se requiere de un teléfono inteligente de cualquier gama y de un plan de datos que, en muchos casos, incluye de forma gratuita el uso de redes sociales. El potencial de crecimiento del comercio conversacional en México es similar al que tienen países como Estados Unidos, Brasil y la India, que se encuentran también en las primeras etapas de adopción de esta tecnología.

    Quizá sea en este sentido que Marcos Pueyrredón aseguró que los canales digitales han sido la ventana que ha permitido a muchas pequeñas y medianas empresas mantener la continuidad de su negocio a pesar de la crisis”.

    Fuente:EL ECONOMISTA 08 de marzo de 2021

  • Lunes, 1 de marzo de 2021

    Algunos países en desarrollo tienen un
    desempeño superior en tecnologías de vanguardia

    Algunas naciones en desarrollo están mostrando capacidades más fuertes para usar, adoptar y adaptar tecnologías de frontera que lo que sugerirían sus PIB per cápita, pero la mayoría se está quedando atrás, según un índice de 158 países en el Informe de Tecnología e Innovación 2021 de la UNCTAD , publicado el 25 de febrero.

    Las tecnologías de frontera son aquellas que aprovechan la digitalización y la conectividad. Incluyen inteligencia artificial (IA), internet de las cosas, big data, blockchain, 5G, impresión 3D, robótica, drones, edición de genes, nanotecnología y energía solar fotovoltaica.

    El informe proporciona un “índice de preparación de los países” que evalúa el progreso de los países en el uso de tecnologías de vanguardia, considerando sus capacidades nacionales relacionadas con la inversión física, el capital humano y el esfuerzo tecnológico.

    Califica a los países según su preparación para tecnologías de vanguardia basándose en cinco componentes básicos: implementación de TIC, habilidades, investigación y desarrollo (I + D), actividad industrial y acceso a la financiación.

    El índice destaca a los países en desarrollo que se desempeñan mejor en tecnologías de vanguardia de lo que sugerirían sus PIB per cápita. Su rendimiento superior se mide como la diferencia entre las clasificaciones de índices reales y las clasificaciones de índices estimadas basadas en el ingreso per cápita.

    El mayor rendimiento superior es India, cuyo índice real fue de 43, mientras que el estimado basado en el ingreso per cápita fue de 108. Por lo tanto, India obtuvo un rendimiento superior a 65 posiciones en el ranking. Le sigue Filipinas, que superó en 57 posiciones en el ranking.

    Sin embargo, en general, los cinco países en desarrollo con mejores resultados tienen clasificaciones más bajas en cuanto a conectividad y habilidades de las TIC. Este inconveniente es cierto para los países en desarrollo como grupo.

    Según el índice, Estados Unidos, Suiza y el Reino Unido están mejor preparados para las tecnologías de vanguardia. La mayoría de los países mejor preparados son de Europa, excepto la República de Corea, Singapur y Estados Unidos. Algunas economías en transición, como Rusia, también obtienen buenos resultados en el índice.

    Los países con mejor desempeño en general tienen desempeños bien equilibrados en todos los componentes básicos del índice y, por lo general, se asocian con una alta innovación y un PIB.

    Para ponerse al día y avanzar, la UNCTAD insta a los países en desarrollo a adoptar tecnologías de vanguardia mientras continúan diversificando sus bases de producción mediante el dominio de muchas tecnologías existentes. Estos países necesitan fortalecer sus sistemas de innovación, ya que la mayoría de ellos son débiles y propensos a fallas sistémicas y deficiencias estructurales, dice el informe.

    La UNCTAD también insta a los gobiernos a atraer a varios actores que puedan ayudar a crear sinergias entre la CTI y otras políticas económicas: industrial, comercial, fiscal, monetaria y educativa. El estado, la industria y los sindicatos deben trabajar juntos para optimizar el potencial de estas tecnologías para una productividad más rápida.

    En este sentido, las revisiones de políticas de CTI de la UNCTAD pueden ayudar a los gobiernos a integrar las políticas de CTI en sus estrategias nacionales de desarrollo mientras trabajan hacia los ODS.

    El informe también insta a los legisladores a ayudar a las personas a adquirir las habilidades y competencias digitales necesarias para adoptar y adaptar tecnologías de vanguardia a las bases de producción existentes en sus países.

    Los gobiernos también deben buscar conectar a todos en línea, centrándose en los más rezagados, ya que las tecnologías de vanguardia exigen una mayor digitalización y conectividad. Deben proporcionar incentivos y subsidios no solo para el acceso a Internet, sino también para los dispositivos a través de los cuales las personas se conectan.

    Fuente: UNCTAD 25 de febrero de 2021

    Viernes, 18 de diciembre de 2020

    Productividad Total de los Factores (PTF)
    modelo KLEMS. serie anual 1990 – 2019

  • En 2019, la medición de la PTF para el total de la economía mexicana registró un descenso de -0.68% con relación a 2018.

  • En la serie anual promedio 1991-2019, la PTF para el total de la economía registró una caída de -0.34 por ciento.

    El INEGI presenta los resultados de la medición de la Productividad Total de los Factores (PTF) que permite identificar la contribución al crecimiento en la producción de bienes y servicios a partir de los factores productivos como la mano de obra, el capital, los bienes intermedios y la tecnología.

    La medición de la PTF está determinada con base en la metodología desarrollada por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y el Manual del Sistema de Cuentas Nacionales 2008 (SCN 2008) de Naciones Unidas y es una herramienta importante para la revisión de los patrones de crecimiento económico.

    Los resultados se difunden a nivel nacional y para 77 grupos de actividad económica SCIAN 2013, y se presentan en términos del valor de producción expresados en valores constantes a precios de 2013. Además, presentan cambios pocos significativos en la serie anual 2014-2018, derivado de revisiones y actualizaciones de cifras.

    Resultados de la PTF Serie 1990-2019

    En 2019, la medición de la PTF para el total de la economía mexicana registra una caída de -0.68%, en comparación con 2018, como consecuencia de una tasa de 0.00% del valor de la producción y 0.68% de la contribución total de los factores.

    Los mayores contribuyentes al crecimiento de la producción fueron: el factor capital con 0.63% y los materiales con una participación de 0.06 puntos porcentuales.

    Los servicios contribuyeron con 0.03%, el factor laboral con 0.02% y la energía con una participación negativa de -0.06 puntos porcentuales.

    Sumadas las contribuciones de los componentes capital, trabajo, energía, materiales y servicios se tiene una contribución total de los factores de 0.68 puntos porcentuales.

    Si se descuenta el crecimiento de 0.00% de la producción, la diferencia es de -0.68% y representa la Productividad Total de los Factores en 2019.

    En la serie histórica, en promedio, de 1990-2019 los factores que contribuyeron mayormente son: capital y materiales, con aportaciones de 1.38 y 0.88 puntos porcentuales respectivamente.

    Los factores con menor contribución valor de la producción fueron: energía, servicios y laboral, con 0.02, 0.31 y 0.37 puntos porcentuales, respectivamente.

    El crecimiento del valor de la producción fue de 2.62%, crecimiento menor al observado en la contribución total de los factores que fue de 2.96%, lo que da un saldo negativo de -0.34% en la PTF en el periodo 1990-2019.

    Fuente: INEGI 18 de diciembre de 2020

  • Miércoles, 16 de diciembre de 2020

     

     

    PNUD presenta nueva plataforma de acceso a datos sobre la COVID-19

    El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó una nueva plataforma de acceso a datos sobre la COVID-19, una herramienta interactiva y de acceso abierto que combina múltiples fuentes de información procedentes del PNUD y de los organismos de las Naciones Unidas, el mundo académico y el sector privado. La plataforma incluye una opción de simulación que permite a cualquier usuario visualizar los costos y los impactos de las políticas e intervenciones socioeconómicas en los diferentes países y regiones, así como los beneficios en materia de bienestar de las iniciativas centradas en los hogares vulnerables.

    La plataforma llega en un momento en que los países de todo el mundo se están enfrentando a las consecuencias de las múltiples olas de la pandemia, a la prolongada recesión económica y a la rápida disminución de los recursos financieros nacionales e internacionales. Además, la actual tendencia hacia una drástica reducción de las medidas de apoyo a los ingresos dirigidas a personas y hogares de todo el mundo ha agravado la vulnerabilidad de los grupos cuya subsistencia depende de los programas de protección social y de las medidas de apoyo.

