CEIEG.


Archivo de la categoría "Riesgos"

Miércoles, 10 de abril de 2019

Chiapas. Residuos Sólidos Urbanos

 

La información estadística acerca de la basura o residuos sólidos (RSU) urbanos engloba en lo que es producto de los desperdicios domésticos y de los establecimientos comerciales e industriales en los asentamientos urbanos.

A partir de 2010 con la implementación de los censos de gobierno municipales, el INEGI genera la estadística de residuos sólidos recolectados y corresponde al cálculo de lo que realiza cada ayuntamiento, independientemente de la cantidad de basura que se genera y para lo cual no existe un dato que la señale. 

La Secretaría del Medio Ambiente y Vivienda del gobierno del estado, en su documento Programa Estatal para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial en el Estado de Chiapas presenta datos de los volúmenes de basura generada en el año 2010 sin especificar la fuente de ellos o el método de cálculo. 

Considerando lo anterior se presentan las cifras de residuos sólidos recolectados por los municipios y su evolución desde 2010 con el interés de dar claridad a las estadísticas sobre la basura.

Fuente: CEIEG Abril 2019

 

Martes, 28 de marzo de 2017

 

 

 

Los riesgos hidrometeorológicos son responsables del 90 % de las pérdidas totales causadas por los desastres naturales en todo el mundo. Entre 1970 y 2012, eso significó pérdidas económicas por USD 2,4 billones y 2 millones de muertos. Pero una buena inversión para obtener datos exactos y oportunos de los riesgos hidrometeorológicos puede salvar vidas y hacer crecer las economías.

 

Con pronósticos precisos del estado del tiempo y de las temperaturas

 
  • Las comunidades se pueden preparar para enfrentar las inundaciones y, por tanto, reducir los daños y las lesiones de personas y animales;
  • Las autoridades de salud, en colaboración con los servicios de meteorología, pueden predecir cuándo las temperaturas y las precipitaciones extremas podrían provocar brotes de enfermedades transmitidas por vectores, entre ellas el zika y el paludismo, y usar este conocimiento para impulsar los esfuerzos de mitigación;
  • Los agricultores podrían cambiar sus cultivos para aumentar su productividad, y las previsiones de las inundaciones y sequías podrían ayudarles a proteger sus medios de subsistencia;
  • Los países pueden tener información más precisa para adaptarse a un clima cambiante, y
  • El sector de energía puede anticipar los niveles de máxima demanda y, en consecuencia, ajustar la producción.

 

Para apoyar sus dos objetivos de poner fin a la pobreza extrema y aumentar la prosperidad compartida de manera sostenible, el Banco Mundial trabaja con los países en todo el mundo, ayudándoles a aumentar su resiliencia frente a los crecientes desafíos económicos, ambientales y sociales que encaramos hoy en día.

 

 

Fuente: BANCO MUNDIAL 23.Marzo.2017

 

Jueves, 19 de enero de 2017

 

Los riesgos con mayor impacto a nivel mundial este 2017 son las armas de destrucción masiva, los eventos relacionados al clima extremo, crisis del agua, desastres naturales y la capacidad para sobrellevar los efectos del cambio climático, sin embargo, en términos de posibilidad de suceder, en primer lugar están los eventos relacionados al clima extremo seguidos de la migración involuntaria a gran escala, los desastres naturales, los ataques terroristas y el robo o fraude de datos.

 

Así lo dio a conocer el Reporte de Riesgos Globales 2017 que publica anualmente el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés).

 

El reporte destaca la interconexión de los diversos problemas que vive el mundo, tales como:

 
  • Inequidad
  • Creciente polarización política y social
  • Economía débil y dificultad para hacer negocios
  • Cambios tecnológicos
  • Disparidad en los ingresos y la riqueza
  • Sistemas globales de cooperación en riesgo

 

 

Publica: IMCO 12.Enero.2016

 

Lunes, 9 de enero de 2017

 

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó hoy que el balance provisional de migrantes y refugiados fallecidos a nivel mundial durante el año 2016 fue de casi 7.500 personas.

 

La OIM informó que la cifra total de decesos en los últimos tres años es de 18.501 y que durante el año pasado la suma de muertes fue superior a la registrada los dos años anteriores, cuando las defunciones no llegaron a superar las 6.000.

 

El portavoz en Ginebra de la OIM, Joel Millman, indicó que la travesía del Mediterráneo fue la más letal de todas las rutas usadas por los migrantes.

 

Esta situación se produjo, sobre todo, entre los refugiados en América Latina, donde se registraron unos 700 fallecimientos, una cantidad superior a los cerca de 500 de los años 2014 y 2015.

 

 

Fuente: CINU 06.Enero.2017

 

Miércoles, 23 de noviembre de 2016

 

El impacto de los desastres naturales graves equivale a una pérdida de USD 520 000 millones en el consumo mundial y empujan a unos 26 millones de personas a la pobreza cada año, según se indica en un nuevo informe del Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR).

 

“Las conmociones climáticas de gran envergadura ponen en peligro décadas de avances en la lucha contra la pobreza”, dijo Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial. “Las tormentas, las inundaciones y las sequías tienen graves consecuencias humanas y económicas, y a menudo son los pobres quienes pagan el precio más alto. Generar resiliencia frente a los desastres no es solo un objetivo razonable desde el punto de vista económico, es también un imperativo moral”.

 

En el informe, titulado Unbreakable: Building the Resilience of the Poor in the Face of Natural Disasters (Irrompible: Generar resiliencia en los pobres frente a los desastres naturales), se advierte que los impactos humanos y económicos de los fenómenos meteorológicos extremos sobre la pobreza son mucho más devastadores de lo que se pensaba.

 

En los 117 países estudiados, se ha observado que el efecto sobre el bienestar (medido en términos del consumo perdido) es mayor que las pérdidas en activos. En vista de que las pérdidas provocadas por los desastres afectan de manera desproporcionada a los pobres, cuya capacidad para hacer frente a estas situaciones es limitada, en el informe se estima que el impacto sobre el bienestar en estos países equivale a pérdidas en el consumo del orden de los USD 520 000 millones al año. Esta cifra supera todas las demás estimaciones en hasta un 60%.

 

 

Fuente: BANCO MUNDIAL 14.Noviembre.2016

 

Martes, 22 de noviembre de 2016

 

 

Para cualquier latinoamericano no son un grupo de nombres al azar sino la denominación de pila de algunos de los más devastadores huracanes de los últimos 25 años.

 

Devastadores porque estamos acostumbrados a medir su impacto en número de afectados y pérdidas económicas. Con frecuencia, luego de una inundación, huracán o terremoto, se leen titulares sobre cuánto cuesta el daño a edificios, puentes y hasta potenciales cosechas.

 

Pero este cálculo está a punto de tornarse mucho más crudo.

 

Aunque estas cifras son útiles, no detallan la manera en que los desastres afectan al bienestar de las personas. Un dólar en pérdidas no significa lo mismo para una persona rica que para una persona pobre.

 

Un nuevo estudio del Banco Mundial utiliza una metodología que va más allá del recuento tradicional de las pérdidas de activos (bienes personales, casas, tierras). Esta capta mejor los impactos de los desastres naturales sobre los pobres, que a menudo no tienen ningún activo que contabilizar.

 

Hasta ahora, el impacto de los desastres naturales estaba estimado solo en un 60% de su costo total. Con esta nueva manera de medir, se pasa de estimar unos 300.000 millones de dólares en pérdidas a 520.000 millones de dólares a nivel mundial. Según el informe, los desastres naturales empujan a 26 millones de personas anualmente a la pobreza.

 

Protección y sistemas de alerta

Hay soluciones esperanzadoras para blindar a la región contra los desastres naturales.

 

En el informe se evalúan, por primera vez, iniciativas implementadas para generar resiliencia como los sistemas de alerta temprana, el acceso a servicios bancarios personales, las pólizas de seguros y los sistemas de protección social (como las transferencias de efectivo y los programas de obras públicas), elementos que pueden ayudar a las personas a responder ante las crisis y a recuperarse.

