CEIEG.


Archivo de la categoría "Alimentación"

Martes, 13 de julio de 2021

Avances de siembras y cosechas y de la producción pecuaria

Avance mensual agrícola de cultivos estratégicos del campo; y volumen de producción para los diez principales especies/productos del subsector pecuario del país

Uno de los procesos más consistentes del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) es la obtención mensual de los productos estadísticos agropecuarios, que refleja parte de las atribuciones contenidas en su Reglamento Interior: normar la estadística a nivel nacional, integrar un sistema de generación de la información agropecuaria, supervisar el cumplimiento de la norma y el flujo de la información, así como difundir los productos estadísticos.

De esta manera, la publicación de los resultados de las mediciones de la producción agrícola y pecuaria, cumple con el objetivo de proveer de información oportuna a los productores y agentes económicos que participan en la producción y en los mercados agropecuarios, industriales y de servicio.

Producción mensual agrícola

Información de la producción agrícola que se publica para cultivos cíclicos y perennes; por modalidad hídrica; a nivel nacional, estatal y municipal; para 64 cultivos que representan poco más del 90 por ciento del valor de la producción. Comprende las variables de superficie sembrada y cosechada, volumen de producción y rendimiento, expresadas a través de diferentes unidades de medida, ya sea hectáreas, toneladas, gruesas y miles de litros.

Producción mensual ganadera

Estadística que pone a disposición de los usuarios el volumen de producción para los diez principales productos del subsector en el país; presenta cuadros a nivel nacional y estatal, además de los que se muestran por cada uno de los productos.

Fuente: SIAP 13 de julio de 2021

Lunes, 12 de julio de 2021

Valor de la canasta alimentaria junio de 2021

El valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) urbana pasó de $1,679.08 (junio de 2020) a $1,793.40 (junio de 2021), incrementó 6.8%, mientras que el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) rural pasó de $1,279.09 (junio de 2020) a $1,370.74 (junio de 2021), incrementó 7.2%.

Respecto a la variación mensual, El valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) urbana pasó de $1,778.98 (mayo de 2021) a $1,793.40 (junio de 2021), incrementó 0.8%, mientras que el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) rural pasó de $1,360.83 (mayo de 2021) a $1,370.74 (junio de 2021), incrementó 0.7%.

Fuente: CONEVAL 12 julio de 2021

Lunes, 12 de julio de 2021

El hambre aumenta a nivel mundial durante la pandemia

  • Unos 811 millones de personas, la décima parte de la población, padecen subalimentación en el mundo. La emergencia del COVID-19 agudizó la precariedad en la que viven las poblaciones más pobres. África es el continente con un mayor repunte del hambre. La ONU insta a transformar los sistemas alimentarios con el fin de erradicar el hambre para 2030.

    La crisis económica de 2020, derivada en gran parte de la pandemia de COVID-19, detonó uno de los mayores aumentos del hambre en el mundo en décadas, afectando a casi todos los países de renta baja y media. En algunas regiones -sobre todo en África y Asia- a esta recesión se aunaron otros factores, como los desastres relacionados con el clima, los conflictos o la combinación de ambos, incrementando enormemente la tasa de población desnutrida, revela un nuevo estudio interagencial de la ONU.

    El Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, elaborado de manera conjunta por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), cifra en 811 millones el número de personas subalimentadas en 2020, cerca de la décima parte de la población mundial.

    El aumento de individuos subalimentados de 2019 a 2020 alcanzó 118 millones con desigualdades regionales calificadas como “persistentes y preocupantes” por los autores del informe.

    Del número total de personas desnutridas en 2020, más de la mitad (418 millones) vive en Asia y más de un tercio (282 millones) en África, mientras que en América Latina y el Caribe habita el 8% (60 millones). En comparación con 2019, 46 millones más de personas en África, casi 57 millones más en Asia y alrededor de 14 millones más en América Latina y el Caribe, se vieron afectadas por el hambre en 2020.

    Estos datos significan que una de cada cinco personas (un 21% de la población) enfrentaba hambre en África en 2020, más del doble de la proporción de cualquier otra región, lo que representa un aumento de 3 puntos porcentuales en un año. Le siguieron América Latina y el Caribe (9,1%) y Asia (9%), con incrementos de 2 y 1,1 puntos porcentuales, respectivamente, entre 2019 y 2020.

    El reporte explica que el análisis del costo de los alimentos y la cantidad de personas que no pueden pagar una dieta saludable permite entender mejor la tendencia hacia la desnutrición en todas sus formas.

    Detalla que el alto costo de las dietas saludables, junto a los pronunciados niveles de desigualdad de ingresos, impidió que 3000 millones de personas pudieran acceder a una dieta saludable en 2019. La mayoría de esta gente vive en Asia (1850 millones) y África (mil millones). La dieta saludable también está fuera del alcance de millones de habitantes de América Latina y el Caribe (113 millones) y América del Norte y Europa (17,3 millones).

    Entre las poblaciones más afectadas por la desnutrición destacan los niños menores de cinco años. Si bien los datos específicos sobre este colectivo fueron limitados en 2020 y las estimaciones no necesariamente tienen en cuenta los efectos de la pandemia COVID-19, se calcula que 149,2 millones (22%) sufrieron retraso del crecimiento en 2020. Casi las tres cuartas partes de ellos viven en Asia central y meridional (37%) y África subsahariana (37%).

    Por otra parte, la obesidad en los adultos sigue creciendo, y la prevalencia mundial subió del 11,7% en 2012 al 13,1% en 2016. Todas las subregiones mostraron tendencias crecientes de la obesidad en adultos entre 2012 y 2016 y están lejos de cumplir el objetivo de la Asamblea Mundial de la Salud para 2025 de detener el aumento para 2025.

    El informe reconoce las dificultades de los países para garantizar que los sistemas de salud, alimentación, educación y protección social mantengan los servicios de nutrición esenciales mientras responden a la pandemia de COVID-19, y reporta que una encuesta sobre la situación de los niños durante la pandemia mostró que el 90% de las naciones (122 de 135) informaron un cambio en la cobertura de los servicios de nutrición clave en agosto de 2020.

    Aunque faltan datos sobre los resultados nutricionales para 2020, las proyecciones más moderadas apuntan a un escenario en el que 11,2 millones de niños menores de cinco años en países de ingresos bajos y medios se agregarían al total de los que padecen emaciación de 2020 a 2022 como consecuencia de la pandemia.

    Para los titulares de las agencias autoras del estudio, “los resultados de estos acontecimientos determinarán (…) la segunda mitad del Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición”, un compromiso mundial en materia de políticas todavía pendiente de concretarse.

    En su llamado a transformar los sistemas alimentarios como condición esencial para lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y poner las dietas saludables al alcance de todos, subraya la necesidad de políticas e inversiones que contrarresten los factores determinantes del hambre y la malnutrición.

    Fuente: ONU 12 de julio de 2021

  • Lunes, 12 de julio de 2021

    Informe de las Naciones Unidas: El año de la
    pandemia, dominado por un repunte del hambre mundial

  • El mayor aumento se registra en África. El mundo, que se encuentra en una coyuntura crítica, debe actuar ahora para invertir la situación para 2030.

    El hambre mundial empeoró de forma espectacular en 2020, según informaron las Naciones Unidas, y es probable que ello se deba en gran parte a la repercusión de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Aunque todavía no se ha cartografiado por completo el impacto de la pandemia*, en un informe preparado por varios organismos se estima que el año pasado estaba subalimentada cerca de la décima parte de la población mundial, lo cual puede suponer hasta 811 millones de personas. La cifra es indicio de que será preciso un esfuerzo tremendo para que el mundo cumpla su promesa de poner fin al hambre para 2030.

    La edición del año en curso de El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo es la primera evaluación mundial en su género realizada en tiempos de pandemia. La publicación del informe es obra conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

    Ya a mediados del decenio de 2010 el hambre había empezado a aumentar sigilosamente, frustrando las esperanzas de una disminución irreversible. Resulta perturbador que en 2020 el hambre se disparara en términos tanto absolutos como relativos superando al crecimiento demográfico: se estima que el año pasado padeció subalimentación cerca del 9,9 % de la población total, frente al 8,4 % registrado en 2019.

    Más de la mitad de la población subalimentada (418 millones de personas) vive en Asia; más de un tercio (282 millones) vive en África, y una proporción inferior (60 millones) vive en América Latina y el Caribe. Sin embargo, el aumento más acusado del hambre se registró en África, donde la prevalencia estimada de la subalimentación (21 % de la población) supera en más del doble a la de cualquier otra región.

    El año 2020 también fue sombrío en relación con otras mediciones. Globalmente, más de 2 300 millones de personas (el 30 % de la población mundial) carecieron de acceso a alimentos adecuados durante todo el año: este indicador, conocido como prevalencia de la inseguridad alimentaria moderada o grave, se disparó en un año tanto como en los cinco años anteriores combinados. La desigualdad de género se agudizó: en 2020, por cada 10 hombres que padecían inseguridad alimentaria, había 11 mujeres que la padecían (frente a 10,6 en 2019).

    Persistió la malnutrición en todas sus formas, que se cobró un precio alto entre los niños: se estima que en 2020 más de 149 millones de menores de 5 años padecieron retraso del crecimiento (su estatura era demasiado baja para su edad); más de 45 millones padecieron emaciación (su delgadez era excesiva para su altura), y casi 39 millones sufrieron sobrepeso***. No menos de 3 000 millones de adultos y niños seguían sin poder acceder a dietas saludables, en gran parte a causa de los costos excesivos. Casi un tercio de las mujeres en edad reproductiva padece anemia. A escala mundial, pese a los avances en algunos aspectos (por ejemplo, se alimenta a más niños pequeños exclusivamente con leche materna), el mundo no va camino de cumplir para 2030 las metas correspondientes a ninguno de los indicadores en materia de nutrición.

    A partir de las tendencias actuales, en El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo se estima que el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (Hambre cero de aquí a 2030) quedará incumplido por un margen de casi 660 millones de personas. De esta cifra total, puede que unos 30 millones se deban a los efectos duraderos de la pandemia.

    Como se indicaba en el informe del año pasado, la transformación de los sistemas alimentarios es esencial para lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y poner las dietas saludables al alcance de todos. En la edición del año en curso se pasa a exponer seis “vías de transformación” que, según afirman los autores, se basan en “un conjunto coherente de carteras de políticas e inversiones” dirigidas a contrarrestar los factores que determinan el hambre y la malnutrición.

    Fuente: FAO 12 de julio de 2021

  • Lunes, 12 de julio de 2021

    Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC)

    Cifras durante junio 2021

    A tasa anual (junio 2021 vs mismo mes de 2020), el subíndice de alimentos, bebidas y tabaco que representa 30% del INPC se incrementó 6.3%, es inferior al aumento observado en 2020, cuando fue de 7.0%, y mayor al registrado para el INPC general que aumentó 5.9% (en 2020 el incremento del INPC general fue de 3.3% y en 2019 de 3.9%). En la variación mensual (junio 2021 vs mayo del mismo año) el INPC general y el de alimentos, bebidas y tabaco se incrementaron 0.5% cada uno, en tanto que el de alimentos aumentó 0.6 por ciento.

    El precio de los energéticos es determinante en el comportamiento del INPC general, se observan aumentos anuales de 21.9% en la gasolina de alto octanaje, en la de bajo octanaje (15.1%), gas doméstico LP (30.6%) y gas natural 7.8 por ciento. Mientras que el costo de electricidad es de los más estables, con un incremento anual, durante junio de 2021, de 4.5%. A pesar de los aumentos referidos de dos dígitos, también es cierto que el promedio de todas las variaciones anuales, durante los meses de enero a diciembre de 2019 y 2020, fueron bastante conservadoras: con caída de 4.0% en 2019 y aumento de 4.4% en 2020, para gas LP; para el gas natural fue un incremento promedio de 5.4% en 2019, pero una caída de 2.6% en 2020; la gasolina de alto octanaje observó crecimientos de 4.5% en 2019, compensados con disminuciones de 9.8% en 2020; y, por último, la gasolina de bajo octanaje registró incrementos anuales de 5.5% en 2019, los cuales fueron 7.7% negativos durante 2020.

    En la composición del INPC, los productos agrícolas representan 5.1% y los pecuarios 6.6 por ciento. Los agrícolas con mayor participación en el índice son jitomate, “papa y otros tubérculos”, frijol y manzana.

    •La producción de papa, en mayo 2021, fue de 187 mil 607 toneladas, representa un incremento de 6.9%, en comparación con mayo del año anterior (175 mil 450 toneladas) que refiere doce mil 157 toneladas más, contribuyendo a que el precio del tubérculo disminuya.

    En el quinto mes de 2021, la producción de chile verde fue de 170 mil 807 toneladas, representa un incremento de 15.8% en comparación con abril del mismo año (147 mil 474 toneladas) contribuyendo a que el precio de la hortaliza disminuyera.

    En el caso de calabacita, la producción de mayo aumentó 92.2%, significa 34 mil 361
    toneladas más respecto del mismo mes del año anterior, lo que es un factor para la disminución en el precio de la hortaliza.

    En mayo, la producción de naranja fue de 627 mil 276 toneladas, representa un
    incremento de 21.1% en comparación con el mismo mes del año anterior (518 mil 182 toneladas) lo que abona para que el precio del cítrico disminuya.

    Por lo que se refiere a productos pecuarios, la mayoría registraron incremento en sus precios: carne de pollo 18.8%, carne de cerdo 16.8%, carne de res 9.2%, “leche pasteurizada y fresca” 5.9%, mientras que huevo disminuyó 2.7 por ciento.