    La plataforma incluye una serie de funciones que ayudan a los usuarios a ir más allá de los datos para efectuar un seguimiento de los indicadores y recabar información útil para impulsar la reconstrucción luego de a la COVID-19 y dar respuesta a las principales cuestiones en materia de desarrollo. Actualmente, la plataforma ofrece herramientas vinculadas con tres ámbitos principales en materia de políticas: análisis socioeconómico y costo de los ingresos básicos temporales, estrategias de recuperación que tomen en cuenta el género, y análisis de paquetes fiscales de recuperación ecológica. Por ejemplo, con el simulador los usuarios pueden descubrir cuánto costaría pagar un ingreso básico temporal en su país, evaluar las repercusiones de la COVID-19 sobre la educación y las metas climáticas o analizar con mayor profundidad las visualizaciones de los efectos a largo plazo sobre los ODS.

    Las simulaciones también pueden ser útiles para mitigar la desigualdad y las brechas de género, por cuanto permiten visualizar los impactos de las políticas dirigidas a reducir las brechas salariales, promover la planificación familiar y fomentar la educación, e ilustran los resultados de que el gobierno se aboque con decisión a combinar estas opciones normativas.

    Más allá del análisis socioeconómico de la COVID-19, la plataforma ayudará a los gobiernos de los países en desarrollo a definir opciones normativas inclusivas y que promuevan una recuperación verde y a establecer un orden de prioridad para sus futuras inversiones, de forma tal de promover el uso de energías renovables en vez de combustibles fósiles a fin de evitar un conflicto con la naturaleza y mitigar los devastadores efectos del cambio climático.

    Antes de la pandemia de la COVID-19, ya había unas 4.000 millones de personas en todo el mundo que carecían de todo tipo de redes de seguridad para protegerse de la vulnerabilidad, el riesgo o la privación. La COVID-19 amenaza con llevar el número total de personas que viven en la pobreza extrema a más de 1.000 millones de aquí a 2030.

    La plataforma de datos brinda información sobre la capacidad de las personas de enfrentarse a la crisis y recuperarse de ella, y permite dar seguimiento a las acciones de largo plazo adoptadas en pro las personas. Permite generar un inventario de la población y de los diferentes grupos para ilustrar los diversos impactos de la COVID-19 sobre los más vulnerables, y ayuda a dar seguimiento a las acciones inmediatas, incluidas las medidas de protección social que ya existían y las nuevas, así como las que han debido adaptarse o ampliarse en su escala.

    Hasta ahora, el PNUD y sus socios dentro de las Naciones Unidas han elaborado 128 evaluaciones de los impactos socioeconómicos para 93 países y cinco regiones, a menudo en cooperación con las instituciones financieras internacionales, la Unión Europea y otros socios, y a medida que la situación avanza, han realizado evaluaciones rápidas y exhaustivas de los sectores económicos y los grupos de población afectados. Los profesionales del desarrollo y los gobiernos pueden acceder a los datos de estas evaluaciones mediante esta plataforma a fin de entender las repercusiones que la COVID-19 ha tenido sobre los hogares y las empresas.

    Fuente: PNUD diciembre de 2020

    Martes, 15 de diciembre de 2020

    CONEVAL presenta la Plataforma para
    el Análisis Territorial de la Pobreza

  • La plataforma aporta elementos para el diseño e implementación de políticas públicas acordes a las especificidades de cada localidad, municipio o región. Es una herramienta que permite el análisis y divulgación de información geoespacial relacionada con la pobreza desde una perspectiva territorial.

  • Está organizada en cinco dimensiones: económica, sociodemográfica, infraestructura, geográfica y gobierno, con un total de 25 indicadores.

    El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) pone a disposición de la ciudadanía y los tomadores de decisión la Plataforma para el Análisis Territorial de la Pobreza (PATP), en su primera etapa, como una herramienta que permite el análisis y divulgación de información geoespacial sobre la pobreza desde una perspectiva territorial.

    La plataforma es un proyecto a largo plazo que se presentará por etapas y la actualización de sus indicadores se realizará en función de la disponibilidad de información. La primera etapa está organizada en cinco dimensiones: económica, sociodemográfica, infraestructura, geográfica y gobierno, con un total de 25 indicadores.

    Para cada dimensión, los indicadores están disponibles mediante visores geoespaciales en los que se presenta información sobre el acceso de la población a infraestructura de salud o educación; entorno físico-geográfico; estructura sociodemográfica de la población; contexto económico e incluso, de algunas acciones en materia de infraestructura social del gobierno, entre más información.

    La PATP destaca las características y contextos específicos de los municipios a partir de indicadores enfocados principalmente al análisis de la pobreza, con la finalidad de aportar elementos que sean de utilidad para tener un panorama general de las condiciones de los municipios en situación de pobreza y para el diseño e implementación de políticas públicas acordes a las características específicas de la población de cada localidad, municipio o región.

    La Plataforma para el Análisis Territorial de la Pobreza está compuesta por elementos que pueden ser descargados directamente y otros solo son para visualización y consulta.

    La estructura general de la plataforma se muestra en la imagen siguiente.

    Uno de los productos que se suma a la publicación de la PATP es el documento Pobreza rural en México (https://www.coneval.org.mx/Medicion/MP/Documents/PATP/Pobreza_rural.pdf) que surge a partir de una tipología municipal que forma parte de los indicadores de la dimensión geográfica, con el objetivo de analizar la pobreza e identificar el contexto territorial de los municipios rurales en México.

    Fuente: CONEVAL 15 diciembre de 2020

  • Jueves, 10 de diciembre de 2020

    COVID-19 impulsa grandes caídas
    del comercio internacional en 2020

  • El sector de servicios sigue siendo el más afectado por la pandemia de coronavirus, cayendo a niveles vistos por última vez en la década de 1990, según muestran las previsiones actuales del Manual de Estadísticas 2020 de la UNCTAD.

    Según las últimas previsiones inmediatas de la UNCTAD (ejecutadas el 8 de febrero de 2020), se prevé que el valor del comercio mundial de mercancías caiga un 5,6% en 2020 en comparación con el año pasado. Esta sería la mayor caída del comercio de mercancías desde 2009, cuando el comercio cayó un 22%. Este es un pronóstico inmediato significativamente más optimista que hace solo unas semanas, cuando los pronósticos inmediatos de la UNCTAD estimaban una caída del 9%.

    Las predicciones inmediatas, proyecciones basadas en datos para el futuro inmediato, se publicaron como parte del completo Manual de estadísticas anual de la UNCTAD para 2020 , que presenta el panorama estadístico para 2019 con predicciones inmediatas para 2020.

    La disminución prevista del comercio de servicios es mucho mayor, y es probable que los servicios caigan un 15,4% en 2020 en comparación con 2019. Esta sería la mayor disminución del comercio de servicios desde 1990, cuando comenzó esta serie. En 2009, tras la crisis financiera mundial, el comercio de servicios cayó un 9,5%.

    El manual generalmente presenta una amplia variedad de estadísticas relevantes para el comercio internacional y el desarrollo para el año anterior y recientemente ha incluido pronósticos inmediatos para anticipar las cifras para el año de publicación.

    El Manual de estadísticas de la UNCTAD 2020 proporciona una amplia gama de estadísticas e indicadores relevantes para el análisis del comercio internacional, la inversión, el transporte marítimo y el desarrollo.

    El Manual de estadísticas de la UNCTAD y el Centro de datos de UNCTADstat ponen a disposición de los encargados de formular políticas, especialistas en investigación, académicos, funcionarios de gobiernos nacionales, representantes de organizaciones internacionales, periodistas, directores ejecutivos y miembros de organizaciones no gubernamentales, conjuntos de datos comparables internacionalmente.

    Paralelamente al documento impreso, la UNCTAD está publicando el Manual electrónico de estadísticas 2020 , una versión del informe lista para la web. El manual electrónico es una herramienta totalmente interactiva, que incluye mapas y gráficos, que permite a los lectores acceder directamente a los datos del Centro de datos de UNCTADstat asociado con cada cuadro o gráfico.