 

Por ejemplo, las redes de protección social existentes tienen efectos positivos en la recuperación después de un desastre: cada dólar gastado en protección social después de un desastre representa 4 dólares en beneficios en países como Bolivia, Brasil, Colombia, Honduras y Panamá.

 

 

Fuente: BANCO MUNDIAL 18.Noviembre.2016

 

Jueves, 13 de octubre de 2016

 

 

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha designado el 13 de octubre como la fecha para celebrar el Día Internacional para la Reducción de Desastres (DIRD), a fin de promover una cultura mundial para la reducción de desastres, lo cual incluye su prevención y mitigación, al igual que actividades de preparación. Desde que el DIRD inició hace ya 25 años, este día se ha transformado en una actividad mundial de gran importancia para aumentar el grado de sensibilización en torno a este tema, y se ha celebrado de diversas formas para alentar esfuerzos dirigidos a establecer comunidades y naciones más resilientes frente a los desastres.

 

El tema: Vivir para contarlo

La campaña de 2016 busca crear un nuevo grado de sensibilización en torno a las acciones a emprender para reducir la mortalidad en todo el mundo. La UNISDR desea que usted aproveche la oportunidad que representa el 13 de octubre para que le diga al mundo lo que está haciendo para aplicar el Marco de Sendai, a fin de reducir la mortalidad y mejorar los resultados de salud relativos a los desastres. ¿Está mejorando la forma en que las personas se están informando más acerca del riesgo? ¿Cómo lo está haciendo? ¿Está siendo más inclusivo(a) en el alcance de las alertas tempranas?

 

Tendencias de la Mortalidad

Según el CRED, la tasa de mortalidad promedio que se registró entre 2005 y 2014 en el ámbito mundial fue de 76.424 muertes anuales. En 2015, el CRED registró 22.773 muertes para ese año. La siguiente es una lista de las principales amenazas naturales y la cifra promedio de muertes que generaron en esa década, junto con la cantidad respectiva para 2015 en paréntesis: inundaciones, 5.938 (3.310); tormentas, 17.778 (996); sequías, 2.030 (35); aludes, 1.369 (923); terremotos/tsunamis, 42.381 (9.525); incendios forestales, 73 (66); actividades volcánicas, 46 (0); movimientos de masa, 373 (0). Asimismo, en 2014, los desastres tecnológicos cobraron la vida de 5.884 personas y el promedio anual en la década anterior fue de 7.514 muertes. Estas cifras incluyen las víctimas del hundimiento de ferris (transbordadores). Según la base de datos del CRED, los accidentes de transporte equivalen al 74 por ciento estas muertes.

 

Las emergencias principales de salud pública que generan una preocupación internacional ocurren con regularidad. Más recientemente, la epidemia de ébola que surgió en los empobrecidos países de Guinea, Liberia y Sierra Leona, situados en África Occidental, cobró la vida de unas 11.000 personas y ocasionó un trauma generalizado, al igual que grandes pérdidas económicas. La rápida propagación del virus de Zika es otro ejemplo de estas emergencias.

 

Resultados

 
  • Un mayor grado de sensibilización mundial sobre el Marco de Sendai, al presentarlo como un plan para salvar vidas y aumentar la resiliencia frente a los desastres ocasionados tanto por amenazas naturales como por los seres humanos.
  • Una mayor inclusión de representantes de grupos vulnerables en programas nacionales para la reducción del riesgo de desastres.
  • Un diálogo público para promover cambios de conducta y actitudes hacia la gestión del riesgo de desastres.

 

 

 

Fuente: UNISDR 13.Octubre.2016

 

Martes, 30 de agosto de 2016

 

 

Desde que en 1945 se llevó a cabo el primer ensayo nuclear, se han realizado casi 2.000 pruebas de este tipo, sin prestar mucha atención a sus efectos devastadores sobre la vida humana. Menos aún se ha estudiado la precipitación radiactiva derivada de los ensayos atmosféricos.

 

Tanto la reflexión retrospectiva como la historia nos han mostrado los efectos trágicos y aterradores de los ensayos nucleares, especialmente cuando se producen fallos en las condiciones controladas y más aún teniendo en cuenta que las armas atómicas contemporáneas son cada vez más poderosas y destructivas.

 

Con el objetivo de captar la atención del mundo sobre la gravedad de este asunto y poner de relieve la necesidad de una acción unificada, el 2 de diciembre de 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 29 de agosto Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, mediante la aprobación por unanimidad de la resolución 64/35.

 

El año 2010 fue la primera conmemoración del Día Internacional contra los Ensayos Nucleares. Cada año, desde entonces, el Día se ha observado mediante la coordinación de diversas actividades en todo el mundo, tales como simposios, conferencias, exposiciones, concursos, publicaciones, enseñanza en instituciones académicas, programas de televisión y radiodifusión y otros medios. También se han celebrado diversos eventos en la Sede de las Naciones Unidas. Para la observación del Día en 2013 se proyectan actividades similares.

 

 

Fuente: ONU 29.Agosto.2016

 

Viernes, 26 de agosto de 2016

 

Agricultores centroamericanos han creado una nueva forma de enfrentar desastres – como la sequía que afecta al corredor seco mesoamericano – mediante un innovador mecanismo de protección y trasferencia del riesgo que actúa como un seguro agrícola para quienes no pueden acceder a los sistemas financieros tradicionales.

 

Se trata de los fondos mutuos de contingencia, apoyados por la FAO en Honduras y Guatemala, los cuales son creados y gestionados por asociaciones de productores para sostener a sus miembros en casos de emergencia.

 

Según la FAO, estos fondos permiten financiar actividades para aliviar los problemas de las familias más vulnerables afectadas por una calamidad inesperada, como sequías, huracanes, inundaciones y terremotos.

 

“Están dirigidos a los hogares que no tienen acceso a sistemas formales de financiamiento, ni seguros que les permitan proteger sus medios de vida”, explicó Anna Ricoy, Oficial de Gestión de Riesgo de la FAO.

 

Además, pueden financiar una diversidad de actividades, como la compra de insumos para una nueva temporada agrícola cuando se perdió la cosecha, apoyar la seguridad alimentaria de los hogares durante una emergencia, o para llevar a cabo actividades productivas y de comercio cuando la comunidad pierde fuentes de ingreso.

 

Los fondos mutuos de contingencia otorgan mayor sostenibilidad a los medios de vida de los agricultores familiares, fortaleciendo sus organizaciones. Al tener un carácter solidario, por lo general tienen una tasa de interés menor que la de los créditos regulares.

 

¿Cómo se construyen los fondos mutuos de contingencia?

En Guatemala y Honduras los miembros de las asociaciones y las cajas rurales de ahorro reunieron dinero y capital semilla para crear el 40% del fondo. Otro 40% fue una contribución directa de la FAO. El 20% restante se capitaliza constantemente a través de actividades como la producción de tejidos artesanales y tiendas comunitarias para la venta de víveres, entre otros.

 

Entre el 2014 y 2015, los fondos comunitarios establecidos con el proyecto FAO en Guatemala y Honduras prestaron 170 mil dólares a sus miembros para actividades generadoras de ingresos e invirtieron 23.000 dólares en proyectos comunitarios.

 

Además, se reinvirtieron 85.000 dólares para garantizar el funcionamiento y sostenibilidad de los fondos y se prestaron 19 mil dólares para actividades de rehabilitación post emergencia.

 

 

Fuente: CINU 24.Agosto.2016

 

Martes, 19 de julio de 2016

 

Aparte de los grandes cambios sociales y tecnológicos de los que son protagonistas, los latinoamericanos menores de 30 años tienen en común una importante diferencia con los que superan las tres décadas: no han vivido un solo mes de sus vidas con una temperatura menor al promedio de las del siglo XX.