    Al cierre de mayo de 2021, el precio de carne de pollo en canal fue de 35.16 pesos por kilo, 3.0% mayor al mismo mes del año pasado. La cotización de la carne en canal de bovino se incrementó 1.2%, al compararse con similar mes de 2020, cuando cotizó en 69.79 pesos por kilogramo. El litro de leche se pagó en la zona de producción a 6.96 pesos, 3.4% mayor a mayo de 2020. El precio de carne de cerdo, en canal, fue de 46.30 pesos por kilogramo, que refiere incremento de 2.8% respecto de mayo de 2020, cuando se cotizó en 45.06 pesos
    por kilogramo. Por su parte, el precio pagado al productor de huevo disminuyó 3.0%, comparado con el mismo mes de 2020.

    La producción estimada de huevo 2021, indica que se obtendrán tres millones toneladas de la proteína; 0.3% más comparado con lo generado el año anterior. Además, se espera que la producción de carne de pollo en canal llegue a 3.7 millones de toneladas en el país; 2.1% mayor a la obtenida en 2020.

    En conjunto la carne de res, pollo, cerdo y huevo tienen una participación de 5.0% en el INPC.

    Fuente: SIAP 09 de julio de 2021

    Jueves, 8 de julio de 2021

    Inflación en México se mantiene en el nivel de 5.8% en junio

  • Con el registro de junio se hilan cuatro meses fuera del objetivo del banco central, con una cifra muy por encima del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/-1 punto porcentual.

    Durante el sexto mes del 2021, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una variación anual de 5.88%, de acuerdo con el informe presentado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

    Dicha cifra continúa muy por arriba del objetivo del Banco de México (Banxico), que es de 3% +/-1 punto porcentual; además, con el registro del mes de junio, se hilan cuatro meses fuera del objetivo del banco central.

    Estas cifras muestran que la industria automotriz, especialmente las plantas productivas instaladas en México, ha reactivado casi el totalidad de sus operaciones bajo los protocolos sanitarios. Aunque las restricciones sanitarias todavía condicionan la recuperación total, ya se observan importantes avances.

    El Inegi también informó que el INPC registró una aceleración de 0.53% respecto al mes de mayo.

    Por otro lado, el índice de precios subyacente (aquel que elimina de sus cálculos los bienes y servicios con precios más volátiles) consignó una aceleración de 4.58% anual, mientras que el índice de precios no subyacente presentó un alza de 10% anual.

    De igual forma, señaló que al interior del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios aceleraron 0.05%, mientras que el precio de los energéticos y de las tarifas autorizadas por el gobierno incrementaron 0.71 por ciento.

    De acuerdo con las cifras publicadas por el Inegi, el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) Total, que incluye al petróleo, registró en junio un incremento de 7.13% anual, “en igual mes del 2020 disminuyó 0.13% mensual y aumentó 2.68% anual”, señaló el instituto.

    El Inegi informó que los precios de las actividades primarias crecieron 0.54%, las actividades secundarias 1.16% y las Terciarias 0.56% a tasa mensual.

    Por su parte, el índice de Mercancías y Servicios de Uso Intermedio, que incluye al petróleo, registró una tasa anual de 10.69%, mientras que el Índice de Mercancías y Servicios Finales, que también incluye al petróleo, presentó un crecimiento de 5.78% anual, los registros pertenecen al sexto mes del 2021.

    Fuente:EL ECONOMISTA 08 de julio de 2021

  • Jueves, 8 de julio de 2021

    Inflación en México: los 10 productos con mayor incidencia en el INPC

  • En los productos que tuvieron la mayor incidencia en el INPC se encuentran algunos agropecuarios básicos de la canasta básica nacional como el jitomate y las tortillas de maíz, así como el gas doméstico LP, el más usado por los hogares mexicanos.

    Durante el mes de junio del 2021 se registró una tasa interanual de inflación de 5.88% a nivel nacional, prácticamente el mismo nivel presentado el mes previo. El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) continúa siendo presionado por el componente no subyacente, que incluye a los agropecuarios y los energéticos, en donde se han registrado las alzas más importantes en el nivel de precios.

    La inflación se ha convertido en los meses recientes en uno de los indicadores económicos que más preocupan a los mercados por su tendencia de aceleración en todo el mundo. Sólo en un mes, por ejemplo, el nivel general de precios al consumidor en México incrementó 0.53 por ciento.

    Aquí una lista de los productos con alzas y bajas más importantes durante este lapso de mayo a junio del 2021: Jitomate: +18.94%, Naranja: +18.53%, Transporte aéreo: +15.10%, Gas doméstico LP: +2.91%, Carne de cerdo: +2.70%, Tortilla de maíz: +1.72%, Carne de res: +1.00%, Loncherías, fondas, taquerías y torterías: +0.99%, Restaurantes: +0.74%, Vivienda propia: +0.17%.

    En contraparte, algunos productos del INPC registraron bajas en el nivel general de precios dando aire al índice general: Pepino: -24.99%, Chile serrano: -22.60%, Uvas: -16.55%, Tomate verde: -15.21%
    Limón: -15.17%, Chiles frescos: -8.51%, Huevo: -7.23%, Papaya: -6.53%, Plátanos: -3.08%, Pollo: -0.65%

    Fuente:EL ECONOMISTA 08 de julio de 2021

  • Jueves, 8 de julio de 2021

    Los precios mundiales de los alimentos
    caen por primera vez en 12 meses

  • El índice de precios de los alimentos de la FAO cayó un 2,5 % en junio, tras un año de aumentos consecutivos

    Los precios mundiales de los productos alimenticios cayeron en junio por primera vez en 12 meses, de acuerdo con un informe de referencia de las Naciones Unidas.

    El índice de precios de los alimentos de la FAO se situó en junio de 2021 en un promedio de 124,6 puntos, es decir, un 2,5 % menos que en mayo, pero aun así un 33,9 % por encima de su nivel en el mismo período del año pasado. El descenso de junio constituyó la primera caída del índice tras 12 aumentos mensuales consecutivos.

    El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO cayó un 9,8 % en el mes, marcando el nivel más bajo en cuatro meses. Esta importante caída intermensual refleja principalmente el descenso de los precios internacionales de los aceites de palma, soja y girasol.

    El índice de precios de los cereales de la FAO registró una caída más moderada, del 2,6 %, desde mayo, pero se mantuvo un 33,8 % por encima de su valor de junio de 2020. Los precios internacionales del maíz disminuyeron un 5,0 %, principalmente por la caída de los precios en la Argentina debido al aumento de la oferta derivado de las últimas cosechas como resultado de unos rendimientos mayores de lo previsto anteriormente. En junio los precios internacionales del trigo descendieron ligeramente, en un 0,8 %, con un panorama mundial favorable respaldado por la mejora de las perspectivas sobre la producción en muchos de los principales países productores, lo cual compensó casi por completo la presión al alza derivada de las condiciones secas que afectaron a los cultivos en América del Norte.

    El índice de precios de los productos lácteos de la FAO cayó un 1 % en junio y se situó en 119,9 puntos. Cayeron asimismo las cotizaciones internacionales de todos los productos lácteos representados en el índice, siendo la mantequilla la que registró la mayor caída, a causa de un rápido descenso de la demanda mundial de importaciones y de un ligero aumento de las existencias, especialmente en Europa.

    El índice de precios del azúcar de la FAO evolucionó de forma contraria a la tendencia general de los precios de los alimentos, con una subida intermensual del 0,9 % que representa el tercer aumento mensual consecutivo y un nuevo máximo de varios años. La incertidumbre sobre las repercusiones de las condiciones atmosféricas desfavorables en el rendimiento de los cultivos en el Brasil, el mayor exportador de azúcar del mundo, ejerció una presión al alza sobre los precios.

    El índice de precios de la carne de la FAO también subió un 2,1 % en el mes de junio, con lo que continuaron los aumentos por noveno mes consecutivo y el índice se ubicó un 15,6 % por encima del valor registrado en el mismo mes del año pasado, pero aun así un 8,0 % por debajo del máximo alcanzado en agosto de 2014.

    El pronóstico de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2021 se ha reducido marginalmente, ubicándose en 2 817 millones de toneladas, de acuerdo con la última Nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales, publicada hoy. Con todo, la cifra sigue siendo un 1,7 % (47,8 millones de toneladas) mayor que en 2020 y supondría un nuevo récord.

    El pronóstico acerca de la producción mundial de cereales secundarios se ha recortado a 1 513 millones de toneladas, es decir, 3 millones de toneladas por debajo de las expectativas del mes pasado. La mayor parte del descenso previsto a nivel mundial obedece a una reducción importante del pronóstico sobre la producción de maíz en el Brasil, a raíz de los períodos prolongados de tiempo seco que han hecho caer las expectativas de rendimiento.

    La producción mundial de trigo en 2021 se ha rebajado en 1 millón de toneladas, cifrándose en 784,7 millones de toneladas, pese a lo cual representa un aumento interanual del 1,2 %, al empeorar las perspectivas de rendimiento en el Cercano Oriente por las condiciones atmosféricas secas.

    Por el contrario, el pronóstico sobre la producción mundial de arroz en 2021 ha sufrido un ligero ajuste al alza desde junio, y actualmente se prevé una cosecha récord de 519,5 millones de toneladas de arroz en 2021, es decir, un 1,0 % más que en 2020.

    La utilización mundial de cereales en 2021/22 se ha rebajado en 15 millones de toneladas respecto del mes anterior y asciende ahora a 2 810 millones de toneladas, cifra que pese a todo representa un 1,5 % más que en 2020/21. La revisión a la baja obedece en gran medida a una utilización de maíz como pienso en China menor de lo previsto anteriormente.

    Actualmente, tras una pronunciada revisión al alza, se prevé que las reservas mundiales de cereales al cierre de las campañas en 2021/22 superarán sus niveles de apertura por primera vez desde 2017/18, alcanzando los 836 millones de toneladas, es decir, un 2,4 % más que el nivel relativamente ajustado del año pasado. El aumento previsto de las reservas de maíz en China explica la mayor parte de la revisión al alza de este mes de las existencias mundiales de cereales. El último pronóstico de la FAO sobre el comercio mundial de cereales en 2021/22 se ha incrementado ligeramente desde junio y actualmente se ubica en el récord de 472 millones de toneladas, fundamentalmente a causa de la probabilidad de que las cuantiosas compras de maíz por parte de China lleven el comercio mundial de maíz a un nivel sin precedentes.

    Los efectos de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), sobre todo en términos de pérdida de ingresos, han agravado las vulnerabilidades e incrementado los niveles existentes de inseguridad alimentaria, de acuerdo con el último informe Perspectivas de cosechas y situación alimentaria. La FAO calcula que 45 países de todo el mundo -34 de África, dos de América Latina y el Caribe y nueve de Asia- necesitan asistencia alimentaria exterior, y los conflictos y las perturbaciones relacionadas con el clima siguen favoreciendo los altos niveles de inseguridad alimentaria grave.

    En el informe Perspectivas de cosechas y situación alimentaria también se ofrecen los datos más recientes relativos a los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos (PBIDA). De acuerdo con las estimaciones más recientes, se prevé que la producción total de cereales de los 47 PBIDA disminuirá un 2,1 % en 2021 hasta ubicarse en 190 millones de toneladas. La caída se debe sobre todo al debilitamiento de la producción previsto en los países asiáticos del Cercano Oriente, especialmente en el Afganistán y la República Árabe Siria, donde las prolongadas condiciones de sequía generalizada redujeron los rendimientos y afectaron a las perspectivas de producción de este año. En cuanto a los PBIDA de África, se prevé que la escasez de precipitaciones en Somalia provocará un descenso considerable de la producción, y también es probable que se produzcan ligeras reducciones en varios países de África occidental, donde los conflictos siguen erosionando la capacidad productiva de los hogares que se dedican a la agricultura. En los países de África austral, se prevé que los aumentos de la producción mejorarán la disponibilidad de alimentos en los hogares y compensarán en parte algunos efectos negativos de la pandemia de la COVID-19.

    Fuente: FAO 08 de julio de 2021

  • Miércoles, 7 de julio de 2021

    El desarrollo de capacidades tecnológicas puede ayudar a
    los países a escapar de la dependencia de productos básicos

  • Aproximadamente el 64% de las economías en desarrollo dependen de la exportación de bienes primarios y la mayoría corre el riesgo de continuar por un camino de dependencia de los productos básicos a menos que adopten una transformación estructural impulsada por la tecnología.

    Los países en desarrollo cuyas economías dependen de los productos básicos deben mejorar su capacidad tecnológica para escapar de la trampa que deja a la mayoría de sus poblaciones en la pobreza y la vulnerabilidad, dice el Informe sobre productos básicos y desarrollo 2021 de la UNCTAD.

    Aproximadamente dos tercios de los países en desarrollo dependían de los productos básicos en 2019, lo que significa que al menos el 60% de sus ingresos por exportaciones de mercancías provinieron de productos primarios, como cacao, café, cobre, algodón, litio y petróleo.

    El informe, “Salir de la trampa de la dependencia de los productos básicos mediante la tecnología y la innovación”, destaca la correlación entre la baja capacidad tecnológica y la alta dependencia de los productos básicos.

    Advierte que la mayoría de los 85 países en desarrollo dependientes de productos básicos (CDDC) permanecerán atrapados en el futuro previsible a menos que pasen por “un proceso de transformación estructural habilitada por la tecnología”.

    Aproximadamente el 95% de los países que dependían de los productos básicos en 1995 siguieron siéndolo en 2018, según el informe.

    El análisis del informe muestra que las probabilidades de dependencia de los productos básicos están fuertemente asociadas con los bajos niveles de tecnología.

    La transformación estructural impulsada por la tecnología debe ser realista y estar guiada por planes, objetivos y prioridades nacionales de desarrollo.

    El informe recomienda identificar nuevos sectores cercanos en el actual espacio productivo nacional y luego diseñar políticas focalizadas para promover la innovación, ya sea mejorando el producto o el proceso de producción.