    Fuente: OIT 09 de diciembre de 2020

  • Martes, 8 de diciembre de 2020

    Debido a la pandemia de COVID-19, 72 millones de niños
    más podrían verse afectados por la pobreza de aprendizajes

    El Banco Mundial presenta una nueva visión para garantizar que
    todos los niños, donde sea que se encuentren, puedan aprender

    De acuerdo con dos nuevos informes del Banco Mundial publicados hoy, debido a los cierres de escuelas relacionados con la COVID-19 (coronavirus), otros 72 millones de niños en edad de asistir a la escuela primaria podrían verse afectados por la pobreza de aprendizajes, lo que significa que a los 10 años no podrán leer y entender un texto sencillo. En los informes se describe una nueva visión del aprendizaje y las inversiones y políticas, incluida la tecnología de la educación, que los países pueden implementar actualmente para llevarla a la práctica.

    pandemia está agravando la crisis mundial de aprendizaje que ya existía: debido a ella, podría aumentar del 53 % al 63 % el porcentaje de niños en edad de asistir a la escuela primaria de los países de ingreso bajo y mediano que se ven afectados por la pobreza de aprendizajes, y esta generación de estudiantes podría perder alrededor de USD 10 billones en ingresos generados a lo largo de toda la vida, monto equivalente a casi el 10 % del producto interno bruto (PIB) mundial.

    En el nuevo informe, Realizing the Future of Learning: From Learning Poverty to Learning for Everyone, Everywhere (Hacer realidad el futuro del aprendizaje: De la pobreza de aprendizajes al aprendizaje para todos en todas partes), se presenta una visión del futuro del aprendizaje que puede guiar a los países hoy en día en sus inversiones y reformas de políticas a fin de que puedan construir sistemas educativos más equitativos, eficaces y resilientes, y garantizar que todos los niños aprendan con alegría, con rigor y con un objetivo determinado dentro y fuera de la escuela.

    En el informe complementario, Reimagining Human Connections: Technology & Innovation at the World Bank (Reformular las conexiones humanas: Tecnología e innovación en el Banco Mundial) (i), se presenta el nuevo enfoque del Banco Mundial que apunta a orientar las inversiones en tecnología educativa a fin de que la tecnología pueda servir realmente como una herramienta para lograr que los sistemas educativos sean más resilientes a crisis catastróficas como la COVID-19 y ayudar a reconfigurar la manera de impartir educación.

    La pandemia de COVID-19 ha generado dos conmociones de gran envergadura. Debido a los cierres de establecimientos educativos, la mayoría de los estudiantes del planeta no concurre a la escuela: 1600 millones durante el pico de la pandemia en abril de 2020 y casi 700 millones incluso hoy en día. El impacto negativo de la contracción sin precedentes de la economía mundial sobre el ingreso de las familias ha contribuido al aumento de la deserción escolar. Los grupos marginados son más propensos a quedar aún más rezagados. Las niñas corren mayor riesgo de embarazo adolescente y matrimonio prematuro durante la pandemia. Asimismo, los niños con discapacidad, las minorías étnicas, los refugiados y las poblaciones desplazadas tienen menos probabilidades de acceder a materiales de aprendizaje remoto adecuados y de regresar a la escuela después de la crisis.

    Como respuesta a la pandemia, en el marco de los sistemas educativos ha sido necesario implementar rápidamente innovaciones en el aprendizaje remoto a gran escala. Para llegar a la mayor cantidad posible de niños y jóvenes, se han aplicado enfoques de aprendizaje a distancia multimodal que combinan recursos virtuales con material de radio, televisión y telefonía móvil, así como impreso, para los más vulnerables. Sin embargo, las enormes brechas digitales —desde la conectividad hasta las habilidades digitales— y las desigualdades en la calidad del apoyo parental y los entornos de aprendizaje en el hogar contribuyen a agravar las desigualdades en el aprendizaje.

    Los países pueden trazar su propio camino asumiendo el compromiso político de llevar a cabo inversiones y reformas en los cinco pilares a fin de garantizar que:

    1.-los alumnos estén preparados y motivados para aprender, con un mayor énfasis en el desarrollo integral de los niños y el apoyo a la continuidad del aprendizaje fuera de la escuela, y mejor preparación a través de una educación preescolar de calidad, estimulación temprana y una nutrición adecuada;

    2.- Los docentes sean eficaces y se sientan valorados, y estén preparados para asumir la función cada vez más compleja respaldada por la tecnología que permita enseñar a estudiantes con diversos niveles de aprendizaje, lo que requiere una trayectoria profesional meritocrática y apoyo permanente a través de capacitación práctica centrada en la calidad de la instrucción;

    3.- Los recursos de aprendizaje, incluidos un programa académico eficaz y el aprendizaje combinado, respalden prácticas pedagógicas que garanticen que cada estudiante reciba instrucción en el nivel que necesita;

    4.- Las escuelas sean espacios seguros e inclusivos en los que se adopte un enfoque integral que trascienda el entorno escolar con el objetivo de prevenir y abordar la violencia, y no dejar atrás a ningún niño;

    5.- Los sistemas educativos estén bien administrados y cuenten con directivos escolares que promuevan una práctica pedagógica más eficaz y una burocracia educativa competente que sea diestra en el uso de la tecnología, los datos y las evidencias.

    En general, el Grupo Banco Mundial, una de las principales fuentes de financiamiento y conocimientos para los países en desarrollo, está adoptando medidas rápidas y de amplio alcance para ayudar a los países en desarrollo a fortalecer su respuesta frente a la pandemia. Respalda intervenciones de salud pública, trabaja para garantizar el suministro de insumos y equipos esenciales, y ayuda al sector privado a continuar sus operaciones y mantener el empleo. Asimismo, proporcionará hasta USD 160 000 millones durante un período de 15 meses, que finalizará en junio de 2021, para ayudar a más de 100 países a proteger a los sectores pobres y vulnerables, respaldar a las empresas e impulsar la recuperación económica. Dicho monto incluye USD 50 000 millones correspondientes a nuevos recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) en forma de donaciones y préstamos en condiciones sumamente concesionarias, y USD 12 000 millones para ayudar a los países en desarrollo a financiar la compra y distribución de vacunas contra la COVID-19.

    Fuente: BANCO MUNDIAL diciembre 2020

    Martes, 1 de diciembre de 2020

     

    Dos tercios de los niños en edad escolar del
    mundo no tienen acceso a Internet en el hogar

  • La Unión Internacional de Telecomunicaciones y UNICEF piden que se realicen inversiones urgentes para reducir la brecha digital, que impide actualmente a los niños y los jóvenes acceder a un aprendizaje digital de calidad y a oportunidades en línea

    Dos tercios de los niños en edad escolar del mundo, es decir, 1.300 millones de niños de entre 3 y 17 años, no tienen conexión a Internet en sus hogares, según un nuevo informe conjunto de UNICEF y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

    En el informe, titulado How Many Children and Youth Have Internet Access at Home? (Cuántos niños y jóvenes tienen acceso a Internet en el hogar), se señala que la falta de acceso es similar entre los jóvenes de 15 a 24 años, ya que 759 millones de jóvenes, o el 63%, no disponen de conexión en el hogar.

    Casi 250 millones de estudiantes en todo el mundo todavía están afectados por el cierre de escuelas a causa de la COVID-19, lo que obliga a millones de estudiantes a confiar en el aprendizaje virtual. Para aquellos que no tienen acceso a Internet, la educación puede quedar fuera de su alcance. Incluso antes de la pandemia, una cohorte cada vez mayor de jóvenes necesitaba aprender capacidades básicas, transferibles, digitales, profesionales y empresariales para poder competir en la economía del siglo XXI.

    La brecha digital está perpetuando las desigualdades que ya dividen a los países y las comunidades, señala el informe. Los niños y jóvenes de los hogares más pobres, de las zonas rurales y de los países con ingresos más bajos están quedando aún más atrás con respecto a sus pares y tienen muy pocas oportunidades de ponerse al día.

    A escala mundial, entre los niños en edad escolar de los hogares más ricos, el 58% tiene conexión a Internet en su casa, en comparación con sólo el 16% de los hogares más pobres. También existe la misma disparidad en el nivel de ingresos de los países. Menos de 1 de cada 20 niños en edad escolar de los países de ingresos bajos tiene conexión a Internet en su casa, en comparación con casi 9 de cada 10 de los países de ingresos altos.

    “La conexión de las poblaciones rurales sigue siendo un desafío formidable”. “Como muestra el informe de la UIT titulado Measuring digital development: Facts and figures 2020 (Medición del desarrollo digital: Hechos y cifras para 2020), hay grandes extensiones en las zonas rurales que no disponen de una red de banda ancha móvil, y son menos los hogares que tienen acceso a Internet en las zonas rurales. La brecha en la adopción de la banda ancha móvil y el uso de Internet entre los países desarrollados y los países en desarrollo es especialmente profunda, lo que coloca a casi 1.300 millones de niños en edad escolar, en su mayoría de países de bajos ingresos y regiones rurales, en riesgo de perder su educación por no tener acceso a Internet en el hogar”.