 

Es decir, viven en un planeta que no ha hecho más que calentarse desde que nacieron. Desde febrero 1985, las temperaturas mensuales han estado siempre por encima del promedio mensual del siglo XX. Y en los últimos años, la brecha entre el promedio y la temperatura actual va rompiendo récords casi mes a mes.

 

De hecho, mayo de este año fue el más caluroso que se haya registrado, según la Oficina del Océano y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA) y la NASA, y el 13er mes consecutivo con temperaturas récord. Y hay pocas esperanzas de que el promedio para julio rompa esa tendencia.

 

Para enfrentar las consecuencias de esta alza de temperaturas, el 12 de diciembre de 2015, todos los países latinoamericanos, junto a buena parte de la comunidad internacional, firmaron el acuerdo climático en París en el que acordaron aunar esfuerzos para que el alza de las temperaturas no sea superior a 1,5ºC, en promedio.

 

Y este año, la ONU apoyó esta decisión con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 13, que busca “tomar acción urgentemente para combatir el cambio climático y sus efectos”.

 

Unos 14 millones de latinoamericanos viven en zonas de alto riesgo ante el cambio climático

 

Latinoamérica en la línea de fuego

Incluso si llegáramos a mantener el calentamiento global debajo del límite, habrá que adaptarse a un nuevo clima, cuyos efectos ya se experimentan a lo largo de la región, con un aumento de 0,87ºC del promedio mundial que se vio en mayo de este año.

 

Según la Oficina de Naciones Unidas para la coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), desde 2014 la región experimenta sequías a lo largo del Caribe, Centroamérica y en Bolivia, provocadas por la poca lluvia y por el fenómeno de El Niño.

 

Hoy en día se calcula que más de 3,5 millones de personas en El Salvador, Guatemala y Honduras viven en condiciones de inseguridad alimentaria por la pérdida de sus cosechas.

 

Mientras en abril de este año, cayó sobre Haití en solo tres semanas el equivalente a la mitad de la precipitación anual, provocando fuertes inundaciones y afectando a más de 9.000 familias. Y más al sur, inundaciones y derrumbes provocados por lluvias torrenciales afectaron a más de 411.000 personas en Argentina, Ecuador, Bolivia, Brasil, Paraguay, Perú, y Uruguay, según la OCHA.

 

Para los expertos del Banco Mundial, es claro que Latinoamérica será una de las regiones más afectadas por el cambio climático, especialmente si el mundo no logra mantener el calentamiento global debajo de un promedio de 2ºC.

 

En total, un 2.2% de la población latinoamericana – unos 14 millones de personas – viven en zonas a menos de 5 metros sobre el nivel del mar, fuertemente expuestas al impacto del cambio climático según nuevos datos del informe.

 

 

Fuente: iAGUA 19.Julio.2016

 

Viernes, 24 de junio de 2016

 

El daño ambiental aumenta en todo el planeta, pero aún hay tiempo para revertir el peor impacto si los gobiernos actúan ahora

 

El cambio ambiental que afecta al mundo está ocurriendo a una velocidad muchísimo más rápida de lo que antes se pensaba, haciendo imperativo que los gobiernos actúen ahora para revertir el daño que se le ha hecho al planeta, afirma el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, en las evaluaciones regionales sobre el estado del ambiente global.

 

Bajo el título Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO-6): Evaluaciones Regionales, seis informes separados proveen un estudio altamente detallado de los problemas ambientales que afectan cada una de las seis regiones en el mundo: la región Paneuropea, América del Norte, Asia y el Pacífico, Asia Occidental, América Latina y el Caribe, y África.

 

Publicado previo al inicio de la segunda sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, UNEA-2 el 23 de mayo en Nairobi, Kenia, las evaluaciones regionales encuentran que a nivel global se comparte una serie de amenazas ambientales comunes que están rápidamente intensificándose en muchas partes del mundo.

 

En casi todas las regiones, el crecimiento de la población, la rápida urbanización, el aumento en el nivel de consumo, la desertificación, la degradación de la tierra y el cambio climático se han combinado para hacer que los países sufran una escasez de agua más severa. Estas preocupantes tendencias también están haciendo cada vez más difícil que el mundo se alimente, advierten los informes, que involucraron 1.203 científicos, cientos de instituciones científicas y más de 160 gobiernos.

 

Calidad del aire

Las emisiones del gas de efecto invernadero están creciendo en América Latina como resultado de la urbanización, el crecimiento económico, el consumo energético y los cambios en el uso de la tierra, así como otros factores. Estos cambios generan una degradación en la calidad del aire, tanto interno como externo. La mayoría de las ciudades en la región para las cuales hay datos disponibles tienen concentraciones de materia particulada (MP) sobre las directrices de la Organización Mundial de la Salud, OMS. Monterrey en México, por ejemplo, tiene concentraciones medidas de MP2.5 de 85,9, muy sobre el límite recomendado de la OMS de 20. Sin embargo, la región ha hecho progreso en la reducción de sustancias que afectan a la capa de ozono y la eliminación del plomo en la gasolina.

 

En América Latina un estimado de 100 millones de personas viven en áreas susceptibles a la contaminación del aire, en su mayoría en áreas densamente pobladas en la ciudad. En 2012, un total de 138.000 muertes en las Américas (renta baja y media) fueron atribuidas a la contaminación del aire en el ambiente y a la contaminación del aire doméstico.

 

Pérdida de hábitat y degradación de la tierra

América Latina y el Caribe contiene 12 de los 14 biomas en el mundo y 191 de las 867 ecorregiones únicas del mundo. Estas regiones proveen servicios de ecosistema valiosos – tales como la regulación del agua, el almacenamiento de carbono, alimento y formas de vida. La pérdida y degradación del hábitat continúan siendo uno de los mayores retos en la región. La deforestación en el Amazonas y en otros ecosistemas forestales, menos tierras de pastizales y biomas montañosos frágiles son ejemplos de estos procesos de degradación. A su vez, la degradación del hábitat baja los servicios en el ecosistema, sus funciones y biodiversidad, amenazando el desarrollo y el bienestar humano.

 

 

Fuente: UNEP Mayo.2016

 

Viernes, 24 de junio de 2016

 

En mayo de 2016 se han vuelto a batir récords de temperatura mundial, según los datos recién publicados por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), que también señaló que esta primavera (en el hemisferio norte) ha sido la más cálida jamás registrada.

 

La temperatura ha sido especialmente elevada en el Ártico, lo cual ha adelantado mucho el derretimiento anual del hielo marino en el Ártico y de la cobertura de hielo en Groenlandia. La extensión del manto de nieve fue excepcionalmente reducida en el hemisferio norte.

 

Las temperaturas sin precedentes de mayo vinieron acompañadas de otros fenómenos extremos, como las muy intensas precipitaciones registradas en algunas zonas de Europa y del sur de Estados Unidos de América y una decoloración grave y generalizada de los corales.

 

“La situación del clima observada hasta este momento del año nos da muchos motivos de alarma,” declaró David Carlson, Director del Programa Mundial de Investigaciones Climáticas. “Estamos viendo temperaturas excepcionalmente elevadas, tasas de derretimiento de la cobertura de hielo en marzo y mayo que normalmente no se dan hasta julio, episodios de lluvias sin precedentes en esta generación. La intensidad excepcional del fenómeno El Niño es responsable solamente en parte. Lo anormal es ahora la norma.”

 

El fenómeno El Niño, de gran fuerza pero que ya se ha disipado, contribuyó a las elevadas temperaturas registradas hasta el momento en 2016. No obstante, la causa fundamental del calentamiento global siguen siendo los gases de efecto invernadero que se vierten a la atmósfera de resultas de la actividad humana.

 

Temperaturas:

Este ha sido el mayo más caluroso del que se tiene constancia. Las temperaturas superiores a la media fueron especialmente pronunciadas en las latitudes más altas del hemisferio norte, según el Instituto Goddard de Investigaciones Espaciales de la NASA. Fue también la primavera (marzo-abril-mayo) más calurosa de la que se tienen datos. La Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera de Estados Unidos no ha publicado aún sus cifras de temperatura de mayo.