    La diversificación en sectores más dinámicos podría requerir que los CDDC den “grandes saltos” en innovación, y el informe dice que algunas de las tecnologías necesarias deberán aprenderse o transferirse desde el extranjero.

    El proceso de transferencia de tecnología debe adaptarse a los contextos locales y podría financiarse a través de fondos especiales creados para tal fin, como es el caso del Acuerdo de París, según el informe.

    Dice: “Si el Acuerdo de París fuera el marco modelo, los países desarrollados tendrían que proporcionar e informar sobre la transferencia de tecnología y el apoyo para la creación de capacidad a los países en desarrollo que dependen de los productos básicos, sobre la base de la evaluación de las necesidades de cada uno de los países en desarrollo que dependen de los productos básicos”.

    Fuente: UNCTAD 07 de julio de 2021

  • Martes, 6 de julio de 2021

    La OCDE y la FAO presenta las tendencias de producción,
    consumo, comercio y precios para la próxima década

    Con menos de 10 años hasta la fecha límite de 2030 para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, los gobiernos deben redoblar sus esfuerzos para cumplir con los objetivos ambientales y de seguridad alimentaria mundial, según un nuevo informe publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. las Naciones Unidas (FAO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

    La Perspectiva Agrícola OCDE-FAO 2021-2030 ofrece a los responsables de la formulación de políticas una evaluación consensuada de las perspectivas a diez años de los 40 principales productos agrícolas y pesqueros a nivel regional, nacional y mundial, analizando los impulsores del rendimiento en los mercados agroalimentarios y ayudar a informar el análisis y la planificación de políticas prospectivas. Las proyecciones de línea de base de Outlook describen las tendencias esperadas basadas en las políticas existentes, destacando áreas donde se necesita un esfuerzo adicional para cumplir con los ODS.

    Garantizar la seguridad alimentaria y las dietas saludables para una población mundial en crecimiento seguirá siendo un desafío. Se prevé que la demanda mundial de productos básicos agrícolas, incluso para su uso como alimento, pienso, combustible e insumos industriales, crecerá a un 1,2% anual durante la próxima década, aunque a un ritmo anual más lento que durante la década anterior. Se espera que las tendencias demográficas, la sustitución de carne roja por aves de corral en muchas naciones ricas y de ingresos medios, y un auge en el consumo de lácteos per cápita en el sur de Asia den forma a la demanda futura.

    Las mejoras en la productividad serán clave para alimentar a una población mundial en crecimiento, que se prevé que alcance los 8.500 millones en 2030, de forma sostenible. De los aumentos en la producción mundial de cultivos previstos para 2030, se prevé que el 87 por ciento provenga del crecimiento del rendimiento, mientras que el 6 por ciento provenga del uso ampliado de la tierra y el 7 por ciento del aumento en la intensidad de los cultivos. De manera similar, se prevé que una gran parte de la expansión proyectada de la producción ganadera y pesquera resultará de aumentos de productividad. Sin embargo, también se espera que la ampliación del rebaño contribuya significativamente al crecimiento de la producción ganadera en las economías emergentes y los países de bajos ingresos.

    El comercio seguirá siendo fundamental para la seguridad alimentaria mundial, la nutrición, los ingresos agrícolas y la lucha contra la pobreza rural. En promedio en todo el mundo, alrededor del 20 por ciento de lo que se consume en el país se importa. De cara a 2030, se prevé que las importaciones representen el 64 por ciento del consumo interno total en la región del Cercano Oriente y África del Norte, mientras que se espera que la región de América Latina y el Caribe exporte más de un tercio de su producción agrícola total.

    A nivel mundial, se proyecta que la disponibilidad total de alimentos crecerá en un 4 por ciento durante la próxima década para llegar a poco más de 3000 calorías por persona por día. Se proyecta que el consumo per cápita de grasas crecerá más rápido entre los principales grupos de alimentos, debido al mayor consumo de alimentos procesados ​​y precocinados y una creciente tendencia a comer fuera del hogar, ambos asociados con la urbanización en curso y la creciente participación de las mujeres en la fuerza laboral. La escasez de ingresos y la inflación de los precios de los alimentos a raíz de la pandemia de COVID-19 están reforzando esta tendencia.

    A mediano plazo, el clima, el crecimiento económico y la distribución de los ingresos, la demografía y los cambios en los patrones alimentarios, los avances tecnológicos y las tendencias políticas influirán en los precios de los alimentos y la agricultura. Si bien el índice de precios de los alimentos de la FAO ha aumentado considerablemente el año pasado, se espera que estos aumentos sean seguidos por un período de ajuste a la baja. Las perspectivas proyectan que los precios de los alimentos reanudarán una trayectoria de descenso gradual en términos reales, en consonancia con la desaceleración del crecimiento de la demanda y los aumentos esperados de la productividad.

    Si bien las Perspectivas se centran en las tendencias a mediano plazo, una amplia gama de factores pueden generar las condiciones para las fluctuaciones de precios a corto plazo en los mercados agrícolas. Por ejemplo, la evolución de los mercados de energía, que afectan los precios de los insumos, y la mayor volatilidad de los precios de los cereales asociada con la creciente participación de mercado de algunos países, contribuyen a las diferencias entre los precios proyectados y observados.

    Fuente: OECD 05 de julio de 2021

    Lunes, 5 de julio de 2021

    Las Perspectivas agrícolas de la OCDE-FAO presentan tendencias
    producción, consumo, comercio y precios para el próximo decenio

  • Los sistemas agroalimentarios mundiales deben transformarse para alcanzar los ODS para 2030

    A menos de 10 años de la fecha límite de 2030 para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, los gobiernos deben redoblar sus esfuerzos para alcanzar las metas mundiales relativas a la seguridad alimentaria y el medio ambiente, según un nuevo informe presentado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

    En las Perspectivas agrícolas 2021-2030 de la OCDE-FAO se ofrece a los responsables de la formulación de políticas una evaluación de consenso de las perspectivas a lo largo de los próximos 10 años para 40 productos agrícolas y pesqueros principales en los planos regional, nacional y mundial, y se analizan los factores del rendimiento de los mercados agroalimentarios, lo que ayuda a fundamentar los análisis y la planificación prospectivos en materia de políticas. Las proyecciones de referencia de las Perspectivas describen las tendencias previstas sobre la base de las políticas existentes, destacando las esferas en las que se requiere un esfuerzo adicional para cumplir los ODS.

    Garantizar la seguridad alimentaria y una dieta saludable para una población mundial creciente seguirá siendo un desafío. Se prevé que la demanda mundial de productos agrícolas -lo que incluye aquellos utilizados como alimentos, piensos, combustibles e insumos industriales- crezca un 1,2 % anual durante el próximo decenio, aunque a un ritmo anual más lento que durante el decenio anterior. Según las previsiones, las tendencias demográficas, la sustitución de la carne de ave por carnes rojas en los países ricos y en muchos países de ingresos medianos, y el auge del consumo per capita de productos lácteos en Asia meridional determinarán la demanda futura.

    La mejora de la productividad será fundamental para alimentar de forma sostenible a una población mundial cada vez mayor, que se prevé que alcanzará los 8 500 millones de personas en 2030. De los incrementos de la producción mundial de cultivos previstos para 2030, se estima que el 87 % procederá del aumento del rendimiento, mientras que el 6 % se deberá a la expansión del uso de las tierras y el 7 % al aumento de la intensidad de los cultivos. Del mismo modo, se espera que una gran parte de la expansión prevista de la producción ganadera y pesquera sea el resultado de aumentos de la productividad. Sin embargo, también se espera que la ampliación de los rebaños contribuya significativamente al crecimiento de la producción ganadera en las economías emergentes y en los países de ingresos bajos.

    El comercio seguirá siendo fundamental para la seguridad alimentaria, la nutrición, los ingresos agrícolas y la lucha contra la pobreza rural a nivel mundial. En promedio en todo el mundo, alrededor del 20 % de lo que se consume en cada país es importado. De cara a 2030, se prevé que las importaciones representen el 64 % del consumo interno total en la región de Cercano Oriente y África del Norte, mientras que se espera que la región de América Latina y el Caribe exporte más de un tercio de su producción agrícola total.

    Se prevé que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura aumenten un 4 % en los próximos 10 años, sobre todo debido al aumento de la producción ganadera, a pesar de que se espera que las emisiones por unidad de producción -la intensidad de carbono de la producción- disminuyan en gran medida durante el período.

    A nivel mundial, se prevé que la disponibilidad total de alimentos aumente un 4 % en el próximo decenio, hasta alcanzar algo más de 3 000 calorías por persona y día. Se prevé que el consumo per capita de grasas sea el que más crezca entre los principales grupos de alimentos, debido al mayor consumo de alimentos elaborados y de fácil preparación y a la creciente tendencia a comer fuera de casa, ambos relacionados con la urbanización continua y el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo. La escasez de ingresos y la inflación de los precios de los alimentos tras la pandemia de la COVID-19 están reforzando esta tendencia.

    En los países de ingresos altos, no se prevé que la disponibilidad de alimentos per capita aumente significativamente respecto a sus niveles ya elevados. Sin embargo, el crecimiento de los ingresos y las cambiantes preferencias de los consumidores darán paso a una mayor sustitución de los alimentos básicos y edulcorantes por alimentos de mayor valor, como frutas y hortalizas y, en menor medida, productos de origen animal.

    En los países de ingresos bajos, se prevé que la disponibilidad de alimentos aumente en un 3,7 %, lo que equivale a 89 calorías por persona y día, constituidas principalmente por alimentos básicos y edulcorantes. Las restricciones económicas limitarán el aumento del consumo de productos de origen animal, frutas y hortalizas. Debido a las limitaciones de ingresos, se prevé que el consumo per capita de proteínas de origen animal disminuya ligeramente en África subsahariana, una región cuya autosuficiencia en cuanto a los principales productos alimentarios se prevé que disminuya para 2030, según las tendencias actuales.

    A medio plazo, las condiciones meteorológicas, el crecimiento económico y la distribución de los ingresos, los factores demográficos y los cambios en los hábitos alimentarios, los avances tecnológicos y las tendencias en materia de políticas determinarán los precios de los alimentos y los productos agrícolas. Aunque el Índice de precios de los alimentos de la FAO ha registrado un importante aumento en el último año, se espera que estos aumentos vayan seguidos de un período de ajuste a la baja. Según las previsiones de las Perspectivas, los precios de los alimentos retomarán una trayectoria gradualmente descendente en valores reales, en consonancia con la desaceleración del crecimiento de la demanda y los aumentos de productividad previstos.

    Fuente: FAO 05 de julio de 2021

  • Lunes, 5 de julio de 2021

    Precios al consumidor

  • La inflación anual de la OCDE aumenta a 3.8% en mayo de 2021

    La inflación interanual en el área de la OCDE aumentó a 3.8% en mayo de 2021, en comparación con 3.3% en abril. Los precios de la energía aumentaron un 18,6% en mayo, la tasa más alta desde septiembre de 2008, en comparación con el 16,3% de abril.

    No obstante, la inflación de los precios de los alimentos siguió desacelerándose hasta el 1,4%, frente al 1,6% de abril. La evolución de los precios de la energía y los alimentos está relacionada en gran medida con los efectos del año base y con el impacto de la pandemia de COVID-19 hace un año.

    La inflación anual de la OCDE, excluidos los alimentos y la energía, también aumentó significativamente hasta el 2,9% en mayo, en comparación con el 2,4% de abril, la tasa más alta desde agosto de 2002.

    Fuente: OECD 05 de julio de 2021

  • Martes, 29 de junio de 2021

    Reporte mensual de Precios Internacionales
    de productos agrícolas abril 2021

    Reporte gráfico que muestra la evolución de los precios físico y de futuro de los principales productos que se comercializan en el mercado internacional.

    Maíz blanco y amarillo (dólares/ton)

    El precio de maíz amarillo, puesto en el Golfo de Estados Unidos, mantiene la tendencia alcista, de modo que en abril de 2021 llegó a 266 dólares por tonelada, 80.9% más en comparativo anual y 8.0% más respecto al mes previo. El más reciente reporte del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), correspondiente a mayo de 2021, mantiene su buena perspectiva para el ciclo de mercado 2020/21, ya que estima una producción mundial de maíz grano de 1,128.5 millones de toneladas, 1.0% más vs el ciclo de mercado anterior, en tanto que para 2021/22 proyecta un incremento anual de 5.4%. Estados Unidos, principal abastecedor del grano para México, podría llegar a 360.3 millones de toneladas cosechadas para el ciclo de mercado 2020/21, 4.1% más que en 2019/20. Los referentes futuros muestran tendencia a la baja, con una cotización de 224 dólares por tonelada para septiembre de 2021, es 14.2% menos vs el futuro de julio de 2021.

    Trigo suave (dólares/ton)

    Para abril de 2021 el comportamiento de los precios físicos y futuros de trigo grano de EE.UU. (invierno rojo, no. 2, suave) de exportación, en los puertos del Golfo, muestran cierta estabilidad
    respecto al mes previo, aunque, de cualquier manera, el físico se mantiene como el más alto en la serie disponible, desde enero de 2016. En abril de 2021 el físico cerró en 281 dólares por cada mil kilos, fue 26.9% más caro en comparativo anual y 3.2% por arriba del mes anterior. Los futuros a mayo de 2021, por su parte, son por 235 dólares la tonelada, es 15.5% menos comparado contra el físico de abril de 2021 y prácticamente se mantiene en el mismo nivel del futuro de septiembre de 2021.

    Sorgo amarillo (dólares/ton)

    El precio del sorgo amarillo de EE.UU. No. 2, cotizado F.O.B. en puertos del Golfo, parece imparable en su tendencia a la alza, iniciada desde mediados de junio de 2020, así en marzo de 2021 alcanza un nuevo máximo histórico, de 314 dólares por tonelada; son 14 dólares más por cada tonelada, comparado contra el mes anterior, y es 91.0% más alto que el del mismo mes de 2020.