    También hay disparidades geográficas dentro de los países y entre las regiones. A nivel mundial, alrededor del 60% de los niños en edad escolar de las zonas urbanas no tienen acceso a Internet en el hogar, en comparación con alrededor de las tres cuartas partes de los niños en edad escolar de los hogares rurales. Los niños en edad escolar de África Subsahariana y el Asia Meridional son los más afectados, ya que alrededor de 9 de cada 10 niños no están conectados.

    El año pasado, UNICEF y la UIT lanzaron Giga, una iniciativa mundial para conectar a internet a todas las escuelas y a las comunidades que las rodean. En colaboración con los gobiernos, Giga ha trazado el mapa de más de 800.000 escuelas en 30 países. Con estos datos, Giga trabaja con los gobiernos, la industria, el sector civil y los aliados del sector privado para elaborar casos convincentes de inversión a fin de atraer una financiación mixta público-privada que permita construir la infraestructura de conectividad necesaria para establecer soluciones de aprendizaje digital y otros servicios.

    Aunque las cifras del informe de UNICEF y la UIT presentan un panorama alarmante, es probable que la situación empeore debido a diversos factores agravantes, como la falta de asequibilidad y de seguridad y los deficientes niveles de conocimientos digitales. Según los datos más recientes de la UIT, los escasos conocimientos digitales siguen siendo un obstáculo para una participación significativa en una sociedad digital, mientras que la telefonía móvil y el acceso a Internet siguen siendo demasiado costosos para muchas personas en el mundo en desarrollo como resultado de las grandes disparidades en el poder adquisitivo.

    Incluso cuando los niños tienen una conexión en el hogar, es posible que no puedan acceder a ella debido a la presión de las tareas domésticas o del trabajo, la falta de dispositivos suficientes en los hogares, el hecho de que a las niñas se les permita menos o ningún acceso a Internet, o la falta de comprensión sobre cómo se puede acceder a las oportunidades en línea. También hay cuestiones relacionadas con la seguridad en línea, ya que los padres suelen estar insuficientemente preparados para proteger a sus hijos.

    Fuente: UNICEF 01 de diciembre de 2020

  • Lunes, 30 de noviembre de 2020

    La crisis del COVID-19 acentúa
    la necesidad de cerrar las brechas digitales

    La conectividad y las habilidades mejoradas a Internet han ayudado a muchos países a hacer frente a la crisis económica y sanitaria provocada por el COVID-19. Sin embargo, la pandemia ha elevado el listón de la transición digital y subraya la necesidad de cerrar las brechas digitales que corren el riesgo de dejar a algunas personas y empresas en una situación peor que otras en un mundo posterior a COVID, según un nuevo informe de la OCDE.

    Dado que algunos proveedores de Internet informaron aumentos en el tráfico del 60% desde el inicio de la pandemia, a medida que las personas se adaptan a vivir y trabajar en línea, el último Digital Economy Outlook de la OCDE revela las brechas entre los países y dentro de ellos en el acceso a Internet rápido y confiable. Por ejemplo, la proporción de fibra en las suscripciones de banda ancha fija en los países de la OCDE oscila entre el 82% en Corea y el 79% en Japón y menos del 5% en Austria, Bélgica, Alemania, Grecia, Israel y el Reino Unido, con conexiones de alta velocidad a menudo. escasa en las zonas rurales. Los países de la OCDE cuentan aproximadamente el doble del nivel de suscripciones a Internet móvil de alta velocidad por habitante y tres veces el nivel de suscripciones de banda ancha fija que los países que no pertenecen a la OCDE.

    La transformación digital se estaba acelerando antes de COVID-19 a medida que un número creciente de gobiernos coloca las estrategias digitales en el centro de sus agendas políticas. La creciente demanda de servicios de comunicación con uso intensivo de ancho de banda provenientes del comercio electrónico, el teletrabajo, las actividades sociales en línea y una mayor colaboración transfronteriza por parte de gobiernos y académicos deberían impulsar un mayor progreso. La dependencia actual de las soluciones digitales también ha añadido urgencia a las preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad al crear un entorno fértil para los ciberdelincuentes.

    El uso promedio de datos móviles por suscripción en los países de la OCDE ya se cuadruplicó en los cuatro años hasta junio de 2019, y los precios de la banda ancha móvil de alto uso cayeron un 59% durante 2013-19, según el informe, que extrae datos de la banda ancha actualizada regularmente de la OCDE. Portal . En junio de 2020, los servicios comerciales 5G estaban disponibles en 22 países de la OCDE.

    Las economías de la OCDE contabilizaron 113 suscripciones a Internet móvil de alta velocidad por cada 100 habitantes en junio de 2019, en comparación con 32 por cada 100 una década antes, mientras que los países que no pertenecen a la OCDE contabilizaron 60 de esas suscripciones por cada 100 personas. Las suscripciones de banda ancha fija ascienden a 32 por cada 100 habitantes en los países de la OCDE (más de tres veces el nivel no perteneciente a la OCDE de 9 por 100) y las conexiones de fibra representan el 27% de las suscripciones. Existen brechas persistentes entre los hogares rurales y urbanos en términos de disponibilidad de conexiones de banda ancha fija de calidad.

    Antes de la pandemia, en 2019, solo una cuarta parte de las empresas con más de 10 empleados en la OCDE realizaba ventas de comercio electrónico, mientras que un tercio de las empresas había comprado servicios de computación en la nube y más de la mitad tenía presencia en las redes sociales. La proporción de personas que utilizan servicios de gobierno electrónico se situó en el 58% en 2019, frente al 43% en 2010.

    La proporción de adultos que utilizan Internet varía entre más del 95% en algunos países de la OCDE y menos del 70% en otros. Las brechas en el acceso o el uso de Internet debido a la edad o el nivel de ingresos significan un acceso desigual a la información y los servicios públicos, especialmente críticos durante una pandemia. En un futuro en el que el empleo, la educación, la atención médica e incluso las interacciones sociales pueden depender de las tecnologías digitales, si no se garantiza un acceso digital generalizado, se corre el riesgo de profundizar las desigualdades y obstaculizar los esfuerzos de los países para salir fortalecidos de la pandemia, según el informe.

    Los gobiernos pueden fortalecer el despliegue de banda ancha promoviendo la inversión privada y la competencia, fomentando el intercambio de infraestructura y estableciendo niveles mínimos de cobertura para las áreas rurales en las subastas de espectro, dice el informe. Para satisfacer el aumento actual de la demanda de conectividad de red, el informe recomienda medidas como liberar temporalmente espectro adicional o aprobar transacciones comerciales que pongan en servicio el espectro no utilizado, mejorar la capacidad de interconexión entre redes y encontrar formas de alentar a los proveedores de banda ancha a desplegar más fibra en las redes.

    Fuente: OECD 27 de noviembre de 2020

    Viernes, 27 de noviembre de 2020

    Países de América Latina y el Caribe
    aprobaron la Agenda Digital eLAC2022

    Países de la región participantes en la VII Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información de América Latina y el Caribe aprobaron la Agenda Digital para América Latina y el Caribe (eLAC2022), que incluye 8 áreas de acción -además de un apartado específico sobre la lucha contra la pandemia y la recuperación económica- e identifica 39 objetivos específicos para su implementación en los próximos dos años.

    La Agenda eLAC2022 pretende ser un instrumento catalizador de los esfuerzos de cooperación regional en materia digital y un mecanismo para promover el diseño de políticas, el desarrollo de capacidades y el diálogo político en torno a los desafíos y oportunidades que representa la transformación digital para la sociedad y la economía.

    Las ocho áreas de acción son infraestructura digital; transformación digital y economía digital; gobierno digital; inclusión, competencias y habilidades digitales; tecnologías emergentes para el desarrollo sostenible; confianza y seguridad digital; mercado digital regional; y cooperación regional digital.

    Se acordó, entre otras cosas, fomentar una estrategia de mercado digital regional que agilice el comercio electrónico y digital transfronterizo mediante la integración de la infraestructura digital; la armonización normativa; el libre flujo de datos con confianza, de acuerdo con la normativa vigente de cada país; la facilitación del comercio; la mejora de los servicios postales y de logística, y la promoción de marcos normativos que impulsen la innovación en los servicios de pagos digitales.

    Con respecto a la respuesta a la pandemia, la Agenda eLAC2022 establece el diseño de estrategias de recuperación y reactivación económica apoyadas en la transformación digital productiva y el aprovechamiento de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y que incentiven la innovación inclusiva y los cambios en los modelos de gestión, producción y de negocios, con especial atención a las pymes.