 

 

Fuente: OMM 17.Junio.2016

 

Viernes, 10 de junio de 2016

 

 

El director ejecutivo de ONU Habitat, Joan Clos, presentó hoy en la sede de Nueva York una nueva herramienta científica que mide la tasa de urbanización global, sus características y el efecto potencial de la expansión urbana en la calidad de vida de los habitantes de las ciudades.

 

“La Muestra Global de Ciudades de la ONU” usa una muestra representativa de 200 ciudades, tanto de países desarrollados como en desarrollo, a las que somete a un seguimiento con el que interpretar diversos aspectos de la vida urbana.

 

Entre esos factores se encuentran la calidad del aire y del agua, el tiempo empleado en viajar desde el hogar al trabajo, cercanía respecto al lugar de empleo, la accesibilidad a la vivienda y el acceso al espacio público.

 

Joan Clos señaló el carácter multidisciplinario de la iniciativa que proporciona datos de acceso público a los investigadores para establecer comparaciones científicamente válidas entre las ciudades del mundo.

 

 

Fuente: ONU 09.Junio.2016

 

Viernes, 10 de junio de 2016

 

 

Entre 2003 y 2014, el impacto de los desastres naturales en el sector agrícola de América Latina provocó pérdidas de más de 34.000 millones de dólares, afectando a 67 millones de personas, según datos de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

 

Para cambiar esta tendencia, altos representantes de los países de la región debatieron hoy en Asunción sobre cómo incrementar la resiliencia y los medios de vida del campo frente a las crisis y desastres con el objetivo de erradicar el hambre.

 

En el marco de la Reunión Ministerial para la Implementación del Marco de Sendai en las Américas, que se celebra desde ayer en la capital paraguaya, los altos funcionarios delinearon las bases para una estrategia regional de gestión de riesgos de desastre en el sector agrícola, como parte del Plan de Seguridad Alimentaria de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

 

El director de Gestión de Riesgos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala, Rudy Vásquez Villatoro, participante en el evento, explicó en entrevista con Radio ONU, algunas de las medidas para reducir los riesgos en ese rubro.

 

 

Fuente: ONU 09.Junio.2016

 

Jueves, 9 de junio de 2016

 

Reducir los riesgos de desastres en los países de América compete a toda la sociedad, aseveró hoy el director de la Oficina de la ONU para la Reducción de Riesgos de Desastres (UNISDR) en Asunción, Paraguay, ante más de 170 ministros y delegados de alto nivel de todos los países del continente.

 

Robert Glasser participó en la inauguración de la Reunión Ministerial para la Implementación del Marco de Sendai en las Américas, donde recordó que esta región del mundo es particularmente vulnerable a los siniestros.

 

“Las Américas, como todos bien sabemos, es una de las regiones más expuestas del mundo. El Niño y La Niña son uno de los desafíos que enfrentan. El Niño puede estar terminando, pero millones de personas en toda la región siguen amenazadas por la sequía y las inundaciones como resultado del fenómeno. El reciente terremoto en Ecuador subrayó nuevamente lo vulnerable que es la región a los riesgos de gran magnitud”, dijo Glasser.

 

Agregó que la pobreza sigue siendo una de las causas de los desastres, aunque reconoció que los países del continente han progresado en la preparación para los desastres y en la mitigación de sus efectos.

 

 

Fuente: ONU 08.Junio.2016

 

Martes, 7 de junio de 2016

 

 

¿Por qué la cubierta de hielo marino que rodea la Antártida ha ido aumentando ligeramente, en agudo contraste con la drástica pérdida de hielo marino que ocurre en el Océano Ártico?

 

Un nuevo estudio dirigido por la NASA ha determinado que la geología de la Antártida y el Océano Austral son los últimos responsables.

 

Un equipo de la NASA y la NOAA analizó datos de radar de satélite, la temperatura superficial del mar, la forma de la tierra y la batimetría (profundidad del océano), para el estudio de los procesos físicos y las propiedades que afectan el hielo marino antártico.

 

Encontraron que dos factores geológicos persistentes – La topografía de la Antártida y la profundidad del océano que lo rodea – están influyendo en los vientos y las corrientes oceánicas, respectivamente, para impulsar la formación y evolución de la capa de hielo marino de la Antártida y ayudar a sostener la misma.

 

“Nuestro estudio proporciona una fuerte evidencia de que el comportamiento del hielo marino antártico es totalmente coherente con las características geofísicas que se encuentran en la región del polo sur, que difieren marcadamente de las presentes en el Ártico”, dijo Son Nghiem, primer autor del estudio y científico del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA.

 

La cubierta de hielo marino de la Antártida está dominada por hielo de primer año o de temporada. Cada año, el hielo del mar alcanza su máxima extensión en todo el continente helado en septiembre y se retira a alrededor del 17 por ciento de esa medida en febrero. Desde finales de 1970, su alcance ha sido relativamente estable, aumentando ligeramente; sin embargo, se observan diferencias regionales.

 

Sus análisis revelaron que a medida que se forma el hielo del mar y se acumula a principios de la temporada de crecimiento del hielo del mar, es empujado mar adentro y hacia el norte por los vientos, formando un escudo protector del hielo más grueso más antiguo que circula por el continente. Los vientos persistentes, que soplan hacia el exterior del continente y tienen la forma de la topografía de la Antártida, apilan el hielo contra el enorme escudo de hielo, aumentando su espesor. Esta banda de hielo, que varía en anchura desde aproximadamente 100 a 1.000 kilómetros, encapsula y protege el hielo más joven y delgado del efecto de los vientos y las olas.

 

El equipo también usó los datos de radar QuikScat para clasificar los diferentes tipos de hielo marino de la Antártida. El hielo más viejo y grueso del mar devuelve una señal de radar más fuerte que el hielo más delgado. Ellos encontraron que el hielo marino dentro del escudo protector era mayor y más áspero (debido a una mayor exposición al viento y las olas), y más grueso (debido a un mayor crecimiento del hielo y acumulación de nieve).

 

A medida que la capa de hielo marino se expande y el hielo se aleja del continente, las zonas de agua abierta se forman detrás de él en la superficie del mar, creando de hecho “fábricas de hielo” que conducen a un rápido crecimiento del hielo marino.

 

 

Fuente: iAGUA 31.Mayo.2016

 

Jueves, 26 de mayo de 2016

Los primeros esfuerzos de los Gobiernos por establecer un precio para la contaminación causada por carbono señalan el peso creciente de la mitigación de las emisiones como fuente de ingresos. En 2015, los Gobiernos recaudaron unos USD 26 000 millones por el cobro de las emisiones de carbono, lo que representa un aumento del 60 % respecto del año anterior, según el informe Carbon Pricing Watch 2016  (Panorama sobre la fijación del precio del carbono 2016), publicado por el Banco Mundial.

 

Desde 2015 se han puesto en marcha o están en preparación cuatro nuevas iniciativas con las que se busca fijar un precio para el carbono en Corea, Portugal, Australia y la provincia de Columbia Británica en Canadá.

 

Hasta la fecha, 40 países y más de 20 ciudades, estados y regiones que representan una cuarta parte de todas las emisiones de gases de efecto invernadero han establecido un precio para el carbono. Este grupo incluye 7 de las 10 economías más grandes del mundo. En conjunto, los mecanismos de fijación del precio del carbono abarcan unas 7 gigatoneladas de CO2 equivalente (el 13 % de las emisiones mundiales), un volumen comparable al que se evitaría si se cerraran durante un año más de 1800 plantas de electricidad alimentadas a carbón. El valor total de los mecanismos de precios existentes alcanza unos USD 50 000 millones.

 

 

Fuente: BANCO MUNDIAL 25.Mayo.2016

 

Martes, 24 de mayo de 2016

 

El Niño es un fenómeno cíclico provocado por el calentamiento de la superficie del océano Pacífico. Este fenómeno puede desencadenar cambios en los sistemas meteorológicos y, en consecuencia, en las temporadas de cultivo en todo el mundo.