    Frijol americano (dólares/ton)

    El precio de frijol negro, cotizado al mayoreo en North Dakota/Minnesota, EE.UU., para abril de 2021, continúa con su tendencia al alza, con una cotización de 1,666 dólares por tonelada, que dio lugar a un incremento anual de 74.9% que lo ubica como el mayor aumento para todos los meses de la serie
    disponible desde enero de 2016.

    El frijol pinto al mayoreo, ofertado en North Dakota/Minnesota, EE.UU., sigue la tendencia del frijol negro y, para abril de 2021, se cotizó en 2,303 dólares por tonelada, fue 90.0% mayor al del mismo mes de 2020.

    Soya amarilla (dólares/ton)

    Para abril de 2021 se mantiene la tendencia alcista del precio de la soya amarilla, iniciada en agosto de 2020, con una cotización de 559 dólares por tonelada, la cual fue 1.2% mayor a la de un mes antes y resultó 83.1% más cara en comparativo anual. La especulación en el precio de la soya se ha mantenido a pesar de que los estimados de mayo 2021, elaborados por el USDA, muestran suficiente oferta internacional, para el cierre del ciclo 2020/21, con 363 millones de toneladas, es 6.9% más que lo obtenido en el ciclo anterior. El USDA también mantiene un estimado optimista para la producción de China, con 19.6 millones de toneladas, 8.3% más que en el ciclo anterior, con un incremento de sólo 1.5% más en las importaciones, las cuales podrían cerrar en 10 millones de toneladas al terminar el ciclo 2020/21, de modo que tal hecho no debería ser excusa para el incremento en la cotización del insumo.

    Café verde (dólares/ton)

    Durante abril de 2021, el precio físico promedio de café verde, reportado como Indicador Compuesto de la Organización Internacional del Café (OIC), mantiene la tendencia alcista iniciada en septiembre de 2020, de modo que llega a 2,691 dólares por tonelada, con ello superó con 37 dólares al referente de un mes antes y creció 12.1% en comparativo anual. A pesar de dicho crecimiento, de abril de 2021, todavía resulta 6.4% menor al pico del mismo mes de 2017, cuando llegó a 2,875 dólares por tonelada. Además, la cotización de abril de 2021 es 18.6% menor al pico de octubre de 2016, el cual representa el nivel más alto de la serie disponible. Los futuros mantienen la tendencia alcista, sin llegar al pico de octubre de 2017, de modo que el futuro de mayo de 2021 es de 2,878 dólares por tonelada y resulta similar al físico observado en mismo mes de 2017, mientras que el futuro de julio de 2021 es de 2,919 dólares por cada mil kilos, con lo que queda 1.5% por arriba del valor señalado para el pico del físico de 2017.

    Algodón (dólares/ton)

    Al trazar una línea de tendencia del precio de algodón, iniciada desde enero de 2016, se tiene que las cotizaciones rondan los 1,815 dólares por tonelada, de modo que para abril de 2021 se observa un precio de dos mil dólares por tonelada, fue 42.8% mayor, comparado con mismo mes de 2022 y 0.8% menor, confrontado con el mes anterior. Los referentes futuros se encuentran alrededor de la cotización de la tendencia, con 1,844 dólares por tonelada para mayo de 2021 y 1,869 para julio de 2021. Así, los precios recientes, de abril 2021, muestran comportamiento estable y se encuentran por debajo del pico de mismo mes de 2018, el cual llegó a 2,034 dólares por cada mil kilos.

    Azúcar (dólares/ton)

    En abril de 2021 el precio físico con comportamiento más estable fue el asociado al
    contrato 11, con un incremento anual de 1.1%, seguido del contrato 16 que subió 18.4% y con el mayor aumento fue el C5, con 37.1%. Las cotizaciones futuras, por su parte, observaron comportamientos más estables, con precios que se mantienen cercanos a los 350 dólares por tonelada, para el C11, 690 dólares para el C16 y alrededor de los 454 dólares para el C5.

    Arroz (dólares/ton)

    El precio físico del arroz blanco pulido, grano largo, de Tailandia, cotizado FOB en el Puerto de Bangkok, llegó a 495 dólares por tonelada en abril de 2021, fue 12.2% menor en comparativos anuales, no se observaba un comportamiento negativo anual desde junio de 2019. Además, la cotización de abril de 2021 cayó 7.4% respecto al mes anterior, comportamiento similar al del mes anterior

    Los futuros de arroz blanco de Tailandia muestran comportamiento moderado a la baja, con un referente de 457.50 dólares por tonelada para los contratos a junio de 2021, lo cual representa una caída de 0.9%, respecto al futuro del mes anterior.

    Fuente: SIAP 29 de junio de 2021

    Martes, 29 de junio de 2021

    Expectativas de Producción Agropecuaria y Pesquera

    Cifras durante mayo 2021

    La expectativa de producción nacional agropecuaria y pesquera para 2021 es de 227.8 millones de toneladas, superior 3.6% a lo registrado en 2020. Por subsector los pronósticos son positivos (todos aumentan): el agrícola 3.8, el pecuario 2.0 y el pesquero 1.3 por ciento.

    En comparación con 2020, la perspectiva es la siguiente: el agrícola aumentará siete millones 367 mil toneladas, mientras que el pecuario incrementará 476 mil toneladas y la pesquera crecerá 23 mil 499 toneladas.

    Comportamiento por subsector

  • Agrícola: 7 millones 367 toneladas más (3.8%)
  • Pecuario: 476 mil toneladas más (2.0%)
  • Pesquero: 23 mil 499 toneladas más (1.3%)
  • Análisis de la Balanza Comercial Agroalimentaria de México enero 2021

    Por octavo año consecutivo al mes de abril de 2021, la Balanza Comercial Agropecuaria y Agroindustrial tiene superávit: fue de 3,604 millones de dólares (MDD).

    Es el cuarto mayor saldo positivo en 27 años (desde 1995); derivado de 14,914 MDD de exportaciones y 11,311 MDD de importaciones.

    La dinámica que presentan las exportaciones de bienes agroalimentarios y el nivel alcanzado permitió al país obtener divisas que superan a las conseguidas por:

  • Remesas en 251 MDD. (1.7%)

  • Venta de productos petroleros en 7,131 MDD (91.6%) y

  • Turismo extranjero en 10,669 MDD (251.3%).

    A abril de 2021, la Balanza Comercial No Petrolera cerró con un superávit de 8,284 MDD.

    Comportamiento de la balanza agroalimentaria, enero-abril 2021

    Balanza Agropecuaria y Agroindustrial: superávit de 3,604 MDD.

    Las mercancías que contribuyen significativamente al superávit de la balanza agroalimentaria de México por sus saldos positivos son:

    Balanza de bienes agrícolas

    En el primer cuatrimestre de 2021, el superávit fue de 1,741 MDD, este saldo es resultado de exportaciones 35.7% mayores a las importaciones. El saldo disminuyó 40.5% (1,185 MDD), en relación con 2020, debido a que las exportaciones crecieron en 140 MDD (2.2%), mientras que las importaciones se incrementaron en mayor medida 37.3% (1,325 MDD).

    Balanza de bienes agroindustriales

    A abril de 2021, se registra un superávit de 1,985 MDD, periodo en el que las exportaciones fueron 35.0% mayores a las importaciones. El saldo aumentó 10.8% (194 MDD), respecto de 2020, resultado del incremento de las exportaciones en 886 MDD, es decir, 13.1%, y de las importaciones en 692 MDD (13.9%).

    Balanza de bienes pesqueros

    En los primeros cuatro meses de 2021, se presenta un superávit de 31 millones de dólares, debido a que lo exportado es 11.9% mayor respecto de lo importado. Las ventas al exterior crecieron en 13.3% (35 MDD), mientras que las compras en 38.0% (73 MDD), en relación con el mismo periodo de 2020.

    Balanza de bienes ganaderos y apícolas:

    En el primer cuatrimestre de 2021, el déficit fue de 153 MDD, no obstante es 18 millones de dólares menor que el saldo negativo reportado en similar periodo de 2020 (172 MDD). Si bien el comercio total disminuyó 28 millones 743 mil dólares (3.3%), al pasar de 881 millones dólares en 2020 a 852 millones de dólares en 2021. El déficit de la balanza se debe a que las importaciones fueron 43.9% mayores que las exportaciones a abril de 2021, la disminución en el saldo es debido a que las compras al exterior disminuyeron en 23 MDD (4.4%) respecto de 2020,mientras que las ventas al mercado externo en 5 MDD (1.5%). Los productos más adquiridos en el mercado externo son: quesos y requesón con 187 MDD, huevos de ave con y sin cascarón 89 MDD, leche de bovino 47 MDD, mantequilla 33 MDD y ganado bovino en pie 25 MDD, estos productos representan 75.7% del total importado (503 MDD) en los cuatro primeros meses de 2021.

    Fuente: SIAP 28 de junio de 2021

  • Martes, 22 de junio de 2021

    Un café o un chocolate para cuidar la biodiversidad

    Tómate un café o un chocolate para cuidar la biodiversidad mexicana.

    “Diariamente en la oficina tomamos café Kajwel Tøjk ”, comenta María de la Organización de Productores Orgánicos Indígenas Zoques A. C., en Ocotepec, Chiapas. Ella y su esposo, son la imagen del producto cuya etiqueta incluye el lema de la organización “Respeto a la naturaleza y al hombre que la trabaja”.

    ¿Cómo podemos relacionar el café con la naturaleza y la biodiversidad? Artemio Cruz, presidente de la Organización de Productores Orgánicos Indígenas Zoques A. C. lo explica mostrando el vivero, donde no solo se encuentran las plantas de café, sino también una diversidad de árboles. El café de calidad es el de sombra, y es una de las razones por las que tenemos una calidad de taza superior al 80%, nos confirma.

    Más hacia el sur, en los altos de Chiapas, en la comunidad de Chalam, municipio de Mitontic, están retomando el cultivo del café. Después de la crisis de la roya, enfermedad causada por el hongo Hemileia vastatrix, este cultivo se abandonó en gran parte de la zona. Hoy, con 20 viveros comunitarios y técnicas agroecológicas como la aplicación de lixiviados de lombricomposta, las laderas vuelven a reverdecer.

    El Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) implementado por PNUD en México y financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), no solo fomenta la renovación de los cafetales, sino también la capacitación para elaborar y aplicar soluciones agroecológicas.

    El caldo bordelés, creado por los viñateros franceses, funciona para controlar la expansión de la roya. Otro caldo, el visosa, desarrollado en Brasil, se aplica en la Unión Democrática del pueblo de Tenejapa. Junto con la organización Foro A.C., se analizan los perfiles de suelo y se aplican abonos agroecológicos de forma cuidadosa. Con estas acciones, se logra no solo superar el desafío de la roya, sino también mejorar la organización de los grupos.

    En El Soconusco, Chiapas, los productores estaban a punto de quitar la selva para abrir potreros en la zona, ya que la moniliasis (Moniliophthora roreri) estaba acabando con las plantas de cacao.

    “El proyecto Conservación del paisaje mediante manejo mejorado del cacao del PPD y Desarrollo Rural y Medio Ambiente A.C. (DERMAC) llegó a tiempo”, asegura Eusebio Hernández Acuña, productor en El Soconusco. “Pensábamos que iban a traernos una receta para resolver el problema, pero resulta que no existe tal receta, la solución es trabajo y más trabajo para revivir los cacaotales”.

    A través del manejo agroecológico de los cacaotales, se logró reducir el 70% de la incidencia de la plaga, comparte Luis Villafuerte de DERMAC, asesor del proyecto. “En la actualidad la demanda de cacao supera la oferta en México. El manejo del cacao bajo sombra, no solo nos ayuda a mantener la biodiversidad, sino también a mantener el microclima, los servicios hídricos y detener el deterioro del paisaje”, concluye.

    El equipo del PPD inauguró el nuevo centro de procesamiento de cacao. Este espacio cuenta con secador solar y fermentador de madera, lo que le permitirá a la cooperativa vender el cacao a mucho mejor precio. También, a nivel familiar, las y los integrantes de la cooperativa empiezan a producir chocolate, lo que permitirá que el agroturismo sea un complemento para su actividad económica. Con estas acciones, en las faldas de las montañas de la Reserva de la Biosfera del Triunfo, renace el cacao.

    Del otro lado de la Sierra, en la comunidad La Conformidad, en Salto de Agua, también renace el cultivo de cacao. De la mano de Maya Vinic, una cooperativa con una larga y exitosa trayectoria en materia de café y miel orgánicos, la comunidad construyó un centro de procesamiento.

    Las acciones impulsadas desde el PPD no sólo transformaron los hábitos de consumo del personal de la oficina del PNUD en la Ciudad de México, pues previo a la pandemia, sólo se consumía café de cooperativas chiapanecas, sino que permitieron fortalecer la organización comunitaria de pequeños productores y productoras de café y cacao lo que contribuye directamente a conservar la biodiversidad de México.

    Fuente: PNUD 22 de junio de 2021

    Viernes, 18 de junio de 2021

    Día de la gastronomía sostenible

  • Celebrando el cuidado de tradiciones culinarias a través de prácticas agrícolas responsables

    La gastronomía sostenible se puede asumir como el conjunto de prácticas agrícolas que permiten preservar parte de la cultura a través del fomento de tradiciones culinarias ancestrales, al mismo tiempo que incentiva el cuidado de los cultivos tradicionales y de la biodiversidad de los entornos.

    El apoyo de productos alimenticios sostenibles fomenta una serie de beneficios en la cadena productiva de cultivos que son muy utilizados en la gastronomía de cada región.