    La Agenda también plantea “fortalecer los programas de educación a distancia en los sistemas educativos nacionales” y “apoyar la capacitación y alfabetización digital de los maestros y el desarrollo de contenido educativo digital”.

    “Para superar la violencia por razones de género contra las mujeres y las niñas se requiere de políticas que aborden los nudos estructurales de la desigualdad, principalmente los derivados de los patrones culturales patriarcales discriminatorios y violentos”, dice la CEPAL. “Urge avanzar en forma integral y acelerada en la garantía de los derechos y la autonomía de las mujeres en sus dimensiones económica, física y en la toma de decisiones”.

     

    Fuente: CEPAL 26 de noviembre de 2020

     

    Lunes, 16 de noviembre de 2020

    Atlas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020: historias
    y conocimientos presentados mediante gráficas innovadoras

    El Banco Mundial publicó el Atlas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020 (i). El Atlas de este año es una publicación en la web que, mediante narraciones interactivas y visualizaciones de datos innovadoras, presenta a los lectores la situación y los avances de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

    Los ODS procuran servir de guía para la acción global destinada a abordar muchos de los mayores desafíos mundiales, tales como poner fin a la pobreza, acabar con el hambre, ampliar el acceso a la educación, lograr la igualdad de género y enfrentar la crisis climática. El propósito del Atlas es aumentar el conocimiento de los principales indicadores y tendencias de los ODS, lo cual es importante para medir los avances y orientar las acciones. La edición de 2020 incluye maneras nuevas y creativas de expandir la información relativa a cada uno de los 17 objetivos.

    El Atlas se basa en los conocimientos y la experiencia de expertos en distintas materias, científicos de datos y profesionales de la estadística que trabajan en el Banco Mundial, así como de un equipo talentoso de diseñadores especializados en la visualización de datos. Este Atlas no sería posible sin la labor en curso del Banco con los países asociados y los organismos de Naciones Unidas dirigida a hacer un seguimiento de los ODS y mejorar las formas de medir los avances.

    El Atlas de este año, mediante narraciones, explora metas específicas para cada objetivo y destaca las tendencias hacia el logro de los ODS. También incorpora información conceptual para los lectores sobre cómo se miden algunos de los ODS. Cuando hay disponibilidad de datos, en los capítulos del Atlas se destacan algunos de los impactos de la pandemia de COVID-19 en los indicadores y tendencias presentadas.

    Los lectores podrán explorar los ODS a través de una experiencia interactiva. Por ejemplo, en el capítulo sobre el ODS 10 (i), explicamos un tema conceptualmente complejo —la desigualdad de ingresos—, utilizando gráficos dinámicos e historias para mostrar ejemplos de diferentes países.

    En el capítulo 3 (Buena salud y bienestar) (i) permite a los lectores ver rápidamente la tendencia en la vacunación contra el sarampión dentro de un grupo de ingreso y en cada país durante un período de 40 años.

    En el capítulo 4 (Educación de calidad) (i), los lectores pueden comparar de manera rápida las tendencias relativas y absolutas en materia de ‘pobreza de aprendizajes’ (i), ya que los datos se visualizan simplemente en un gráfico de barras regular (Marimekko [i]).

    En el capítulo 14 (Vida bajo el agua) (i), el mapa del mundo se focaliza en los océanos en vez de los continentes, facilitando la visualización de la distribución de la vida marina en peligro de extinción, como los corales.

    Estas son solo algunas de las historias y gráficas que el Atlas 2020 pone a disposición de los lectores. Los datos incluidos en el Atlas se extrajeron de los Indicadores del Desarrollo Mundial (i) del Banco Mundial, y se incorporan además nuevos datos generados por científicos e investigadores de todo el mundo.

    Esperamos que la última edición del Atlas resulte atractiva e informativa para los lectores, y que estos se sientan motivados a descubrir, conocer y visualizar los avances hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

    Nota: Por el momento el Atlas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020 se encuentra disponible solo en inglés.

    Fuente: BANCO MUNDIAL noviembre 2020

    Martes, 10 de noviembre de 2020

    Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo

    La ciencia es la herramienta que el ser humano ha creado tanto para comprender el mundo que le rodea, como para aplicar esos conocimientos en su beneficio. Los avances científicos nos permiten hallar soluciones a los nuevos desafíos económicos, sociales y medioambientales con los que construir un futuro sostenible. La ciencia tiene, además, un papel en la construcción de la paz al fomentar la cooperación internacional para alcanzar el desarrollo sostenible.

    Cada año, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo promueve que los ciudadanos estén informados sobre los avances científicos, creando sociedades más sostenibles, al tiempo que favorece la comprensión sobre la fragilidad del planeta en el que vivimos.

    Tema 2020: Ciencia para y con la sociedad

    Este año, en un momento en que el mundo está luchando contra la pandemia global de COVID-19, el enfoque del Día Mundial de la Ciencia es “La ciencia para y con la sociedad para hacer frente a la pandemia global”.

    A lo largo de esta crisis sanitaria sin precedentes, la UNESCO, como la agencia de las Naciones Unidas con el campo de la ciencia en su mandato, se ha esforzado por acercar la ciencia a la sociedad y reforzar las colaboraciones científicas internacionales que se necesitan de manera crítica. Desde la perspectiva científica, la respuesta de la UNESCO al COVID-19 se estructura en torno a tres pilares principales: promover la cooperación científica internacional, asegurar el acceso al agua y apoyar la reconstrucción ecológica.

    El Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo es un evento anual que se celebra en todo el mundo desde el año 2002 para recordar el compromiso asumido en la Conferencia Mundial sobre la Ciencia, que se celebró en Budapest en 1999, bajo el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Consejo Internacional para la Ciencia (CIC).

    Su propósito es renovar el compromiso, tanto a nivel nacional como internacional, en favor de la ciencia para la paz y el desarrollo, y hacer hincapié en el uso responsable de la ciencia para el beneficio de las sociedades, en particular, para la erradicación de la pobreza. El Día Mundial también tiene por objeto lograr una mayor concienciación en la opinión pública sobre la importancia de la ciencia y colmar la brecha existente entre la ciencia y la sociedad.

    Desde su proclamación por la UNESCO en 2001, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo ha generado muchos proyectos, programas y fondos concretos para la ciencia en todo el mundo. El Día también ha contribuido a fomentar la cooperación entre científicos que viven en regiones marcadas por conflictos, como por ejemplo la creación de la Organización de la Ciencia Israelí-Palestina (IPSO), apoyada por la UNESCO.

    Fuente: ONU 10 de noviembre de 2020

    Lunes, 9 de noviembre de 2020

    Semana Internacional de la Ciencia y la Paz

    Con la celebración de la Semana Internacional de la Ciencia y la Paz promocionamos el intercambio de conocimientos académicos con el fin de contribuir a fomentar la paz, además de concienciar acerca de la relación entre ciencia y convivencia pacífica.

    La Semana Internacional de la Ciencia y la Paz se celebró por primera vez en 1986 como parte del Año Internacional de la Paz. La organización de las celebraciones y actividades para la Semana se realizó como una iniciativa no gubernamental y dado el éxito que obtuvo, los organizadores continuaron sus esfuerzos en años sucesivos.

    En reconocimiento del valor de esta celebración anual, la Asamblea General aprobó la resolución 43/61 en diciembre de 1988, en la que proclamó la “Semana Internacional de la Ciencia y la Paz”, que tendría lugar todos los años durante la semana del 11 de noviembre. La Asamblea General instó a los Estados Miembros y las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales a alentar a las instituciones, las asociaciones y a los particulares pertinentes a auspiciar conferencias y otras actividades que promuevan el estudio y la difusión de información sobre los vínculos entre el progreso científico y tecnológico, y el mantenimiento de la paz y la seguridad; y pidió a los Estados Miembros que promovieran la cooperación internacional entre los científicos.

    La celebración anual de esta Semana Internacional contribuye enormemente a la promoción de la paz y fomenta un mayor intercambio académico sobre un tema de importancia universal, al mismo tiempo sirve para que el público en general tome conciencia de la relación existente entre la ciencia y la paz. Además, con esta semana se espera que cada año aumente la participación y, como consecuencia, las oportunidades de cooperación en las aplicaciones de la ciencia para la promoción de la paz durante todo el año.