 

Pero ¿cuáles son los efectos que está causando en los diferentes países del mundo?. A esta pregunta responde un mapa elaborado con  información obtenida a través de la red estadounidense Famine Early Warning Systems Network (FEWS-NET), la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas e investigaciones e informes de país de Oxfam.

 

América Central y del Sur

 América Central se enfrenta a una de las sequías más graves de su historia que ya dura tres años y está siendo exacerbada por los efectos del fenómeno El Niño de 2015. La inseguridad alimentaria de la población campesina y los pequeños agricultores continúa empeorando en diversas áreas de América Central, el Caribe y las zonas montañosas de América del Sur.

 

Las cosechas son escasas y de baja calidad. Las comunidades del denominado “corredor seco” de Guatemala, Nicaragua, Honduras y El Salvador son las más perjudicadas: cerca de 3,5 millones de personas tienen graves dificultades para acceder a alimentos básicos. Los hogares más pobres son los más afectados. Muchas personas padecerán una grave desnutrición al menos hasta la próxima cosecha de agosto.

 

Por ejemplo en Bolivia, El Niño ha traído cambios extremos de temperatura, con reportes de granizadas, heladas, sequías, inundaciones y otros eventos que han afectado a más de 59.000 familias en todo el país desde octubre de 2015. A raíz de este clima inusual, más de 30.000 hectáreas de cultivos han sido afectadas en las zonas del altiplano y los valles, perjudicando sobre todo a los pequeños productores. Los departamentos más afectados en el país son Chuquisaca, Cochabamba, Potosí, Beni, Pando y Oruro.

 

En Colombia, El Niño ha agravado la sequía que afecta a al menos 800.000 personas en el país, entre ellas los más de 200 niños y niñas que han muerto durante los últimos años en la región de Guajira. Más al sur, el nivel del agua de los dos principales ríos del país, el Magdalena y el Cauca, se ha reducido drásticamente poniendo en riesgo los medios de vida de muchos pescadores y agricultores que dependen del río para subsistir e irrigar sus tierras.

 

 

Fuente: iAGUA 23.Mayo.2016

 

Martes, 17 de mayo de 2016

 

El episodio de El Niño de 2015/2016, que era de gran intensidad, se está debilitando rápidamente. No obstante, todavía hay posibilidades de que influya en las condiciones climáticas de algunas regiones hasta mediados de año. Según los modelos de predicción climática se volverá a unas condiciones neutras de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) en mayo de 2016, habiendo aumentado las posibilidades de que se forme un episodio de La Niña en el tercer trimestre del año. Es altamente improbable que se reactive el episodio de El Niño en 2016. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales supervisarán de cerca la evolución del fenómeno ENOS en los próximos meses.

 

Entre octubre de 2015 y febrero de 2016 las temperaturas oceánicas en las partes central y oriental del Pacífico tropical superaron la media en más de 2 grados Celsius, pero actualmente están volviendo a unas condiciones neutras. Así, a principios de mayo, se apreciaba ya un descenso de las temperaturas de esas zonas, que se situaban entre 0,5 y 1,0 grados Celsius por encima de la media.

 

Los indicadores atmosféricos propios de un episodio muy fuerte de El Niño observados a comienzos de año se fueron debilitando significativamente hacia unas condiciones neutras de ENOS a principios de mayo. Entre esos indicadores característicos cabe citar una presión atmosférica más baja de lo normal en las partes central y oriental del Pacífico tropical, el debilitamiento y, en ocasiones, la inversión de los vientos alisios de las capas bajas del Pacífico, una nubosidad superior a la media y un aumento de la precipitación cerca de la línea internacional de cambio de fecha y al este de la misma. Por lo general, los episodios de El Niño persisten hasta bien entrado el primer trimestre del año siguiente a su formación – y a veces hasta el segundo trimestre –  antes de que vuelvan a darse unas condiciones neutras. Debido a su fuerte intensidad, este episodio de El Niño ha perdurado hasta principios de mayo, aunque con una intensidad débil, pero probablemente se vuelva a unas condiciones neutras antes de finales de mayo.

 

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial. Además, no existe necesariamente una correspondencia directa entre la intensidad de un episodio de El Niño y sus efectos climáticos a escala regional. Por lo que se refiere a la escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto de El Niño y La Niña como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Por ejemplo, se sabe que la temperatura de la superficie del océano Índico, del sureste del Pacífico y del Atlántico tropical influyen en el clima de las zonas terrestres adyacentes. A escala regional y local puede encontrarse información aplicable en las predicciones climáticas estacionales regionales o nacionales, tales como las elaboradas por los Centros Regionales sobre el Clima (CRC) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los Foros regionales sobre la evolución probable del clima (FREPC) y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN).

 

 

Fuente: OMM 13.Mayo.2016

 

Martes, 17 de mayo de 2016

 

En Ecuador, el mes pasado, un terremoto de magnitud 7,8 provocó más de 600 muertos y casi 30 000 heridos. Los daños económicos se estimaron en más de USD 3000 millones (dólares estadounidenses). Desafortunadamente, eventos como estos se están volviendo muy comunes. Los impactos de los desastres naturales van en aumento, amenazando cada vez más las economías y las vidas de millones de personas en todo el mundo.

 

De hecho, las pérdidas mundiales debido a los desastres casi se han cuadruplicado en las últimas décadas, subiendo de un promedio de USD 50 000 millones al año en la década de 1980 a cerca de USD 200 000 millones anuales en el último decenio. Las personas pobres son las más afectadas por estas situaciones: en los últimos 20 años, en los países de ingreso bajo se produjeron un poco más de una cuarta parte de las inundaciones, pero en ellos se registró casi con el 90 % de las víctimas relacionadas con dichos eventos meteorológicos.

 

Tendencias como el crecimiento de la población y el aumento de la urbanización provocan pérdidas en las regiones vulnerables. Hasta 1,4 millones de personas se trasladan a las ciudades semanalmente y gran parte de este crecimiento —un 90 % hasta 2050— ocurrirá en África y Asia. Al mismo tiempo, el cambio climático amenaza con empujar a la pobreza a más de 100 millones de personas antes de fines de 2030. Ejemplos como estos ponen de manifiesto que el riesgo de desastres no es estático, sino que evoluciona de manera muy rápida.

 

Una mayor cantidad de Gobiernos, comunidades y organizaciones internacionales están aprendiendo que las inversiones inteligentes en preparación y capacidad de adaptación pueden evitar que los peligros naturales se conviertan en catástrofes para la humanidad. Estas inversiones también pueden ofrecer otros beneficios, como estimular la creación de empleos y el crecimiento económico, aumentar las oportunidades educativas, mejorar la igualdad de género y la protección del medio ambiente, y además pueden ayudar a lograr las exigentes metas de desarrollo cuyo plazo vence en 2030.

 

La información precisa y confiable sobre los riesgos de desastres es el eje de inversiones eficaces. Según el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR), (i) una alianza de 34 países y nueve organizaciones internacionales administrada por el Banco Mundial, convencer a los Gobiernos de que inviertan antes de que se produzca un desastre requiere un proceso de identificación de riesgos rápido, riguroso y sistemático. A medida que la tecnología permite que la información sobre los riesgos de desastres sea más accesible que nunca, las personas y los Gobiernos de todo el mundo mejoran su capacidad (i) de identificar los riesgos.

 

 

Fuente: BANCO MUNDIAL 16.Mayo.2016

 

Viernes, 13 de mayo de 2016

 

Abril, mayo y junio, meses de mayor frecuencia e intensidad de incendios, asociados con el fenómeno de El Niño

 

En México, al igual que en otros países, los incendios forestales de gran relevancia propician cambios en la vegetación, disminuyen la calidad de los servicios ambientales y contribuyen al calentamiento global. En el territorio nacional, entre 2000 y 2014 los estados más afectados por tales fenómenos fueron Guerrero, por el número total de hectáreas dañadas, y Coahuila, por superficie alterada a causa de incendios de alta relevancia –de más de tres mil hectáreas–.