    La gastronomía sostenible también alienta a generar conciencia de los grandes beneficios que tiene formar parte de la cadena productiva al generar desde los hogares, ciertos productos de fácil cultivo, haciendo ver que la producción de alimento es viable para el autoconsumo, pero que a su vez requiere de mucho cuidado y dedicación.

    La gastronomía sostenible representa un importante apoyo para la seguridad alimentaria ya que también alienta la preservación de comidas tradicionales llenas de historia y cultura, que a su vez impactan en la economía local al requerir para su preparación ingredientes y productos locales.

    Por estas razones desde el 2016, la UNESCO, Las Naciones Unidas y la FAO, promovieron la propuesta de que el 28 de junio se celebrara como el Día de la gastronomía sostenible, con el afán de promover el seguimiento de las tradiciones culinarias y gastronómicas de los países, así como promover mejores hábitos alimenticios que sean amigables con el medio ambiente.

    También es necesario recordar que la cultura se transmite de generación en generación a través de las enseñanzas de una generación a otra, y dejar morir las tradiciones gastronómicas sería como enterrar una parte importante de nuestra identidad, y peor aún, dejaríamos prácticamente en extinción el uso productos nativos de nuestra región.

    Diversas estrategias coordinadas por organizaciones mundiales son puestas en marcha para evitar que la gastronomía impacte de manera negativa en el medio ambiente, por ello, en este día te invitamos a investigar al respecto y sumarte a las alternativas sostenibles que la gastronomía brinda para modificar nuestro estilo de vida, de manera que este no afecte a nuestro planeta.

    Fuente: SIAP 18 de junio de 2021

  • Viernes, 18 de junio de 2021

    Prevén un millón 198 mil toneladas de producción
    de frijol para este año, un alza de 7.7 por ciento

  • Nuestro país es reconocido como centro primario de domesticación y diversidad genética del frijol. Actualmente, aporta cuatro de cada cien toneladas producidas en el mundo.

    La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural estimó que al cierre de 2021 México alcanzará una producción de frijol de un millón 198 mil 919 toneladas, lo que significaría un aumento de 7.7 por ciento en comparación con el millón 113 mil 396 toneladas cosechadas el año pasado.

    Destacó que nuestro país es reconocido como centro primario de domesticación y diversidad genética de esta leguminosa. Actualmente, aporta cuatro de cada cien toneladas producidas en el mundo.

    De acuerdo con cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), se trata del segundo cultivo anual con mayor superficie sembrada en México, solo después del maíz, con un promedio al año de un millón 677 mil 272 hectáreas de 2010 a 2020.

    En términos de valor de campo, 2019 fue el séptimo año más importante con poco más de 13 mil millones de pesos, lo que equivale a 3.7 por ciento del valor total de la producción agrícola de cultivos anuales y de 81.5 por ciento dentro de las legumbres secas.

    El frijol se cultiva prácticamente en todos los estados, aunque Zacatecas, Sinaloa, Durango, Chihuahua y Nayarit se ubican como los principales productores. Las variedades sembradas varían por región de consumo: negro en el sureste, pinto en el centro y noreste y claro en el occidente y noroeste.

    En México existen más de 476 mil productores de frijol. Su cultivo genera más de 78 millones de jornales que equivalen a 382 mil empleos permanentes en el campo, indicó Agricultura.

    El frijol es la leguminosa de mayor consumo humano directo en el mundo. En México representa el 36 por ciento de la ingesta diaria de proteínas de la población y su consumo promedio es de 7.7 kilogramos.

    A diferencia de las proteínas a base de carne, los frijoles son naturalmente bajos en grasa, no contienen grasas saturadas ni trans, y son una fuente de proteínas sin colesterol. Ya que tienen folato, una vitamina importante para las mujeres embarazadas, ayudan a reducir el riesgo de malformaciones congénitas.

    Fuente: SAGARPA 18 de junio de 2021

  • Viernes, 18 de junio de 2021

    Gastronomía mexicana: deliciosa y sostenible

  • La gastronomía o cocina tradicional mexicana tiene como base el maíz, el frijol y el chile; es una manifestación cultural antigua con continuidad histórica y originalidad de productos, técnicas y procedimientos.

    El 18 de junio es instaurado por la Organización de las Naciones Unidas como Día de la Gastronomía Sostenible. Este día celebra y reconoce la gastronomía como una expresión cultural de la diversidad natural y cultural del mundo.

    Este día promueve el desarrollo agropecuario, la seguridad alimentaria, la nutrición, la producción sostenible de alimentos y la conservación de la biodiversidad.

    Es a través de la Estrategia de Acompañamiento Técnico del Programa Producción para el Bienestar, que se está aportando al tema de Gastronomía sostenible, ya que ésta contribuye al cuidado del medio ambiente, al impulsar prácticas sustentables y agroecológicas entre beneficiarios de apoyos directos del programa, así como entre productores que no reciben tales apoyos pero que demuestran su interés por participar en la EAT y ser parte de la transición agroecológica.

    México cuenta con el sistema Milpa el cual es un gran ejemplo de gastronía sostenible porque se produce más de un producto en una misma superficie.

    La gastronomía sostenible, conmemora a los ingredientes y productos de temporada y contribuye a la preservación de la vida silvestre y nuestras tradiciones culinarias.

    Fuente: SAGARPA 18 de junio de 2021

  • Miércoles, 16 de junio de 2021

    Reporte mensual de la Balanza
    Comercial Agroalimentaria de México

    Cifras durante abril de 2021

    El origen de la información se basa en la estadística de la balanza de productos agropecuarios y balanza de productos agropecuarios, pesqueros y agroindustriales que integra y difunde el Grupo de Trabajo de Estadísticas de Comercio Exterior, conformado por el Banco de México, INEGI y SAT y la Secretaría de Economía.

    Por octavo año consecutivo al mes de abril de 2021, la Balanza Comercial Agropecuaria y Agroindustrial tiene superávit: fue de 3,604 millones de dólares (MDD).

    El saldo positivo al cuarto mes de 2021 disminuyó 21.9% (1,011 MDD), en comparación con 2020, debido al mayor aumento de las importaciones de 22.3% (2,066 MDD), mientras que las exportaciones se incrementaron en 7.6% (1,055 MDD).

    Balanza Comercial Agroalimentaria México-Estados Unidos

    En el primer cuatrimestre de 2021, el valor de las exportaciones agroalimentarias de México es el más alto reportado en 29 años (desde 1993).

    En los primeros cuatro meses de 2021 el comercio total bilateral entre México y Estados Unidos (EE.UU.) se incrementó 15.2% frente al similar periodo de 2020.

    El saldo al cuarto mes de 2021 de la balanza comercial agroalimentaria México- E.UU. disminuyó 2.9%; debido al incrementó en mayor medida de las importaciones en 23.8%, mientras que las exportaciones crecieron en 10.8%, aun cuando las exportaciones son 74.7% mayores a las importaciones en el periodo enero-abril 2021.

    La dinámica que presentan las exportaciones de bienes agroalimentarios y el nivel alcanzado permitió al país obtener divisas que superan a las conseguidas por:

  • Remesas en 251 MDD (1.7%)

  • Venta de productos petroleros en 7,131 MDD (91.6%) y

  • Turismo extranjero en 10,669 MDD (251.3%)

    Al mes de abril de 2021, la Balanza Comercial No Petrolera cerró con un superávit de 8,284 MDD.

  • El impacto del saldo de la Balanza Manufacturera en el saldo de la Balanza No Petrolera es positivo; tiene un superávit de 4,552 MDD, el cual contribuye con 55.0%.

  • Mientras que el impacto del superávit de la Balanza Agropecuaria y Pesquera (1,619 MDD) contribuye de manera positiva con 19.5% al superávit de la No Petrolera.

    Comportamiento de la balanza agroalimentaria, enero-abril 2021

    Balanza Agropecuaria y Agroindustrial: superávit de 3,604 MDD.

    Las mercancías que contribuyen significativamente al superávit de la balanza agroalimentaria de México por sus saldos positivos son:

    Balanza de bienes agrícolas:

    En el primer cuatrimestre de 2021, el superávit fue de 1,741 MDD, este saldo es resultado de exportaciones 35.7% mayores a las importaciones. El saldo disminuyó 40.5% (1,185 MDD), en relación con 2020, debido a que las exportaciones crecieron en 140 MDD (2.2%), mientras que las importaciones se incrementaron en mayor medida 37.3% (1,325 MDD)

    Los cultivos con mayor venta al extranjero y que contribuyen significativamente al saldo positivo son: aguacate (1,082 MDD); jitomate (855 MDD); pimiento (677 MDD); fresa (501 MDD); cítricos (239 MDD); coles (237 MDD); pepino (226 MDD); almendras, nueces y pistaches (215 MDD); cebolla (180 MDD); melón, sandía y papaya (149 MDD); guayaba, mango y mangostanes (132 MDD); café sin tostar (131 MDD); plátano (97 MDD); algodón (77 MDD); maíz (59 MDD); garbanzo (44 MDD); trigo (43 MDD) y frijol (22 MDD).

    Balanza de bienes agroindustriales:

    A abril de 2021, se registra un superávit de 1,985 MDD, periodo en el que las exportaciones fueron 35.0% mayores a las importaciones. El saldo aumentó 10.8% (194 MDD), respecto de 2020, resultado del incremento de las exportaciones en 886 MDD, es decir, 13.1%, y de las importaciones en 692 MDD (13.9%).

    Las exportaciones que más valor aportan al superávit son: cerveza (1,732 MDD), tequila y mezcal (884 MDD), productos de panadería (516 MDD), carne de bovino, fresca o refrigerada (432 MDD), azúcar (343 MDD), carne de porcino (329 MDD), artículos de confitería sin cacao (246 MDD), frutas en conserva (205 MDD), hortalizas cocidas en agua o vapor (202 MDD), chocolate y otros preparados de alimentos con cacao (183 MDD), jugo de naranja congelado (155 MDD), salsas, sazonadores y condimentos (146 MDD), extracto de malta (137 MDD), fresa y frambuesa congelada (123 MDD); productos de cereal tostado inflado (120 MDD), jugos sin fermentar, excluyendo el de naranja congelado (98 MDD), carne de bovino congelada (69 MDD), hortalizas preparadas en vinagre (67 MDD), preparaciones de café, té o yerba mate (53 MDD) y levadura (47 MDD).

    Balanza de bienes pesqueros:

    En los primeros cuatro meses de 2021, se presenta un superávit de 31 millones de dólares, debido a que lo exportado es 11.9% mayor respecto de lo importado. Las ventas al exterior crecieron en 13.3% (35 MDD), mientras que las compras en 38.0% (73 MDD), en relación con el mismo periodo de 2020.

    Las mayores ventas fueron de: camarón congelado (104 MDD); pescado fresco o refrigerado, excepto filete (71 MDD); crustáceos, excepto camarón congelado (35 MDD), pescado congelado, excepto filete (28 MDD) y moluscos (18 MDD).

    Balanza de bienes ganaderos y apícolas:

    En el primer cuatrimestre de 2021, el déficit fue de 153 MDD, no obstante es 18 millones de dólares menor que el saldo negativo reportado en similar periodo de 2020 (172 MDD). Si bien el comercio total disminuyó 28 millones 743 mil dólares (3.3%), al pasar de 881 millones dólares en 2020 a 852 millones de dólares en 2021. El déficit de la balanza se debe a que las importaciones fueron 43.9% mayores que las exportaciones a abril de 2021, la disminución en el saldo es debido a que las compras al exterior disminuyeron en 23 MDD (4.4%) respecto de 2020, mientras que las ventas al mercado externo en 5 MDD (1.5%). Los productos más adquiridos en el mercado externo son: quesos y requesón con 187 MDD, huevos de ave con y sin cascarón 89 MDD, leche de bovino 47 MDD, mantequilla 33 MDD y ganado bovino en pie 25 MDD, estos productos representan 75.7% del total importado (503 MDD) en los cuatro primeros meses de 2021.

    Las mayores ventas al exterior fueron de: ganado bovino en pie (279 MDD) y miel natural de abeja (22 MDD).

    Para nuestro principal socio comercial Estados Unidos (EE.UU.) los principales productos exportados son: cerveza, tequila, aguacate, tomate, fresa, berries (frambuesa y mora),pimiento, arándanos (moras azules), ganado bovino en pie y carne de res deshuesada.

    Fuente: SIAP 15 de junio de 2021

  • Lunes, 14 de junio de 2021

    El comercio mundial de alimentos
    tiende al alza, al igual que los precios

  • En el nuevo informe “Perspectivas alimentarias” de la FAO se hace un seguimiento de los riesgos asociados al aumento de los costos de las importaciones en un contexto de alza importante de los precios

    El comercio mundial de alimentos está preparado para ser resiliente este año, aun cuando los precios internacionales de los productos alimenticios se mantengan elevados ante las incertidumbres sobre la oferta y la demanda, de acuerdo con un informe de las Naciones Unidas.

    Además, contrariamente a las previsiones generalizadas de colapso de los mercados internacionales de alimentos, los flujos comerciales siguieron alcanzando cifras récord durante la actual pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), según un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). De hecho, a nivel mundial, el comercio de productos agrícolas -en particular de los alimentos menos perecederos- se desempeñó con mayor solidez que el de los sectores comerciales más generales.

    Ello también ha contribuido a impulsar el pronóstico provisional de la FAO sobre el costo mundial de las importaciones de alimentos en 2021 hasta los 1,72 billones de USD, lo que supone un incremento del 12 % respecto de la cifra récord anterior de 1,53 billones de USD en 2020. Sin embargo, el aumento de los precios hace temer que es posible que los mayores desembolsos sigan enmascarando un deterioro de tipo cuantitativo y cualitativo de las tendencias alimentarias en los países vulnerables.