    Alentamos a las instituciones, asociaciones y particulares a auspiciar conferencias y otras actividades que promuevan el estudio y la difusión de información sobre los vínculos entre el progreso científico y tecnológico, y el mantenimiento de la paz y la seguridad, además de pedir a los Gobiernos que fomenten la cooperación internacional entre los científicos.

    La Semana va precedida por el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, que se celebra el 10 de noviembre.

    Fuente: ONU 09 de noviembre de 2020

    |

    Lunes, 9 de noviembre de 2020

     

    Día mundial de la ciencia para la paz y el desarrollo

     

    Celebrado cada 10 de noviembre, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo destaca el importante papel de la ciencia en la sociedad y la necesidad de involucrar al público en general en los debates sobre cuestiones científicas emergentes. También subraya la importancia y relevancia de la ciencia en nuestra vida diaria.

    Al vincular la ciencia más estrechamente con la sociedad, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo tiene como objetivo garantizar que los ciudadanos estén informados de los avances científicos. También subraya el papel que desempeñan los científicos para ampliar nuestra comprensión del extraordinario y frágil planeta que llamamos hogar y para hacer que nuestras sociedades sean más sostenibles.

    En 2020, en el momento en que la pandemia mundial de COVID-19 demostró aún más el papel fundamental de la ciencia para abordar los desafíos globales, el enfoque del Día Mundial de la Ciencia está en Ciencia para y con la sociedad . Para celebrar el Día Mundial de la Ciencia de 2020, la UNESCO organizará una mesa redonda en línea sobre el tema “La ciencia para y con la sociedad frente a la COVID-19”.

    En 2020, en el momento en que la pandemia mundial de COVID-19 demostró aún más el papel fundamental de la ciencia para abordar los desafíos globales, el enfoque del Día Mundial de la Ciencia está en Ciencia para y con la sociedad . Para celebrar el Día Mundial de la Ciencia de 2020, la UNESCO organizará una mesa redonda en línea sobre el tema “La ciencia para y con la sociedad frente a la COVID-19”.

    Fuente: UNESCO 09 de noviembre de 2020

     

    Miércoles, 28 de octubre de 2020

    El Caribe necesita apoyo internacional urgente para enfrentar alto
    endeudamiento, vulnerabilidad al cambio climático y costos de la pandemia: CEPAL

    Los países del Caribe, especialmente los pequeños Estados insulares, necesitan apoyo de la comunidad internacional para enfrentar la “tormenta perfecta” que se cierne sobre ellos: alto endeudamiento y crisis de liquidez, vulnerabilidad al cambio climático y elevados gastos producto de la pandemia del COVID-19.

    La CEPAL proyecta una contracción de 6,9% del PIB de la subregión en 2020 (excluyendo a Guyana), lo que se suma al déficit fiscal (estimado en 2,1% del PIB en 2018 y con tendencia al alza) y a los altos niveles de deuda pública que también están en aumento (en 2019 alcanzó a 67,6% del PIB).

    El documento presentado por la CEPAL indica que el turismo ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia en los países del Caribe (se espera una contracción de entre 6,6 y 8,5% del PIB en turismo), en tanto que los gastos de salud por causa del COVID-19 ascendieron a 260 millones de dólares solo durante el primer trimestre de 2020.

    Por otra parte, los efectos socioeconómicos de la pandemia observados en la subregión, de acuerdo con el informe, son reflejo de desigualdades subyacentes en el acceso a la educación. El cierre temporal de recintos escolares ha afectado a cerca de 12 millones de estudiantes en 29 países del Caribe.

    Anualmente, el Caribe gasta 3.000 millones de dólares en pérdidas y daños por causa de los desastres ambientales y los efectos del cambio climático, lo que incrementa la carga fiscal de los países.

    The Caribbean Outlook plantea una serie de prioridades de desarrollo para reconstruir mejor en el Caribe: fortalecer la seguridad alimentaria y abordar la pobreza y la desigualdad; promover la diversificación económica y las inversiones azules/verdes para construir resiliencia; expandir el acceso a la banda ancha y promover un uso más amplio de las plataformas digitales para la educación y las comunicaciones; fortalecer la evaluación de riesgos y la gestión de desastres; mejorar la protección social y abordar las necesidades de las poblaciones vulnerables; y fortalecer la infraestructura de salud para la respuesta al COVID-19.

     

    Fuente: CEPAL 28 de octubre de 2020

     

    Martes, 27 de octubre de 2020

    Día Mundial del Patrimonio Audiovisual

  • “Jaime Torres-Bodet, poeta mexicano y ex Director General de la UNESCO, dijo una vez que los archivos no son “enormes cementerios”, sino lugares esenciales para la “continuidad de la conciencia humana”. […] Se trata, pues, de un patrimonio muy específico y excepcional, a la vez frágil y muy complejo desde el punto de vista técnico, que requiere una atención particular y que debemos transmitir a las generaciones futuras.”

    Los archivos audiovisuales nos cuentan historias sobre la vida de las personas y las culturas de todo el mundo. Representan una herencia inestimable, una afirmación de nuestra memoria colectiva y una valiosa fuente de conocimiento, ya que reflejan la diversidad cultural, social y lingüística de nuestras comunidades. Nos ayudan a crecer y comprender el mundo que todos compartimos. Conservar este patrimonio y asegurar que siga siendo accesible al público y a las generaciones futuras es un objetivo vital para todas las instituciones de la memoria, así como para el público en general.

    El Día Mundial del Patrimonio Audiovisual (DMPA) es una ocasión para dar a conocer la necesidad de tomar medidas urgentes y reconocer la importancia de los documentos audiovisuales. Sirve como una oportunidad para que los Estados miembros evalúen su desempeño con respecto a la implementación de la Recomendación relativa a la preservación del patrimonio documental, comprendido el patrimonio digital, y el acceso al mismo, y promueve la libre circulación de las ideas mediante la palabra y la imagen como representación de nuestro patrimonio y memoria compartidos. Al hacerlo, el Día destaca el papel del patrimonio en la construcción de los baluartes de la paz en la mente de las personas.

    A través de iniciativas como el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, el Programa Memoria del Mundo y el proyecto de Archivos de la UNESCO “Digitalización de nuestra historia compartida por la UNESCO”, se impulsa la valiosa labor de los profesionales que se dedican a la preservación y ayuda a gestionar los aspectos técnicos, políticos, sociales y financieros, entre otros, que amenazan la salvaguardia del patrimonio audiovisual.

    La Conferencia General de la UNESCO, en su 33ª reunión, aprobó la Resolución 33 C/53 por la que se proclamó el 27 de octubre de cada año Día Mundial del Patrimonio Audiovisual para conmemorar la aprobación en su 21ª reunión (1980), de la Recomendación sobre la Salvaguardia y la Conservación de las Imágenes en Movimiento.

    Las grabaciones de sonido y las imágenes en movimiento son documentos extremadamente vulnerables, ya que se pueden destruir fácilmente y de forma deliberada. El patrimonio audiovisual, emblemático del siglo XX, se puede perder definitivamente a consecuencia del abandono, el deterioro natural y la obsolescencia tecnológica. El público ha de ser consciente de la importancia de salvaguardar estas grabaciones. Con la proclamación del Día Mundial del Patrimonio Audiovisual se intenta crear una plataforma para sensibilizar al mundo sobre este tema.

    Las actividades y eventos que tienen lugar durante el día incluyen:

  • Concursos, tales como uno de logos, para promover el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual.

  • Programas locales organizados en el marco de un esfuerzo conjunto entre los archivos nacionales de películas, las sociedades audiovisuales, los canales de televisión y radio y los gobiernos.

  • Mesas redondas, conferencias y debates públicos sobre la importancia de la preservación de importantes documentos audiovisuales.

  • Proyección de películas especiales.

    Fuente: ONU 27 de octubre de 2020

    |

  • Miércoles, 21 de octubre de 2020

    La ONU lanza una nueva campaña contra
    la desinformación sobre el COVID-19

    Una Pequeña Parte Puede Tener Grandes Consecuencias

    La desinformación está dañando nuestros esfuerzos en temas como la pandemia de la COVID-19, la acción climática y la justicia racial.

    El simple hecho de hacer una pausa antes de compartir información on line evita la respuesta emocional y desencadena un momento de pensamiento crítico.

    La nueva campaña forma parte de la iniciativa Verified (Verificado), que desde mayo pasado disemina mensajes de salud accesibles y respaldados por la ciencia, además de compartir muestras de solidaridad mundial durante la pandemia.