 

Estos son algunos de los resultados del estudio “Incendios forestales de gran relevancia en México: algoritmos y sensor MODIS para su detección y monitoreo”, que permitió la obtención del primer mapa en ese ámbito que se crea en nuestro país, realizado por Lilia de Lourdes Manzo Delgado, del Instituto de Geografía (IGg) de la UNAM.

 

La experta señaló que en nuestro territorio la temporada de incendios forestales inicia, por lo general, en enero y concluye en junio, y son los meses de abril, mayo y junio los de mayor frecuencia e intensidad. Además, se asocian a la ocurrencia del fenómeno de El Niño, con altas temperaturas y sequías severas, como lo que se vive este año.

 

En el periodo mencionado, las estadísticas oficiales registraron más de 120 mil incendios que afectaron alrededor de cuatro millones de hectáreas. El año 2011 tuvo 12 mil 113 incendios y la mayor superficie quemada, con 956 mil 405 hectáreas, seguido de 2013 y 2014. A partir de 2006, los datos han mostrado que 66 por ciento de los incendios dañaron superficies de menos de cinco hectáreas y que 83 por ciento fueron de corta duración (menos de 24 horas).

 

No obstante, hacía falta información detallada. Así, con base en datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), la experta hizo una agrupación con los incendios mayores a 50 hectáreas, separándolos en cuatro clases: entre 50 y 100 hectáreas; entre 100 y mil; mil y tres mil, o mayores de tres mil.

 

El objetivo fue representar en el mapa los de mayor envergadura, como aquellos que hicieron historia: el de Quintana Roo, en 1989, con 135 mil hectáreas quemadas; Chimalapa, en 1998, con 210 mil; y el de Coahuila, de 2011, con 314 mil hectáreas.

 

El método empleado por la científica fue el de percepción remota mediante sensores MODIS, de la Universidad de Maryland, cuya resolución de un pixel corresponde a 500 metros; la información fue procesada y validada con imágenes captadas por la NASA. Así se obtuvo una buena confiabilidad para la información.

 

De ese modo se consiguieron resultados interesantes: aunque los incendios de gran relevancia sólo representan el 0.6 por ciento del total, provocan el 26 por ciento de las afectaciones en las superficies quemadas. En contraste, los de muy baja relevancia (cuyo impacto es menor a 50 hectáreas) representan el 69 por ciento del total de registros, aunque su impacto en el daño en la superficie nacional quemada es menor al siete por ciento.

 

Detectó que los estados del norte son los que tienen mayor incidencia de áreas quemadas superiores a tres mil hectáreas (Coahuila, Chihuahua, Sonora e, incluso, Baja California y Zacatecas). Hacia el centro y el sur estos fenómenos no son tan recurrentes.

 

La ubicación de los grandes incendios, explicó la especialista, se debe al tipo de ecosistemas: hacia el norte están los bosques de pino y matorrales, donde el fuego se propaga con más facilidad por las condiciones de viento, falta de humedad y temperatura.

 

En cambio, hacia el sur se localizan los hábitats tropicales y las selvas, donde hay mucha humedad. A pesar de ello, en 1998 en sitios como la Reserva de la Biósfera de Montes Azules, en Chiapas, se presentó un grave incendio del cual, a casi 20 años, la universitaria pretende evaluar la recuperación.

 

 

Fuente: UNAM 11.Mayo.2016

 

Martes, 10 de mayo de 2016

 

El planeta envía un mensaje contundente con respecto al Acuerdo de París Una serie prolongada de temperaturas y fenómenos meteorológicos extremos sin precedentes en todo el mundo, la rápida fusión del hielo del Ártico y la decoloración generalizada de los arrecifes de coral de los océanos ponen de manifiesto la necesidad urgente de firmar y aplicar el Acuerdo de París sobre cambio climático, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

 

El Secretario General de la OMM, Petteri Taalas, afirmó que 2016 ya ha logrado eclipsar a 2015, año en el que se registraron numerosos valores máximos.

 

“La magnitud de los cambios ha asombrado hasta a los climatólogos más experimentados. Estamos siendo testigos del cambio del estado del planeta”, afirmó el señor Taalas.

 

Es importante prestar atención a la adaptación, puesto que se prevé que la tendencia negativa del creciente número de desastres relacionados con el tiempo se prolongue hasta la segunda mitad de este siglo. Se necesitan más inversiones en servicios de alerta temprana de desastres y servicios climáticos modernos, especialmente en los países en desarrollo.

 

La OMM está trabajando en un Sistema mundial integrado de información sobre gases de efecto invernadero, que permitirá a los gobiernos detectar y seguir de cerca fuentes específicas de emisiones nacionales con objeto de diseñar medidas más específicas para limitarlas.

 

La Organización también está dando máxima prioridad a la elaboración de productos de información climática fiables y accesibles que puedan servir al sector de la energía para perfeccionar la gestión de las fuentes renovables, como la energía solar y eólica, y aumentar la eficiencia energética.

 

Efectos del cambio climático

Un intenso episodio de El Niño ha contribuido a las elevadas temperaturas y los fenómenos extremos ocurridos en los últimos meses. No obstante, el principal causante es el cambio climático de larga data inducido por el ser humano. Cada una de las pasadas décadas ha sido considerablemente más cálida que la anterior. El período 2011–2015 y el año 2015 fueron los más cálidos de la historia.

 

En los primeros tres meses de 2016 también se han registrado temperaturas sin precedentes, que se desviaron como nunca antes de los valores de referencia, según los datos preliminares de la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y el Servicio Meteorológico de Japón.

 

 

Fuente: OMM 21.Abril.2016

 

Lunes, 9 de mayo de 2016

 

 

Según el Banco Mundial, la escasez de agua provocada por el clima podría afectar en hasta un 6 % la tasa de crecimiento económico de algunas regiones

 

La escasez de agua, exacerbada por el cambio climático, podría conllevar la reducción de hasta el 6 % del producto interno bruto (PIB) en algunas regiones, provocar migraciones y generar conflictos, según un nuevo informe del Banco Mundial.

 

En High and Dry: Climate Change, Water and the Economy (Situación crítica: El cambio climático, el agua y la economía), se afirma que, debido a los efectos combinados del crecimiento de las poblaciones, el aumento de los ingresos y la expansión de las ciudades, la demanda de agua registrará un crecimiento exponencial, en un contexto en el que el suministro se torna más errático e incierto.

 

A menos que se adopten medidas en el corto plazo —se señala en el informe—, el agua comenzará a escasear en regiones donde hoy es abundante, como África central y Asia oriental, y la escasez se intensificará considerablemente en regiones donde el agua ya es un recurso escaso, como Oriente Medio y el Sahel en África. Para 2050, las tasas de crecimiento de esas regiones podrían registrar una disminución de hasta el 6 %, debido a los efectos de la escasez de agua en la agricultura, la salud y los ingresos.

 

En el informe también se advierte que la menor disponibilidad de agua dulce y la competencia que generan otros usos —como la energía y la agricultura— podrían llevar a que para 2050 la disponibilidad del agua en las ciudades se reduzca en casi dos tercios respecto de los niveles de 2015.

 

En el informe se señala que los impactos negativos del cambio climático en el agua podrían neutralizarse con decisiones políticas más acertadas y que en algunas regiones las tasas de crecimiento podrían aumentar hasta un 6 % si se mejorara la gestión de los recursos hídricos.

 

“Hay una luz de esperanza”, manifestó Richard Damania, autor del informe y economista principal del Banco Mundial. “Cuando los Gobiernos responden a la escasez de agua promoviendo la eficiencia y asignando incluso el 25 % del agua a usos más productivos, las pérdidas disminuyen drásticamente y, en el caso de algunas regiones, incluso desaparecen. La mejora en la gestión de los recursos hídricos genera altos dividendos económicos”.