    El Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos es una forma importante de:

    Entre sus conclusiones, medidas según los índices de precios del consumo mundial de alimentos de la FAO, cabe destacar que, en mayo de 2021, el precio medio al consumidor de las proteínas a nivel mundial superaba en un 23 % el nivel registrado en mayo de 2020. Por su parte, los precios de las calorías subieron un 34 % interanual y alcanzaron el nivel más elevado desde febrero de 2013. La diferencia obedece a un mayor aumento de los precios del trigo, los cereales secundarios y los aceites vegetales en comparación con los de las carnes, los productos lácteos y el pescado.

    Se prevé que este año aumentará la producción mundial de los principales productos básicos alimenticios con la excepción del azúcar, que, según las previsiones, disminuirá por tercer año consecutivo y no cubrirá el consumo mundial, lo cual apunta a la necesidad de ir reduciendo las existencias.

    Aparentemente, las perspectivas del mercado de semillas oleaginosas y sus productos derivados indican la escasez de estos, ya que se estima que el renovado crecimiento de la producción será insuficiente para satisfacer la demanda mundial.

    Si bien la oferta mundial de trigo y arroz es abundante, se prevé que las existencias de cereales secundarios disminuirán pese a la producción mundial récord que se espera para 2021, como consecuencia de su utilización como pienso para el ganado y almidones industriales prevista a gran escala.

    Según las previsiones, la producción mundial de carne en 2021 aumentará un 2,2 % y se ubicará en 346 millones de toneladas como resultado de la recuperación estimada para la producción de carne en China, donde se esperan aumentos en relación con todos los tipos de carnes, especialmente la de cerdo, gracias a las grandes inversiones en la cadena de valor y a los esfuerzos dirigidos a controlar la propagación de la peste porcina africana.

    Se prevé que repuntará la producción mundial de pescado y es probable que los precios aumenten al recuperarse la demanda de los restaurantes tras un año de restricciones ligadas a la pandemia de la COVID-19. En el informe se observa que las restricciones vinculadas a la pandemia impulsaron un cambio en las tendencias de venta que benefició a las pequeñas especies pelágicas, como las sardinas, las anchoas y la caballa, así como al atún.

    A nivel mundial, en 2020 las exportaciones de alimentos y productos agrícolas aumentaron en casi 52 000 millones de USD en comparación con el año anterior, es decir, una expansión del 3,2 % en equivalente anual, siendo los países en desarrollo responsables de alrededor del 40 % del aumento.

    En 2021 las perspectivas indican que el valor del comercio agrícola mundial, medido según las exportaciones, aumentará un 8 %, es decir, 137 000 millones de USD. Gran parte de este crecimiento obedece a la demanda de Asia oriental, aunque se espera que la composición de la cesta de importaciones cambie notablemente, en gran medida al recuperarse de la peste porcina africana el sector ganadero de China.

    La relación entre el comercio agrícola y el no agrícola alcanzó casi el 11 % a principios de 2020, es decir, solo un tercio del nivel registrado en la década de 1960, pero casi el doble del mínimo histórico de 2007.

    El aumento de las importaciones de alimentos en relación con todas las importaciones puede ser un indicador de alerta temprana sobre posibles crisis en algunas zonas. Por ejemplo, aparentemente el costo de las importaciones en los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos aumentará un 20 %, esto es, cinco veces más rápido que en el grupo de países menos adelantados. Es posible que sean particularmente vulnerables los países en que los ingresos derivados de la exportación, también los procedentes del turismo, se hayan visto afectados gravemente por la pandemia.

    Por último, en “Perspectivas alimentarias” se estudia una forma innovadora de calcular los precios de los alimentos pagados por los importadores que también tiene en cuenta la forma en que cambian las tendencias de la demanda, a menudo como consecuencia de cambios en los ingresos, y que abarca una variedad más amplia de productos alimenticios que el índice de precios de los alimentos de la FAO.

    Dicho índice está fundado en los precios de referencia para la exportación de los principales productos básicos, mientras que la nueva medida utiliza valores unitarios de importación que reflejan lo que pagan efectivamente los países cuando importan alimentos, lo cual incluye no solo los costos de flete sino también primas basadas en la calidad o descuentos. El nuevo índice se basa en ponderaciones flexibles y, por tanto, refleja la composición cambiante de las importaciones.

    Fuente: FAO 10 de junio de 2021

  • Lunes, 14 de junio de 2021

    Avances de siembras y cosechas y de la producción pecuaria

    Avance mensual agrícola de cultivos estratégicos del campo; y volumen de producción para los diez principales especies/productos del subsector pecuario del país

    Uno de los procesos más consistentes del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) es la obtención mensual de los productos estadísticos agropecuarios, que refleja parte de las atribuciones contenidas en su Reglamento Interior: normar la estadística a nivel nacional, integrar un sistema de generación de la información agropecuaria, supervisar el cumplimiento de la norma y el flujo de la información, así como difundir los productos estadísticos.

    De esta manera, la publicación de los resultados de las mediciones de la producción agrícola y pecuaria, cumple con el objetivo de proveer de información oportuna a los productores y agentes económicos que participan en la producción y en los mercados agropecuarios, industriales y de servicio.

    Producción mensual agrícola

    Información de la producción agrícola que se publica para cultivos cíclicos y perennes; por modalidad hídrica; a nivel nacional, estatal y municipal; para 64 cultivos que representan poco más del 90 por ciento del valor de la producción. Comprende las variables de superficie sembrada y cosechada, volumen de producción y rendimiento, expresadas a través de diferentes unidades de medida, ya sea hectáreas, toneladas, gruesas y miles de litros.

    Producción mensual ganadera

    Estadística que pone a disposición de los usuarios el volumen de producción para los diez principales productos del subsector en el país; presenta cuadros a nivel nacional y estatal, además de los que se muestran por cada uno de los productos.

    Fuente: SIAP 11 de junio de 2021

    Lunes, 14 de junio de 2021

    Valor de la canasta alimentaria mayo de 2021

    El valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) urbana pasó de $1,689.30 (mayo de 2020) a $1,778.98 (mayo de 2021), incrementó 5.3%, mientras que el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) rural pasó de $1,289.46 (mayo de 2020) a $1,360.83 (mayo de 2021), incrementó 5.5%.

    Respecto a la variación mensual, el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) urbana pasó de $1,759.59 (abril de 2021) a $1,778.98 (mayo de 2021), incrementó 1.1%, mientras que el valor de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (canasta alimentaria) rural pasó de $1,344.23 (abril de 2021) a $1,360.83 (mayo de 2021), incrementó 1.2%.

    Fuente: CONEVAL 11 junio de 2021

    Lunes, 7 de junio de 2021

    La inocuidad de los alimentos es asunto de todos y todas

  • Bacterias, hongos, virus o residuos de pesticidas son algunos ejemplos que pueden dañar nuestra salud por un inadecuado manejo de lo que comemos

    De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la inocuidad de los alimentos es la ausencia de peligro en los alimentos que pueden dañar la salud de los consumidores, o dotarlos de niveles seguros y aceptables. Bacterias, virus, hongos o residuos de pesticidas son ejemplos de estos peligros que pueden ser transmitidos mediante lo que comemos.

    La inocuidad de los alimentos está íntimamente ligada a la seguridad alimentaria y está inmersa en cada proceso de la cadena alimentaria, desde la producción, cosecha, procesamiento, almacenamiento, distribución, hasta la preparación y el consumo.

    Su inadecuado manejo provoca que cerca de 420 mil personas en el mundo enfermen y más de 600 millones de personas vulnerables y marginadas sean afectadas mayormente, especialmente mujeres y niños.

    Es por ello, que en diciembre de 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 7 de junio como el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos. Este 2021 se celebra con el lema: “La seguridad alimentaria, un asunto de todos y todas” y tiene el fin de promover una mayor conciencia en el mundo y tomar medidas en todos los órdenes y niveles de gobierno y sociedad.

    Celebremos este día, haciendo cada uno su tarea con buenas prácticas de higiene tanto en los sectores alimentario como agrícola para reducir la aparición y propagación de las enfermedades.

    Fuente: SEMARNAT 07 de junio de 2021

  • Lunes, 7 de junio de 2021

    Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos
    7 de junio

  • Los alimentos no inocuos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades.

    El acceso a alimentos inocuos y nutritivos en cantidad suficiente es fundamental para mantener la vida y fomentar la buena salud. Las enfermedades transmitidas por los alimentos suelen ser de naturaleza infecciosa o tóxica. Con frecuencia son invisibles a simple vista y están causadas por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas que entran en el organismo a través de alimentos o agua contaminados.

    La inocuidad de los alimentos juega un papel fundamental a la hora de garantizar la seguridad de los alimentos en cada etapa de la cadena alimentaria: desde la producción hasta la cosecha, en el procesamiento, el almacenamiento, la distribución; hasta el final de la cadena, en la preparación y el consumo.

    Con una estimación anual de 600 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos, los alimentos no inocuos son una amenaza para la salud humana y las economías. Afectan desproporcionadamente a las personas vulnerables y marginadas, especialmente a las mujeres y los niños, y a las poblaciones sujetas a los conflictos y la migración. Se calcula que cada año mueren en el mundo 420.000 personas por comer alimentos contaminados. Asimismo, los niños menores de 5 años representan un 40 % de la carga de morbilidad por enfermedades de transmisión alimentaria, con 125.000 muertes al año.

    El Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos, que celebramos el 7 de junio, tiene como objetivo crear conciencia e inspirar acciones para ayudar a prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los alimentos. De esta manera, se contribuye a la seguridad alimentaria, la salud humana, la prosperidad económica, la agricultura, el acceso a los mercados, el turismo y el desarrollo sostenible.

    El lema de la campaña de este año, “La inocuidad de los alimentos es un asunto de todos”, invita a la acción. Tiene como objetivo promover una mayor conciencia en todo el mundo sobre la inocuidad de los alimentos y es un llamamiento a tomar medidas a todos los agentes implicados: los países, los encargados de la toma de decisiones, el sector privado, la sociedad civil, las organizaciones de las Naciones Unidas y el público en general.

    La inocuidad alimentaria es una responsabilidad compartida entre gobiernos, productores y consumidores. Todos desempeñamos un papel en la cadena para garantizar que los alimentos que consumimos sean inocuos y no sean perjudiciales para nuestra salud.

    Fuente: ONU 07 de junio de 2021

  • Lunes, 7 de junio de 2021

    Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos 2021

    La inocuidad de los alimentos salva vidas. No solo es un elemento crucial para la seguridad alimentaria, sino que también desempeña un papel fundamental en la reducción de las enfermedades transmitidas por los alimentos.

    Cada año, 600 millones de personas enferman debido a 200 tipos diferentes de enfermedades transmitidas por los alimentos.

    La carga de la enfermedad recae principalmente en los pobres y los jóvenes. Además, las enfermedades transmitidas por los alimentos causan 420 000 muertes evitables al año.

    El Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos es una forma importante de:

  • sensibilizar a la población sobre los problemas de inocuidad de los alimentos

  • mostrar cómo prevenir enfermedades a través de la inocuidad de los alimentos

  • debatir enfoques colaborativos para mejorar la inocuidad de los alimentos en todos los sectores

  • promover soluciones y formas de mejorar la inocuidad de los alimentos

    Fuente: FAO 07 de junio de 2021

  • Jueves, 3 de junio de 2021

    Los precios de los alimentos alcanzaron su máximo en 10 años: FAO

  • La fuerte subida de mayo se debió al incremento de los precios del aceite, azúcar, cereales, carne y productos lácteos, explicó la FAO.

    Los precios mundiales de los alimentos aumentaron fuertemente en mayo, alcanzando su máximo en 10 años, anunció este jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

    El índice de precios de los alimentos de la FAO alcanzó una media de 127.1 puntos en mayo, un 4.8% más que el mes anterior y un 39.7% más que en mayo de 2020.

    Se trata del mayor aumento mensual del índice desde octubre de 2010.

    Es también el duodécimo aumento mensual consecutivo del índice, que mide la variación mensual de los precios internacionales de una canasta de productos alimentarios básicos.

    La fuerte subida de mayo se debió al incremento de los precios del aceite, azúcar, cereales, carne y productos lácteos, explicó la FAO.

    Los precios de los cereales se vieron impulsados, en particular, por un aumento de los precios del maíz, vinculado a una revisión a la baja de las perspectivas de producción en Brasil.

    Los precios del azúcar subieron un 6.8% con respecto a abril, sobre todo por el temor a una caída de los rendimientos de las cosechas en el gigante sudamericano.

    Por su parte, los precios de la carne se incrementaron un 2.2% en mayo en un mes, debido a la aceleración de las importaciones chinas, mientras que los precios de los productos lácteos subieron un 1.8 por ciento.

    Fuente:EL ECONOMISTA 03 de junio de 2021

  • Jueves, 3 de junio de 2021

    Los precios mundiales de los alimentos
    suben a ritmo veloz en mayo

  • El índice de precios de los alimentos de la FAO registra el aumento mensual más rápido y alcanza el valor más elevado desde septiembre de 2011

    Los precios mundiales de los alimentos subieron en mayo al ritmo mensual más rápido en más de un decenio, pese a que la producción mundial de cereales va camino de alcanzar un nuevo récord, según ha comunicado hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

    El índice de precios de los alimentos de la FAO registró un promedio de 127,1 puntos en mayo, esto es, 4,8 puntos más que en abril y 39,7 puntos más que en mayo de 2020.

    Un aumento repentino de los precios internacionales de los aceites vegetales, el azúcar y los cereales provocó el incremento del índice, que hace un seguimiento mensual de los precios internacionales de los productos alimenticios más comercializados; el índice alcanzó así su valor más elevado desde septiembre de 2011 y, en cifras nominales, se situó apenas un 7,6 % por debajo de su máximo histórico.