    #HazUnaPausa es la primera campaña que intenta cambiar el comportamiento por medio de la movilización de expertos, investigadores, gobiernos y figuras con influencia, integrantes de la sociedad civil, empresas, reguladores y medios de comunicación con un solo propósito: aumentar los conocimientos de los usuarios de las redes sociales para identificar la información errónea y no compartirla.

    La base de la campaña son estudios que indican que hacer una pausa breve disminuye la propensión a compartir material alarmante o emotivo lo que, a su vez, reduce la propagación de desinformación.

    El objetivo de #HazUnaPausa es llegar mil millones de personas en el mundo para fines de diciembre. Con el lanzamiento, figuras reconocidas e influencers prometerán hacer una pausa y exhortarán a sus seguidores a hacer los mismo.

    La responsable del Departamento de Comunicación Global de la ONU consideró que el COVID-19 no es nada más una crisis de salud, sino también una emergencia en el mundo de las comunicaciones.

    Las medidas individuales no acabarán por sí solas con la información errada y explicó que por ello, la ONU recomienda a las plataformas de redes sociales que implementen cambios que permitan bloquear o advertir cuando un mensaje sea equivocado, además de aumentar sus contenidos con base científica.

    Como parte del impulso global del Secretario General de las Naciones Unidas para detener la propagación de información errónea en línea sobre la COVID-19 y la campaña Verificado, te pedimos que te unas a nuestro movimiento.

    Visita pledgetopause.org y www.takecarebeforeyoushare.org y publica tu vídeo el 21 de octubre usando los hashtag #PledgetoPause (Haz una pausa) y #TakeCareBeforeYouShare (ten cuidado antes de compartir).

    Fuente: ONU 20 de octubre de 2020

    Miércoles, 21 de octubre de 2020

    Impulsa Semarnat modelo interinstitucional para
    integrar el ordenamiento ecológico y urbano del país

  • El Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales, herramienta útil que permitirá avanzar en la toma de decisiones.

    La secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, trabajará en el ordenamiento ecológico del territorio como estrategia principal, y de manera transversal con otras instituciones. En breve se firmará un convenio con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) para integrar el ordenamiento ecológico con el urbano.

    La titular de Semarnat destacó la importancia de planear y trabajar desde territorio con información clara y transparente que sirva para proteger a las personas y sus espacios de vida, para lo cual es necesario poner el marco legal al servicio de las personas y hacerlas partícipes de la política ambiental.

    “Debemos lograr que el cuidado de nuestras riquezas naturales contribuya a revertir las desigualdades económicas y sociales que los pueblos indígenas y comunidades rurales han sufrido”, sostuvo la funcionaria federal, y aseguró que se seguirá impulsando el desarrollo sustentable de los pueblos.

    Puso como ejemplo el caso de Chiapas que, de acuerdo con el Índice del Coneval, es el estado que tiene más presas en el país y produce mucha electricidad, pero tristemente es el de mayor marginación y pobreza.

    Para lograr este objetivo, dijo, la Semarnat cuenta con el Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales (SNIARN) que contiene 900 variables y 3.2 millones de datos, en más de mil capas de información sobre uso de suelo, índice de marginación, población indígena, infraestructura portuaria y carretera, entre otras.

    Esta herramienta es de gran utilidad para apoyar la toma de decisiones en todos los niveles de gobierno, incluidas las de autoridades comunales y ejidales, brinda a la ciudadanía información de calidad, oportuna y veraz para conocer la situación del territorio y participar activa y propositivamente en la toma de decisiones, y también permite articular de manera robusta la actuación territorial del sector ambiental y con otras dependencias de la Administración Pública Federal.

    El SNIARN puede ser consultado por todos los ciudadanos a través de cualquier buscador por internet, con sólo teclear el nombre. Asimismo, en la sección Acciones y Programas de la página de Semarnat.

    Fuente: SEMARNAT 20 de octubre de 2020

  • Martes, 20 de octubre de 2020

    INEGI se une a la conmemoración del Día Mundial de la
    Estadística: “Conectando al mundo con datos confiables”

  • Se realiza cada cinco años bajo la dirección de la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas.

    Este día se celebra, por tercera ocasión, el Día Mundial de la Estadística con el lema “Conectando al mundo con datos confiables”, el cual se realiza cada cinco años, organizado bajo la dirección de la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas con la participación de más de 140 Estados miembros de dicha comisión, así como de organizaciones internacionales y regionales.

    La consigna que promueve la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas invita a reflexionar sobre la importancia de la confianza, los datos oficiales, la innovación y el bien público que generan los sistemas estadísticos nacionales.

    En México, el INEGI es el organismo constitucional autónomo del Estado mexicano que, además de ser el principal productor de estadísticas oficiales del país, coordina el Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica.

    La fortaleza institucional del INEGI es fundamental para mantener la credibilidad en la medición de la realidad mexicana y esto es posible gracias a 5 pilares que rigen su actuar: autonomía; objetividad y rigurosidad técnica; principios y buenas prácticas; transparencia y rendición de cuentas y participación de la sociedad.

    El INEGI tiene como mandato brindar a la sociedad y al Estado información estadística confiable, de acuerdo con las mejores prácticas nacionales e internacionales, generada y difundida libre de presiones de grupos de interés, que sirva de fundamento para la toma de decisiones basadas en evidencia.

    Aplicar las mejores prácticas nacionales e internacionales, así como utilizar metodologías científicamente sustentadas, permite la comparabilidad internacional de la información y da la oportunidad a nuestro país de estar conectado con el mundo.

    Actualmente, el Instituto cuenta con información estadística que permite el análisis de una gran variedad de fenómenos sociales y económicos tales como: población, ocupación y empleo, ingreso y gasto de los hogares, migración, salud y nutrición, victimización, percepción de inseguridad, corrupción, gobierno, igualdad de género, competitividad, evolución de las actividades económicas, comportamiento de precios, ciclos económicos, inclusión financiera, bienestar subjetivo, movilidad social, medio ambiente, uso de las tecnologías de la información, entre otros.

    Asimismo, el INEGI mantiene el compromiso de atender las necesidades de información de los usuarios para responder de manera rápida y eficiente a nuevas demandas de información, así como a necesidades coyunturales que permitan prevenir y en su caso atender emergencias o catástrofes.

    Tal es el caso de la pandemia por el COVID-19, en donde el Instituto tuvo que innovar en procesos alternativos de captación para seguir ofreciendo información pertinente a la sociedad y amplió su oferta de productos para poder medir el impacto de esta emergencia sanitaria en la actividad económica y el mercado laboral.

    Por todo lo anterior, el Instituto contribuye a la comunidad estadística internacional contando con información estadística confiable y comparable para conocer los fenómenos que acontecen, comprender nuestro mundo y aportar al progreso de nuestras sociedades.

    Y convoca a la sociedad a continuar contribuyendo a la generación de esta información participando como informantes de los distintos programas y a través de las consultas públicas, asimismo a seguir utilizando la información estadística para la toma de decisiones.

    Fuente: INEGI 20 de octubre de 2020

  • Miércoles, 14 de octubre de 2020

    Buscan Semarnat y PNUD manejo
    adecuado de residuos electrónicos

  • En México se genera más de 1.1 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos, de las cuales 6% contienen sustancias altamente tóxicas.

    Anualmente, en México se produce alrededor de 1.1 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos y se estima que para 2026 esta cantidad podría crecer en 17%, lo cual alerta a tomar medidas para su manejo ambientalmente adecuado, ya que contienen elementos peligrosos que ponen en riesgo la salud de las personas y dañan el medio ambiente.

    De acuerdo con el Inventario Nacional de Residuos de Aparatos Electrónicos y Eléctricos del Proyecto Residuos COP, el 6% de los residuos electrónicos que se generan cada año (alrededor de 66 mil de toneladas) cuentan con materiales altamente contaminantes, como metales pesados, baterías y plásticos con retardantes de flama, los cuales pueden provocar graves daños a la salud y al medio ambiente.

    Actualmente, con el aumento en la compra de televisiones, computadoras y teléfonos móviles durante la pandemia por COVID-19, debido al teletrabajo y la educación a distancia, se espera un mayor riesgo de exposición a sustancias altamente tóxicas. Según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) se espera suba hasta 75% la ventas de computadoras y laptops durante el Hot Sale 2020.

    Es por ello que la Semarnat y el PNUD trabajan coordinados para cumplir con las disposiciones del Convenio de Estocolmo para reducir la exposición a los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP) en residuos electrónicos, incentivar su manejo ambientalmente adecuado y fortalecer el marco institucional.

