OCDE – Nueva base de datos de vivienda asequible

 

La OCDE, en conjunto con la Unión Europea, acaba de poner en marcha una base de datos en la que se analiza y se compara el estado de la vivienda asequible en los países pertenecientes a la Organización y a la Unión Europea.

 

La Affordable Housing Database (http://www.oecd.org/social/affordable-housing-database.htm) incluye 24 indicadores que cubren tres temas principales: el contexto del mercado de la vivienda, las condiciones de esta y las políticas públicas para lograr una vivienda asequible. Algunos indicadores son los siguientes: beneficios fiscales para los propietarios de las viviendas, subsidios para la vivienda, gasto público para apoyar viviendas de alquiler económico, estimados de la población sin hogar y costos de vivienda respecto a los ingresos.

 

En la base de datos se revelan los retos que los países afrontan para ofrecer vivienda asequible, factor de enorme importancia para reducir la pobreza y aumentar la igualdad de oportunidades, la inclusión social y la movilidad. El costo de vivienda constituye la partida individual de gasto más alta del presupuesto familiar y representa una gran carga financiera para las familias de bajos ingresos de muchos países. En promedio, en los países de la OCDE, cerca de 15% de los arrendatarios y 10% de quienes están pagando una hipoteca gastan más de 40% de su ingreso disponible en costos de vivienda (lea el documento de trabajo aquí). El porcentaje es mucho mayor para quienes perciben ingresos bajos: alrededor de 40% de las familias de bajos ingresos gastan más de 40% de sus ingresos, tanto en el caso de los que pagan una hipoteca como en el de los arrendatarios del sector privado. En Croacia, Chile, Grecia, Portugal, España, el Reino Unido y Estados Unidos, más de la mitad de las familias en el quintil más bajo de la distribución de ingresos gastan más de 40% de su ingreso disponible en alquiler.

 

Otra preocupación es la falta de espacio habitable suficiente, pues el hacinamiento en los hogares causa efectos negativos en la salud y en el rendimiento de los niños. En casi todos los países, la tasa de hacinamiento aumenta a medida que baja el ingreso familiar. En Hungría, México, Polonia y Rumania, las tasas de hacinamiento entre las familias ubicadas en el quintil más bajo son mayores en más de 40% de las familias. En cambio, en los países de habla inglesa, Bélgica, Estonia, Malta, Chipre, Corea, Japón, los Países Bajos, Portugal, España y Suiza, menos de una de cada 10 familias de bajos ingresos vive en condiciones de hacinamiento.

 

 

 

 

Fuente: OCDE 08.Febrero.2017