    El índice de precios de los cereales de la FAO aumentó un 6,0 % respecto de abril, empujado por los precios internacionales del maíz, que registraron un promedio del 89,9 % por encima de su valor de hace un año. Sin embargo, los precios del maíz comenzaron a retroceder a finales de mayo, fundamentalmente por la mejora de las perspectivas sobre la producción en los Estados Unidos de América. Los precios internacionales del trigo también mostraron un descenso a finales de mes, aunque en mayo alcanzaron un promedio un 6,8 % más elevado que en abril, mientras que las cotizaciones internacionales del arroz se mantuvieron estables.

    El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO subió un 7,8 % en mayo, principalmente a consecuencia de la subida de los valores de los aceites de palma, soja y colza. Los precios del aceite de palma subieron debido al lento crecimiento de la producción en los países de Asia sudoriental, mientras que las perspectivas de robustez de la demanda mundial, especialmente del sector del biodiésel, impulsaron los precios del aceite de soja.

    El índice de precios del azúcar de la FAO aumentó un 6,8 % respecto de abril, principalmente a causa de los retrasos en las cosechas y la preocupación ante el menor rendimiento de los cultivos en el Brasil, el mayor exportador de azúcar del mundo, si bien los grandes volúmenes de exportaciones procedentes de la India contribuyeron a moderar el aumento repentino de los precios.

    El índice de precios de la carne de la FAO se incrementó en un 2,2 % respecto de abril, en razón de la subida de las cotizaciones de todos los tipos de carne a raíz de la aceleración del ritmo de las importaciones en China, así como del crecimiento de la demanda interna de las carnes de aves de corral y de cerdo en las principales regiones productoras.

    El índice de precios de los productos lácteos de la FAO subió un 1,8 % en el mes, situándose en promedio un 28 % por encima de su nivel de hace un año. El incremento obedeció a la sólida demanda de importaciones de leches desnatada y entera en polvo, mientras que los precios de la mantequilla descendieron por primera vez en casi un año a causa del aumento de los suministros para la exportación en Nueva Zelandia.

    Producción récord de cereales prevista para 2021

    En una nueva Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, publicada también hoy, se presenta el primer pronóstico de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2021, que se cifra actualmente en cerca de 2 821 millones de toneladas, lo que supone un nuevo récord y un aumento del 1,9 % respecto de 2020, debido principalmente al crecimiento anual previsto del 3,7 % en la producción de maíz.

    Según las previsiones, la utilización mundial de cereales en 2021/22 se incrementará en un 1,7 % hasta alcanzar los 2 826 millones de toneladas. Se pronostica que el consumo total de cereales como alimento aumentará como consecuencia del crecimiento demográfico mundial; asimismo, se prevé que aumentará el uso de trigo.

    Sobre la base de esos pronósticos, se calcula que las reservas mundiales de cereales al cierre de las campañas agrícolas de 2021/22 aumentarán un 0,3 % y alcanzarán los 811 millones de toneladas. Si bien el modesto aumento previsto pondría fin a tres años consecutivos de disminución, se prevé que la relación entre las reservas mundiales y la utilización seguirá disminuyendo hasta ubicarse en un 28,1 %. El primer pronóstico de la FAO sobre el comercio mundial de cereales en la nueva campaña indica un aumento de apenas el 0,3 % respecto del elevado nivel estimado para 2020/21, cuando se prevé que el comercio se incrementará hasta en un 6,3 % y alcanzará un nivel máximo de 468 millones de toneladas.

    Fuente: FAO 03 de junio de 2021

  • Jueves, 3 de junio de 2021

    Balanzas disponibilidad-consumo
    de productos agropecuarios estratégicos

    Información sobre oferta y demanda de trece productos estratégicos del sector primario: arroz, maíz blanco y amarillo, frijol, trigo cristalino y panificable, sorgo grano, azúcar, carne de ave, carne de bovino, carne de porcino, leche de bovino y huevo para plato.

    Trigo cristalino

    En el ciclo comercial 2020/2021, con cifras preliminares, la oferta disponible de trigo cristalino se incrementó 18.5% a nivel nacional vs el ciclo previo; debido principalmente a un aumento de 36% en la producción, derivado de mayores superficies plantadas en el ciclo otoñoinvierno (OI) 2020-2021, que es el verdaderamente representativo en la producción del grano cristalino en México. En dicho ciclo se plantaron 247 mil hectáreas, 41.3% más que en el similar de 2019.

    Para el ciclo 2020/2021 se espera que el consumo humano constituya 47.7% de la demanda total (no incluye el inventario final), mientras que las exportaciones podrían representar 43.4% de la misma, en tanto que, el consumo pecuario y la semilla para siembra tienen menor participación. El inventario final podría quedar en 156 mil toneladas.

    En abril de 2021, el precio medio rural se incrementó 12.4% en comparación con el mismo mes de 2020, alcanzó 5 mil pesos por tonelada, mientras que el precio al mayoreo, de sémola o semolina, aumentó 22.3% al pasar de 7 mil 730 a 9 mil 450 pesos por tonelada.

    Trigo panificable

    Se espera para el ciclo 2021/2022, que la oferta disponible de trigo panificable se reduzca 136 mil toneladas respecto del ciclo previo. En el inventario inicial y la producción nacional, se prevé un decremento de 122 mil toneladas y 311 mil, respectivamente, e incremento en las importaciones de 296 mil toneladas. La estimación para el ciclo 2021/2022, es que se reduzca la oferta de trigo panificable 1.9%, con menor inventario inicial y producción en 12.6% y 17.5%, respectivamente, en consecuencia un incremento en las importaciones de 8.2%.

    Para el ciclo 2021/2022 se espera que la demanda se incremente 1%, participando el consumo humano con 98.2% de la demanda total, en tanto que el pecuario permanece sin modificaciones comparado con el ciclo previo.

    En abril de 2021, el precio medio rural se incrementó 11.5% frente al mismo mes de
    2020, alcanzando 5 mil 060 pesos por tonelada, mientras que el precio de la harina de trigo al mayoreo se cotizó en 8,420 pesos por cada mil kilos, con un aumento de 4.6% en comparativos anuales. La harina de trigo pagada por el consumidor, fue de 20.81 pesos por kilo, 18.2% más que el del año anterior.

    Arroz pulido

    En el ciclo de mercado 2020/2021, se estima un incremento en la disponibilidad de
    arroz pulido a nivel nacional de 26.3% en comparación con el ciclo previo, debido al incremento en la producción y las importaciones en 15% y 38.6%, respectivamente, aunque se proyecta una reducción del inventario inicial de 33.6 por ciento. Así, al cierre del referido ciclo se estima contar con 192 mil toneladas de producción y un millón de toneladas de importaciones.

    Para el ciclo 2020/2021 se espera que la demanda se incremente 20.1 por ciento. Se prevé que las exportaciones y el consumo humano aumenten a 32 mil toneladas (128.6%) y 1,125 (18.7%), respectivamente; mientras el autoconsumo sin cambio, con 6 mil toneladas.

    En abril de 2021, el precio al consumidor fue de 31.73 pesos por kilogramo, representa un incremento interanual de 21.6%, mientras que el precio medio rural se redujo, al quedar en 4 mil 190 pesos por tonelada; 2.6% menor a tasa anual.

    Sorgo

    Para el ciclo de mercado 2020/21, se estima una disminución en la disponibilidad de sorgo a nivel nacional de 22.6% vs el ciclo previo, debido a la reducción en la producción y las importaciones de 21.0% y 68.2%, respectivamente, con una proyección de incremento en el inventario inicial de cinco por ciento.

    Para el ciclo de mercado 2020/2021 se espera que la demanda se reduzca 16.2 por ciento. Se prevé que el consumo industrial sea de 3.9 millones de toneladas; el inventario final de 320 mil; 60.7% menor comparado con el ciclo anterior y es el registro más bajo desde el ciclo 2012/13. La producción nacional, tiene la mayor participación en la oferta del sorgo, con 77.2% y en la demanda nacional el consumo industrial representa 94.5 por ciento.

    El precio medio rural del sorgo en México en abril de 2021, fue de cuatro mil 950 pesos por tonelada, implica un incremento interanual de 33.4%. El precio del alimento balanceado aumentó 5.9%, se cotizó en cinco mil 880 pesos la tonelada. En comparativos mensuales, el precio al productor y el costo del sorgo para alimento balanceado, se incrementaron 14.3 y 1.6 en términos porcentuales, respectivamente.

    Maíz Blanco

    Para el ciclo de mercado 2020/21, con corte a mayo de 2021, se prevé que en México la oferta de maíz blanco sea de 26 millones 978 mil toneladas; 1.9% menor frente al ciclo 2019/20, con un incremento de la producción nacional de 24.4 millones de toneladas e importaciones de 819 mil; mientras que el inventario inicial podría caer 46.5 por ciento.

    Por el lado de la demanda, las estimaciones para el ciclo 2020/21, indican que el
    consumo humano más el autoconsumo del cereal, será de 18 millones 780 mil toneladas, en tanto que, las exportaciones serían de 846 mil toneladas. El inventario final se calcula en millón 549 mil toneladas, 12.2% menor, versus el ciclo de mercado anterior. El consumo humano participa con 53.5% de la demanda nacional, y la producción aportaría 90.4% de la oferta total.

    Al mes de abril de 2021, el precio pagado al productor de maíz blanco, fue de 4 mil
    490 pesos por tonelada; 11.1% mayor en comparación con el mismo mes de 2020. La tortilla promedio 16.54 pesos kilogramo, lo cual indica un incremento de 8.0% comparado con el año anterior. En comparativos mensuales, el precio medio rural del grano, el precio de la tortilla y el costo del grano al mayoreo presentaron aumentos de 3.0%, 1.7 y 1.9%, respectivamente.

    Maíz Amarillo

    La disponibilidad de maíz amarillo en el ciclo comercial 2020/21, a mayo de 2021, se prevé sea 0.4% menor en comparación con el ciclo anterior. Así, por el lado de la oferta, el inventario inicial y la producción, podrían tener disminuciones en términos porcentuales de 3.3 y 8.4% respectivamente, compulsados contra el ciclo 2019/20; en contraparte, las importaciones se estima incrementen 1.9 por ciento.

    Las exportaciones, comparando los ciclos 2019/20 y 2020/21, se estima se incrementen 28.6%, llegando a nueve mil toneladas. La mayor parte de los componentes de la demanda, prevén aumentos: consumo humano (21.1%), autoconsumo (20.6%), consumo pecuario (4.6%), industria almidonera (1.6%), semilla para siembra (6.7%), incluso las mermas (3.5%). El inventario final del grano se espera en dos millones 586 mil toneladas, lo cual indica un decremento de 28.28%. El componente de mayor peso por el lado de la demanda, es el
    consumo pecuario, 78.1%, en tanto que, las importaciones por el lado de la oferta, participan con 71.4 por ciento.

    Al mes de abril de 2021, el precio de la variedad amarilla de maíz pagado al productor, fue de tres mil 750 pesos por tonelada, lo cual implica una reducción de 4.3% en términos interanuales. En comparación con el mes previo, el precio reportó una disminución de 2.8 por ciento.

    Fuente: SIAP 02 de junio de 2021

    Martes, 1 de junio de 2021

    Prevén aumento de 3.2% en la producción
    de leche de bovino este año en México

    México ocupa el treceavo lugar mundial como productor

  • Estadísticas del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) destacan que la producción promedio anual ha sido de 11 mil 810 millones de litros.

    La producción nacional de leche de bovino prevista para este año es de 12 mil 842 millones de litros, lo que representa un aumento de 3.2 por ciento en comparación con 2020, cuando alcanzó 12 mil 554 millones de litros, estimó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

    De igual forma, la producción del lácteo en 2020 presentó un alza de 2.3 por ciento con respecto a 2019, cuando se registraron 12 mil 276 millones de litros, reportó la dependencia federal con base en estadísticas del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

    El promedio anual de 2015 a 2019 fue de 11 mil 810 millones de litros, con incremento por año de 2.2 por ciento entre 2017, 2018, 2019 y 2020, indicó la Secretaría de Agricultura.

    Precisó que en 2019 se registró un inventario ganadero de dos millones 564 mil cabezas –1.3 por ciento mayor en comparación con lo cuantificado el año previo—, donde las razas especializadas predominantes son Holstein, Fresian, Jersey y Pardo Suizo.

    Entre las principales entidades productoras de leche en 2020 destacan: Jalisco, con dos mil 626 millones de litros; Coahuila, mil 458 millones; Durango, mil 291 millones; Chihuahua, mil 159 millones, y Guanajuato, 874 millones.

    Le siguen Veracruz, con 767 millones; Puebla, 449 millones; Chiapas con 436 millones; Estado de México, 431 millones; Aguascalientes, 426 millones, y el resto de los estados dos mil 606 millones de litros.

    La Secretaría de Agricultura destacó que la participación de la leche de bovino en la producción nacional pecuaria es de 54.9 por ciento, con un consumo per cápita de 103.1 litros.

    Actualmente, se impulsa el desarrollo de los productores de leche de pequeña y mediana escala con apoyo técnico que impacta en mayor productividad y rentabilidad, lo que incide en la disminución de las importaciones.

    Fuente: SAGARPA 31 de mayo de 2021

  • Lunes, 31 de mayo de 2021

    México, principal exportador de papaya en el mundo

    Crece producción 3.2 por ciento en 2020

  • El país se colocó como el tercer productor mundial, con una participación de 7.6 por ciento y una tasa media anual de crecimiento de 5.2 por ciento, al 2019.

    La producción de papaya en México creció 3.2 por ciento en 2020, al totalizar un millón 118 mil toneladas y registra una creciente demanda en los mercados internacionales, resaltó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

    Con base en cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), indicó que en 2017 se logró una producción de 962 mil toneladas del fruto, en 2018 alcanzó un millón 40 mil toneladas y un año después llegó a un millón 83 mil toneladas.