 

En las regiones extremadamente secas del mundo, deben adoptarse políticas de mayor alcance para evitar el uso ineficiente del agua. Según el informe, para lidiar con los factores de estrés climático se requieren políticas y reformas más contundentes.

 

 

Fuente: BANCO MUNDIAL 03.Mayo.2016

 

Martes, 1 de marzo de 2016

 

En las últimas dos décadas, los desastres naturales han tenido un impacto desproporcionado sobre las mujeres, en gran parte debido a la discriminación a la que se ven expuestas, denunció este lunes el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, en un debate general en Ginebra como parte de su 63ª sesión, que se prolongará hasta el viernes.

 

La consulta de hoy fue el primer paso en el proceso para elaborar una recomendación general del Comité sobre las dimensiones de género de la reducción del riesgo de desastres y el cambio climático.

 

Diferentes organismos de la ONU que participaron en el evento, incluyendo la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, destacaron la importancia de los programas de empoderamiento de la mujer e igualdad de género para encarar este problema.

 

En los últimos 10 años, el riesgo de desastres se ha convertido en una amenaza cada vez mayor para la humanidad, en parte debido al perfil demográfico de muchos países y al envejecimiento de la población, el fenómeno de la urbanización, y la destrucción de los ecosistemas.

 

 

Fuente: ONU 29.Febrero.2016

 

Martes, 1 de marzo de 2016

 

 

El ozono (O3) es un gas incoloro de olor penetrante, altamente oxidante e inestable en altas concentraciones. Puede ser “bueno” o malo para la salud y el medio ambiente dependiendo de en donde se encuentre en la atmósfera.

 

Este gas se produce naturalmente en la estratósfera. Se considera “bueno” porque protege a la tierra de los rayos ultravioleta.  Esta capa de ozono se destruye gradualmente por compuestos producidos por el hombre conocidos como sustancias que destruyen el ozono, los hidroclorofluorocarbonos (HCFC).

 

A nivel de superficie (tropósfera) se considera un contaminante porque en ciertos niveles representa un riesgo para la salud humana, la vegetación y los animales.

 

La temporada de ozono se caracteriza por las altas concentraciones de este contaminante durante largos periodos. Las condiciones que lo favorecen son el aumento de la duración del día, escasa humedad e intensa radiación.

 

Daños

La exposición al ozono genera daños en la salud humana, la vegetación y ecosistemas incluyendo los bosques, parques y áreas naturales protegidas.

 

Acciones

En el 2013 se creó la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) como una plataforma de gobernanza ambiental regional entre seis entidades para impulsar políticas, programas y acciones de sustentabilidad y economía verde para la región del Centro de México.

 

 

Fuente: SEMARNAT 25.Febrero.2016

 

Jueves, 25 de febrero de 2016

 

 

A finales de este siglo, concretamente, en el año 2100, el nivel del mar del planeta podría aumentar entre los 60 y los 130 centímetros si las emisiones de gases de efecto invernadero son altas, con una concentración de dióxido de carbono (CO2) de 936 partes por millón (ppm). Es una de las conclusiones de un estudio internacional publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), en el que participa la Universidad Complutense de Madrid.

 

“Nuestros resultados son bastante coherentes con las últimas estimaciones del IPCC –el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático–”, explica Alexander Robinson, investigador del departamento de Astrofísica y Ciencias de la Atmósfera de la UCM y del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto del Clima (Alemania), y coautor del estudio.

 

Para llegar a estas conclusiones, los científicos dibujaron tres escenarios, establecidos en el quinto informe del IPCC, con emisiones bajas, medias y altas. Así, el mejor de los panoramas implica una concentración de CO2 de 421 ppm; el escenario medio, de 538 ppm y el peor escenario, de 936 ppm.

 

El modelo tiene en cuenta diferentes factores como responsables del aumento del nivel del mar: la capa de hielo antártica, la de Groenlandia, los glaciares de montaña y la expansión térmica del océano a medida que este se calienta.

 

Un incremento inevitable

Aunque hoy por hoy resulta inevitable que aumente el nivel del mar, los científicos piden a los gobiernos que hagan caso a lo acordado en París. “Si el mundo quiere evitar grandes pérdidas y daños tiene que seguir rápidamente el camino trazado en la Cumbre del Clima de París de hace unas semanas”, alerta Anders Levermann, investigador del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto del Clima y otro de los coautores del trabajo.

 

Una de las principales ventajas de este nuevo modelo es su rapidez, que lo hace fácilmente reproducible y permite numerosas simulaciones para calcular cuánto subirá el nivel del mar en el futuro.

 

 

Fuente: iAGUA 23.Febrero.2016

 

Jueves, 18 de febrero de 2016

 

 

El año más caluroso jamás registrado, 2015, ha confirmado que los desastres relacionados con el clima y la meteorología actualmente dominan las tendencias de desastres vinculados con amenazas naturales, de acuerdo con un nuevo análisis presentado hoy.

 

Los cinco países más afectados por desastres en 2015 fueron China (26), los Estados Unidos de América (22), la India (19), Filipinas (15) e Indonesia (11).

 

El jefe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, Robert Glasser, declaró: “Hemos superado el año más caluroso jamás registrado.  98,6 millones de personas se han visto afectadas por desastres el año pasado y el clima, a menudo ayudado por un fuerte fenómeno de El Niño, fue uno de los factores en el 92% de esos casos. El impacto más evidente fue el de las 32 sequías importantes registradas, que fue más del doble de la media anual de diez años. Estas afectaron a 50,5 millones de personas y muchas han continuado este año, en especial en África.

 

Datos y cifras de los desastres en 2015 frente a las medias de 2005-2014

El año pasado se registraron 32 sequías importantes en comparación con una media anual de 15 en el decenio anterior. Las sequías afectaron a 50,5 millones de personas, muy por encima de la media de diez años de 35,4 millones.

 

Las inundaciones en la India el año pasado afectaron a 16,4 millones de personas. Tradicionalmente, las inundaciones son lo que ha afectado a más gente en cualquier año, pero el año pasado pasaron a la segunda posición al producirse 152 inundaciones que afectaron a 27,5 millones de personas y se cobraron 3310 vidas. Esto se compara con la media de diez años de 5938 muertes y 85 millones de personas afectadas.

 

La subida del nivel del mar y las temperaturas de la superficie del mar fueron factores en una temporada de ciclones muy activa en Asia y el Pacífico, que vieron 37 ciclones y tifones. En total, se registraron 90 tormentas que tuvieron como resultado 996 muertes y que afectaron a 10,6 millones de personas. Esto se compara con una media de diez años de 17 778 muertes y 34,9 millones de personas afectadas.

 

2015 fue el año más caluroso jamás registrado y esto contribuyó a una pérdida importante de vidas producida por olas de calor, incluyendo un total combinado de 7346 muertes: en Francia (3275), la India (2248) y el Pakistán (1229). En total, se registraron 7346 muertes y 1,2 millones de personas se vieron afectadas por temperaturas extremas en 2015. Esto se compara con la media de diez años de 7232 muertes y 8,7 millones de personas afectadas.

 

Otras estadísticas de 2015: los terremotos y tsunamis mataron a 9525 personas (incluyendo Nepal) y afectaron a 7,2 millones de personas; los desprendimientos de tierras provocados por fuertes lluvias mataron a 1369 personas y afectaron a 50332, los incendios forestales se cobraron 66 vidas y afectaron a casi 495 000 personas.

 

 

Fuente: UNISDR 11.Febrero.2016

 

Jueves, 18 de febrero de 2016

 

El episodio del NIÑO excepcionalmente intenso ha superado su intensidad máxima pero persisten sus efectos

 

El potente episodio de El Niño de 2015/2016 ha superado su intensidad máxima, pero es aún un episodio fuerte que seguirá influyendo en las características climáticas a escala mundial, según el último Boletín El Niño/La Niña hoy de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Se prevé que se debilitará en los próximos meses y que se disipará durante el segundo trimestre de 2016.