    Informaron que Baja California, la Ciudad de México y Jalisco son entidades que cuentan con un volumen de generación anual de 58 mil, 117 mil y 82 mil toneladas de residuos electrónicos, respectivamente, lo que las ubica como las de mayor generación de basura electrónica.

    De tal manera que el proyecto Residuos COP promueve el desarrollo de planes de manejo piloto en dichas entidades, donde se trabajará de la mano de autoridades locales e industriales y otros actores relevantes para el desarrollo de soluciones efectivas, entre otras acciones a desarrollar.

    Como parte de estos esfuerzos, se busca incorporar la participación del Legislativo y de la iniciativa privada para fortalecer el marco jurídico nacional e intercambiar las mejores prácticas de negocio y ambientales, con el propósito de salvaguardar la salud de los mexicanos e impulsar una economía circular y responsable.

    Fuente: SEMARNAT 13 de octubre de 2020

  • Jueves, 8 de octubre de 2020

    Reconoce Coneval a Agricultura por buenas
    prácticas de Producción en el campo mexicano

  • El reconocimiento “Buenas Prácticas en el Uso de los Resultados de Monitoreo y Evaluación en el Ciclo de las Políticas Públicas” destaca la supervisión operativa de PpB.

    El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reconoció las buenas prácticas en políticas públicas de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural por la mejora en sus acciones de aplicación, medición y evaluación del programa prioritario Producción para el Bienestar.

    El reconocimiento “Buenas Prácticas en el Uso de los Resultados de Monitoreo y Evaluación en el Ciclo de las Políticas Públicas” busca impulsar y difundir las mejores prácticas en materia de monitoreo y evaluación de la Administración Pública Federal y órganos constitucionales autónomos que constituyen un esfuerzo adicional sobre lo que la normatividad señala, en la mejora continua de políticas públicas y programas sustantivos.

    A la Secretaría se le otorgará el reconocimiento por presentar un mecanismo para la identificación y validación de siembra en los predios inscritos en el padrón del programa Producción para el Bienestar mediante el empleo de técnicas de percepción remota, análisis geoespacial y trabajo en campo.

    Las buenas prácticas que se desarrollan en el programa también permiten recabar información necesaria para la supervisión operativa en el marco del Procedimiento para la Supervisión de los Programas a cargo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

    Este mecanismo contribuye a la mejora del programa al lograr dos acciones relevantes: identificar la siembra de los predios beneficiados y detectar inconsistencias en la operación y brindar elementos para su corrección oportuna.

    Si bien el procedimiento para la supervisión de los programas de Agricultura tiene años funcionando, la innovación aplicada –que contribuyó a recibir este reconocimiento— corresponde al uso de imágenes satelitales para corroborar la siembra de los predios.

    Otra actualización está en el desarrollo de aplicaciones informáticas, lo que permite sustituir el uso de papel por el llenado remoto de información para la supervisión, ambas llevadas a cabo por el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), mediante la coordinación de la Dirección General de Operación y Explotación de Padrones y bajo el marco normativo de la supervisión, emitido por la Dirección General de Planeación y Evaluación.

    Fuente: SAGARPA 07 de octubre de 2020

  • Lunes, 21 de septiembre de 2020

    Fomenta Agricultura innovación tecnológica
    al servicio de los productores de México

  • El INIFAP promueve el desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles y servicios web en beneficio del sector productivo nacional.

    La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural impulsa el desarrollo e innovación tecnológica en sus centros de investigación con el fin de acercar el conocimiento aplicado en el campo a los productores de México, sobre todo a los de pequeña y mediana escala.

    Bajo esta dinámica de trabajo, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) trabaja en concentrar y distribuir bases de datos meteorológicas y generar aplicaciones para dispositivos móviles y servicios web en beneficio del sector productivo en México.

    Se trata de un principio de trabajo del Laboratorio Nacional de Modelaje y Sensores Remotos (LNMySR), donde el INIFAP administra los datos quinceminutales de 440 estaciones meteorológicas automáticas distribuidas en el territorio mexicano, que también emiten alertas fitosanitarias sobre la probabilidad de ocurrencia de plagas y enfermedades en una gama de sistemas producto.

    El laboratorio ofrece cursos y talleres presenciales y en línea donde se capacita a técnicos y productores, promueve la firma de convenios de colaboración para el intercambio de bases de datos climáticos, y trabaja de manera coordinada para mejorar la oferta de productos y servicios informáticos y desarrollos tecnológicos que impactan el campo en México.

    La fuerte asociación de los datos registrados en la Red Nacional de Estaciones Agrometeorológicas Automáticas, que administra el INIFAP, como punto toral en el proceso de validación de las salidas del pronóstico numérico.

    La relevancia del pronóstico numérico es fundamental, dado que el clima afecta las actividades agrícolas, y su obtención inicia con la recopilación de una serie de datos en el tiempo.

    En el proceso de generación del pronóstico se utilizan co-variables como el modelo de elevación digital y algunos recursos topográficos, se aplican pruebas de análisis de datos como regresión múltiple, redes neuronales y correlación canónica, con lo cual se asegura la precisión de los mapas de salida.

    El modelado numérico de las variables meteorológicas más asociadas con el seguimiento al dinamismo de los sistemas de producción es a escala nacional, cubre un periodo de cinco días, y se actualiza diariamente.

    Cada hora, el Laboratorio obtiene una radiografía climática del territorio nacional, incluidas las masas oceánicas, la frontera norte y la frontera sur.

    Con la infraestructura instalada en el laboratorio, comentó, se pueden obtener simulaciones de escala local o regional a un kilómetro. A esta resolución espacial los mapas temáticos son ideales para evaluar el dinamismo en el uso del suelo a través de la obtención de: indicadores sobre sequía, uso del agua, proximidad de eventos meteorológicos extremos de viento y lluvia, y la proveeduría de datos del clima a los sistemas para la medición del riesgo.

    En la gama de procesos físicos simulados destacan los ciclos estacionales y diurnos, flujos de calor sensible y latente, capa límite del planeta, gases de efecto invernadero, aerosoles, capa de hielo, dinamismo de la cubierta vegetal del suelo, circulación oceánica y ciclo biogeoquímico del carbono, entre otros.

    Fuente: SAGARPA 19 de septiembre de 2020

  • Jueves, 10 de septiembre de 2020

    Estadísticas a propósito de las personas formadas
    en las ciencias de la computación y las TIC en México

  • De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), México cuenta con casi 976 mil personas formadas en las ciencias de la computación y las tecnologías de la información y la comunicación, de las cuales 68% son hombres y 32% son mujeres.

    El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ofrece información estadística respecto a las personas formadas en ciencias de la computación y tecnologías de la información y la comunicación. Las primeras se ocupan de los algoritmos para comunicar información y las segundas se concentran en los aspectos de software y hardware de la tecnología informática centrándose en la creación, intercambio, acceso y seguridad de los datos digitales.

    Conforme a los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), correspondiente al primer trimestre de 2020, hay en México casi 976 mil personas formadas en estas áreas del conocimiento, de las cuales 43% tienen formación en ciencias de la computación y 57% en tecnologías de la información y la comunicación.

    Pertenecen a la población económicamente activa (PEA) poco más de 760 mil personas (78%). De cada 100 de estos profesionistas que desarrollan una actividad económica, 72 son hombres y 28 mujeres.

    Respecto a la ocupación que desempeñan, se tiene que 55% trabajan como profesionistas y técnicos, 14% participa en actividades de apoyo administrativo, 10% en tareas relacionadas con el comercio, 7% ejerce algún puesto de mando (funcionarios y directivos) y 6% laboran en el ámbito industrial o de la manufactura; el restante 8% presta sus servicios en otras actividades como transporte, servicios personales, servicios de protección o vigilancia o la agrícola.

    Perciben en promedio $69 pesos por hora y laboran en promedio 42 horas a la semana. De cada 100 trabajadores, 81 laboran 35 y más horas, 16 ejercen de 15 a 34 horas y tres lo hacen menos de 15 horas en el mismo lapso.

    Respecto a estas personas ocupadas que son subordinadas y remuneradas, 84 de cada 100 cuentan con la prestación de servicio médico, 89 de cada 100 con otro tipo de prestaciones y 70 de cada 100 con un contrato escrito de base, planta o tiempo indefinido.

    Fuente: INEGI 10 de septiembre de 2020

  • Martes, 25 de agosto de 2020

     

     

    Lanza PNUD Plataforma de Análisis para el
    Desarrollo para tomar decisiones basadas en evidencia