    El país se colocó en 2019 como el tercer productor mundial de papaya, con una participación de 7.6 por ciento y una tasa media anual de crecimiento de 5.2 por ciento.

    A esa fecha, México se ubicó también como el principal exportador mundial de esta fruta con un volumen de participación de 44.7 por ciento y una tasa media anual de crecimiento de 2.4 por ciento, seguido de Guatemala y Brasil.

    La creciente demanda externa de esta fruta tropical mexicana ha favorecido el ascenso de sus exportaciones, en especial al mercado estadounidense, con ventas por más de 86 millones 657 mil dólares durante 2020.

    El cierre preliminar de siembras y cosechas para 2020 observa que, el principal productor es Oaxaca, con una participación de 31.2 por ciento.

    Colima fue el segundo productor mexicano con una participación de 17.6 por ciento, seguido de Chiapas, con 14.1 por ciento, señaló Agricultura.

    La superficie destinada a su cultivo en el país asciende a 19 mil 865 hectáreas en 2019 y 20 mil 100 hectáreas para 2020, lo que representa un incremento del 1.2 por ciento. Una de las variedades mexicanas más populares es la maradol.

    Es rica en vitaminas A, C, del complejo B y en minerales como potasio, magnesio, fibra, ácido fólico y pequeñas cantidades de calcio y hierro. Se le atribuyen efectos adelgazantes, favorece el bronceado y puede quitar manchas de la piel.

    Además, esta fruta es utilizada en la industria alimentaria para ablandar la carne, en la textil para macerar fibras de lana y algodón y en el curtido de pieles. En México, el consumo anual de papaya por persona es de 7.3 kilogramos.

    Fuente: SAGARPA 28 de mayo de 2021

  • Jueves, 27 de mayo de 2021

    Líneas de Pobreza por Ingresos: estimación
    del bienestar económico de la población

    Las Líneas de Pobreza por Ingresos son una referencia monetaria que establece el CONEVAL para medir el bienestar económico de la población como parte de la medición multidimensional de la pobreza.

    Son dos las líneas que el CONEVA utiliza: Línea de Pobreza por Ingresos (LPI) y Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (LPEI), las cuales nos permiten conocer si los ingresos de los hogares mexicanos, tanto en el ámbito rural como en el urbano, posibilitan que las familias adquieran los productos de la canasta alimentaria y la no alimentaria.

    La canasta alimentaria se compone de los víveres que al mes consumen las familias y su costo lo conforma la LPEI. El proceso para su construcción consiste en establecer los nutrientes que aportan los alimentos consumidos por los hogares; obtener el Coeficiente de Adecuación Energética; comparar el consumo real de calorías con el mínimo indispensable; seleccionar un Estrato Poblacional de Referencia (EPR), quiénes consumen lo requerido, así como conocer qué alimentos consumen y con qué frecuencia para determinar los alimentos en la canasta y el costo de esta.

    En tanto, las canastas alimentaria y no alimentaria forman el valor monetario de la LPI; esta se establece cuando se elige un EPR; se estipulan sus gastos en bienes o servicios no alimentarios como transporte, cuidado personal, vivienda, entre otros, y se contempla el gasto para tener esos productos y servicios después de cubrir el costo de la canasta alimentaria.

    Cada mes, el CONEVAL actualiza el valor monetario de las Líneas de Pobreza por Ingreso tanto para zonas rurales como urbanas. Para su construcción, retoma la información de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) del INEGI. Es importante destacar que no deben considerarse como un patrón de consumo sugerido porque este depende de ciertos factores en cada hogar.

    Para conocer más sobre este tema, consulta Construcción de las Líneas de Pobreza por Ingresos. Documento metodológico.

    Fuente: CONEVAL 26 mayo de 2021

    Miércoles, 26 de mayo de 2021

    Crecen 10.5 por ciento anual las exportaciones
    agropecuarias y pesqueras de México en abril

  • Alcanzaron un valor de mil 696 millones de dólares en el cuarto mes del año, de acuerdo con el Informe Oportuno sobre la Balanza Comercial de Mercancías del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

  • En el primer trimestre del año, las exportaciones agroalimentarias del país (agropecuarias, pesqueras y agroindustriales) crecieron 5.30 por ciento, en comparación con el mismo periodo de 2020, al sumar 11 mil 33 millones de dólares.

  • Así, la balanza agropecuaria y agroindustrial (balanza agroalimentaria) del país registró superávit de dos mil 827 millones de dólares en el lapso enero-marzo de 2021.

    El valor de las exportaciones agropecuarias y pesqueras del país en abril pasado fue de mil 696 millones de dólares, lo que implicó un crecimiento de 10.5 por ciento a tasa anual, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

    Con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la dependencia federal señaló que los avances más significativos en el cuarto mes del año se registraron en las ventas al exterior de pescados, crustáceos y moluscos (84 por ciento).

    Le siguieron las exportaciones de cítricos (71.8 por ciento), de mangos (68 por ciento), de frutas y frutos comestibles (21.5 por ciento) y de legumbres y hortalizas frescas (14.4 por ciento).

    De esta forma, en el lapso enero-abril, las exportaciones agropecuarias y pesqueras aumentaron 2.4 por ciento, al totalizar siete mil 260.6 millones de dólares, de acuerdo con el Informe Oportuno sobre la Balanza Comercial de mercancías al cuarto mes del año del INEGI.

    La dependencia subrayó que al primer trimestre del año, las exportaciones agroindustriales alcanzaron cinco mil 487 millones de dólares, lo que significó un crecimiento anual de 11.57 por ciento.

    En conjunto, dijo, las exportaciones agroalimentarias del país (agropecuarias, pesqueras y agroindustriales) registraron un alza de 5.30 por ciento en los primeros tres meses del año, en comparación con el mismo periodo de 2020, al sumar 11 mil 33 millones de dólares. En tanto, las importaciones agroalimentarias sumaron ocho mil 205 millones de dólares en el lapso de referencia.

    Con base en estadísticas del Banco de México, apuntó que el valor de las exportaciones agroalimentarias en el periodo de referencia fue el más alto reportado en 29 años.

    Así, la balanza agropecuaria y agroindustrial (balanza agroalimentaria) del país registró superávit de dos mil 827 millones de dólares en el lapso enero-marzo de 2021, indicó la dependencia federal.

    Si bien este saldo fue inferior en 553 millones de dólares a lo registrado en el primer trimestre de 2020, la balanza comercial agropecuaria y agroindustrial del país presentó superávit por séptimo año consecutivo. Además, se trata del cuarto mayor saldo positivo desde 1995.

    El sector de bebidas fue el que presentó mayor dinamismo durante el periodo enero-marzo de 2021, con una variación positiva de 14.0 por ciento respecto del año anterior.

    Entre los productos con mayor demanda en los mercados internacionales están la cerveza, con ventas por mil 185 millones de dólares; tomate, 829 millones de dólares; aguacate, 788 millones de dólares; tequila y mezcal, 621 millones de dólares.

    Así como el pimiento, 600 millones de dólares; fresas frescas, 383 millones de dólares; productos de panadería, 380 millones de dólares; carne de porcino, 249 millones de dólares; azúcar 213 millones de dólares, y ganado bovino, 198 millones de dólares.

    Entre los productos con mayor crecimiento anual en el periodo referido se encuentra la miel natural de abeja, con 63.8 por ciento; jugo de naranja congelado, 57.9 por ciento; aguas y refrescos, 50.3 por ciento.

    También el café sin tostar 35 por ciento; productos de cereal inflado, 33.1 por ciento; fresas y frambuesas congeladas, 23.6 por ciento; fresas frescas 20.2 por ciento; carne de porcino, 19.8 por ciento, y tequila y mezcal 18.2 por ciento, entre otros.

    Fuente: SAGARPA 25 de mayo de 2021

  • Lunes, 24 de mayo de 2021

    Inflación desacelera a 5.80% en la primera
    mitad de mayo; las presiones persisten

  • El Índice Nacional de Precios al Consumidor registró una disminución de 0.01% en comparación quincenal en la primera mitad de mayo, con lo que a tasa anual se ubicó en 5.80%, tasa menor a la de 6.12% que presentó en la quincena previa.

    Luego de alcanzar su mayor nivel desde finales del 2017, la inflación presentó una desaceleración en la primera quincena de mayo, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

    El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una disminución de 0.01% en comparación quincenal en la primera mitad de mayo, con lo que a tasa anual se ubicó en 5.80%, tasa menor a la de 6.12% que presentó en la quincena previa.

    El resultado quedó por encima de lo que esperaba el mercado, de acuerdo con un sondeo de Reuters. Los analistas pronosticaron que la inflación desacelerara a 5.66% anual.

    Con el dato, la inflación continúa por arriba del objetivo del Banco de México de 3% +/- 1 punto porcentual, con lo cual el margen para que la institución continúe con un recorte en su tasa objetivo es limitado.

    Dentro del reporte del Inegi se observó que las presiones sobre la inflación persisten del lado de los precios de los alimentos y de los energéticos.

    La inflación subyacente – que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles – se ubicó en 4.22% anual en la primera mitad de mayo. Al interior, las mercancías registraron un incremento en sus precios de 5.60%, lo que se explicó por los aumentos de 5.42% en los alimentos, bebidas y tabaco, así como el de 5.80% en las mercancías no alimenticias.

    El incremento en los precios de los alimentos es una de las preocupaciones actuales a nivel internacional. Anteriormente, el Banco Mundial señaló que existe el riesgo de una mayor inflación para las regiones de América Latina, África y Medio Oriente, si las alzas en los precios mundiales de los alimentos se transmiten a los mercados domésticos.

    El rubro de servicios presentó una inflación de 2.71%, en donde los servicios relacionados a la vivienda incrementaron sus precios en 1.84%, mientras que los de educación 1.12% y otros servicios 3.82 por ciento.

    En el caso de la inflación no subyacente, esta se ubicó en 10.83% anual en la primera mitad de mayo. Dentro de esta, los bienes y servicios agropecuarios tuvieron un incremento de 3.28%, en donde los pecuarios aumentaron sus precios en 12.16% a la vez que las frutas y verduras lo disminuyeron en 6.25 por ciento.

    Los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno presentaron un aumento de 17.45% anual en el periodo. En el caso de los energéticos, el incremento fue de 25.62%, mientras que las tarifas apenas avanzaron 1.82 por ciento.

    Fuente:EL ECONOMISTA 24 de mayo de 2021

  • Viernes, 21 de mayo de 2021

    Día Internacional del Té

    ¿Por qué deberías beber té?

    El té es una bebida que proviene de la planta Camellia sinensis. Es la bebida más consumida del mundo, después del agua. Se cree que el té se empezó a cultivar en el noreste de la India, el norte de Myanmar y el suroeste de China, pero se desconoce el lugar exacto donde creció la planta por primera vez. El té ha estado con nosotros durante mucho tiempo. En China, hay constancia de su consumo desde hace al menos 5000 años.

    La producción y elaboración de té constituye una fuente esencial de sustento para millones de familias de países en desarrollo y es el principal medio de subsistencia de millones de familias pobres de varios países menos adelantados.

    La industria del té es la principal fuente de renta e ingresos de exportación para algunos de los países más pobres y, al ser un sector con un elevado coeficiente de mano de obra, genera puestos de trabajo, en especial en zonas remotas y desfavorecidas desde el punto de vista económico. Asimismo, el té puede desempeñar un papel significativo en el desarrollo rural, la reducción de la pobreza y la seguridad alimentaria en los países en desarrollo, al ser uno de los cultivos comerciales más importantes.

    El consumo de té puede aportar beneficios para la salud y el bienestar. Juega, además, un importante papel en la cultura de muchas sociedades.

    Poniendo de relieve una vez más la petición del Grupo Intergubernamental sobre el Té de que se realicen mayores esfuerzos para ampliar la demanda, en particular en los países productores de té donde el consumo per cápita es relativamente bajo, y apoyando los esfuerzos por abordar la disminución del consumo per cápita en los países importadores tradicionales, la Asamblea General decidió designar el 21 de mayo como el Día Internacional del Té.

    El Día promueve y fomenta medidas colectivas dirigidas a llevar a cabo actividades en favor de la producción y el consumo sostenibles de té y aumenta la conciencia acerca de su importancia en la lucha contra el hambre y la pobreza.

    La producción y elaboración de té contribuyen a la consecución de cuatro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ayuda a reduccir de la pobreza extrema (Objetivo 1), luchar contra el hambre (Objetivo 2), empoderar a las mujeres (Objetivo 5), y favorece el uso sostenible de los ecosistemas terrestres (Objetivo 15).

    Además, es necesario que todos seamos conscientes de la importancia que tiene el té para el desarrollo rural y los medios de subsistencia sostenibles, así como de la necesidad de mejorar la cadena de valor del té a fin de contribuir a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

    La producción de té es muy sensible a los cambios en las condiciones de cultivo. Puede cultivarse solo en condiciones agroecológicas muy concretas y, por lo tanto, se puede cultivar solo en un número muy limitado de países, muchos de los cuales sufrirán fuertemente el impacto del cambio climático.

    Los cambios en los patrones de temperatura y las precipitaciones —con más inundaciones y sequías— ya están afectando los rendimientos, la calidad y los precios de los productos de té, reduciendo los ingresos y amenazando los medios de vida rurales. Podemos prever que estos cambios climáticos se intensificarán y se necesitarán implementar medidas de adaptación urgentes. Al mismo tiempo, hay un mayor consenso sobre la necesidad de ayudar a mitigar el cambio climático reduciendo las emisiones de carbono de la producción y elaboración del té.

    Por tanto, los países productores de té deberían integrar en sus estrategias nacionales de desarrollo del té los retos del cambio climático: cómo adaptarse a él y reducir sus consecuencias.

    Fuente: ONU 19 de mayo de 2021

    Miércoles, 19 de mayo de 2021