 

Las temperaturas de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico tropical superaron la media en más de 2 grados Celsius a finales de 2015, lo que demuestra que el episodio de El Niño de 2015/2016 es uno de los más fuertes jamás registrado, comparable a los episodios de 1982/1983 y de 1997/1998. No obstante, es demasiado pronto para establecer de manera concluyente si se trata del episodio más intenso jamás registrado.

 

Como suele ser el caso, con el presente episodio de El Niño las temperaturas máximas de la superficie del océano se alcanzaron en noviembre y diciembre, pero desde entonces han disminuido en casi medio grado.

 

El fenómeno de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) es el resultado de la interacción entre el océano y la atmósfera en las partes oriental y central del Pacífico ecuatorial. Se produce de forma irregular, de cada dos a siete años. La intensidad máxima de los episodios de El Niño suele registrarse a finales de año, de ahí su nombre (en referencia al Niño Jesús). Provoca sequías y precipitaciones superiores a lo normal en diferentes partes del mundo.

 

Según el Boletín El Niño/La Niña hoy de la OMM, los modelos indican que se volverá a unas condiciones neutras de ENOS durante el segundo trimestre de 2016. Es demasiado pronto para determinar si se va a producir un cambio a La Niña (fenómeno opuesto a El Niño) después de eso.

 

 

Fuente: OMM 18.Febrero.2016 

 

Martes, 9 de febrero de 2016

 

Mientras que las cifras del hambre a nivel mundial están disminuyendo, el número de personas que sufren inseguridad alimentaria en zonas de montaña se elevó un 30 por ciento entre 2000 y 2012, según un nuevo estudio publicado hoy por la FAO y la Alianza para las Montañas coincidiendo con el Día Internacional de las Montañas.

 

El informe denominado Mapeo de la vulnerabilidad de los pueblos de montaña a la inseguridad alimentaria señala que el número de personas con inseguridad alimentaria que vive en las regiones de montaña en los países en desarrollo aumentó a casi 329 millones en 2012, frente a 253 millones en 2000, a pesar de que la población total de las zonas de montaña del mundo se incrementó tan sólo un 16 por ciento durante ese mismo período.

 

Eso significa que uno de cada tres habitantes de las montañas -tanto urbanos como rurales-, en los países en desarrollo se enfrentan al hambre y la malnutrición, en comparación con una de cada nueve personas a nivel mundial.

 

Y si nos centramos sólo en las poblaciones rurales de montaña -que dependen de recursos naturales como la tierra, el agua y los bosques para su sustento- las cifras son aún más dramáticas: casi la mitad de ellos sufren inseguridad alimentaria.

 

 

Fuente: FAO Febrero.2016

 

Martes, 9 de diciembre de 2014

 

 

Con 15 millones de niños atrapados en graves conflictos, UNICEF declara 2014 como un año devastador para la infancia

 

 

El año 2014 ha llevado el horror, el miedo y la desesperación a millones de niños, a medida que el agravamiento de los conflictos en todo el mundo les ha expuesto a la violencia extrema y sus consecuencias, ha incrementado su reclutamiento forzado y les ha convertido en blancos deliberados de guerra por los grupos armados, dijo hoy UNICEF. Sin embargo, muchas de estas crisis ya no llaman la atención del mundo, advirtió la organización dedicada a la infancia.

 

Por lo menos 15 millones de niños están atrapados en conflictos violentos en la República Centroafricana, Irak, Sudán del Sur, el Estado de Palestina, Siria y Ucrania, incluidos los desplazados internos o quienes viven como refugiados. A nivel mundial, se estima que 230 millones de niños viven en la actualidad en países y zonas afectados por conflictos armados.

 

En 2014, cientos de niños fueron secuestrados en sus escuelas o de camino a la escuela. Decenas de miles fueron reclutados o utilizados por fuerzas y grupos armados. En muchos lugares han aumentado los ataques a la educación y los servicios de salud y el uso de las escuelas con fines militares.

 

 

 
  • En la República Centroafricana, 2,3 millones de niños están afectados por el conflicto; se cree que hasta 10.000 niños han sido reclutados por los grupos armados en el último año, y más de 430 niños han sido asesinados y mutilados, tres veces más que en 2013.

 

 
  • En Gaza, 54.000 niños quedaron sin hogar este verano como consecuencia del conflicto que duró 50 días, en el que también murieron 538 niños y más de 3.370 resultaron heridos.

 

 
  • En Siria, donde hay más de 7,3 millones de niños afectados por el conflicto, incluyendo 1,7 millones de niños refugiados, las Naciones Unidas verificaron al menos 35 ataques a escuelas en los primeros nueve meses del año, en los que murieron 105 niños y casi 300 resultaron heridos. En Irak, donde se estima que 2,7 millones de niños están afectados por el conflicto, se cree que al menos 700 niños han sido mutilados, asesinados o incluso ejecutados este año. En ambos países, los niños han sido víctimas, testigos e incluso autores de una violencia cada vez más brutal y extrema.

 

 
  • En Sudán del Sur, se estima que 235.000 niños menores de cinco años sufren de desnutrición aguda grave. Casi 750.000 niños han sido desplazados y más de 320.000 están viviendo como refugiados. De acuerdo con los datos verificados de las Naciones Unidas, más de 600 niños han muerto y más de 200 han sido mutilados este año, y alrededor de 12.000 niños están siendo utilizados por las fuerzas y los grupos armados.

 

 

A pesar de los enormes desafíos a los que se han enfrentado los niños en 2014, también ha habido esperanzas para otros millones de niños afectados por los conflictos y las crisis. Frente a las restricciones en el acceso, la inseguridad y los problemas de financiación, varias organizaciones humanitarias como UNICEF han trabajado juntas para proporcionar a los niños asistencia vital y otros servicios esenciales como la educación y el apoyo emocional, a fin de contribuir a su crecimiento en algunos de los lugares más peligrosos del mundo.

 

 

 
  • En la República Centroafricana, hay una campaña en marcha para conseguir que 662.000 niños vuelvan a la escuela a medida que la situación de seguridad lo permita.

 

 
  • En los países del Oriente Medio se distribuyeron casi 68 millones de dosis de la vacuna oral contra la poliomielitis para detener un brote de poliomielitis en Irak y Siria.

 

 
  • En Sudán del Sur, más de 70.000 niños recibieron tratamiento contra la desnutrición grave.

 

 
  • En los países afectados por el ébola se sigue trabajando para combatir el virus en las comunidades locales mediante el apoyo a los centros de atención comunitaria y las unidades de tratamiento del ébola; mediante la capacitación del personal de salud y las campañas de sensibilización para reducir los riesgos de transmisión; y mediante el apoyo a los niños huérfanos a causa del ébola.

 

 

 

 

Fuente: UNICEF 08.Diciembre.2014

 

Martes, 2 de diciembre de 2014

 

 

El terrorismo se ha convertido en un fenómeno global con un aumento del 60% en ataques en el último año. El Índice Global de Terrorismo 2014, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, clasifica a los países según el impacto de las actividades terroristas, así como el análisis de las dimensiones económicas y sociales asociadas con el terrorismo.

 

El índice califica 162 países, que cubren el 99.6% de la población mundial, y examina las tendencias de 2000 a 2013. Los indicadores utilizados incluyen el número de incidentes terroristas, las muertes, lesiones y daños a la propiedad.

 

Algunos de los descubrimientos más importantes del estudio son los siguientes:

 

 
  • 17 mil 958 personas murieron en los ataques terroristas del año pasado, eso es 61% más que el año anterior.

 

 
  • 80% de todas las muertes por ataques terroristas ocurren en sólo cinco países: Irak, Afganistán, Pakistán, Nigeria y Siria.

 

 
  • El año pasado, el terrorismo estaba dominado por cuatro grupos: ISIL, Boko Haram, Al Qaeda y los terroristas talibanes.

 

 
  • Más del 90% de todos los ataques terroristas se producen en los países que tienen violaciones de derechos humanos.

 

 
  • 40 veces más personas mueren por homicidios que por ataques terroristas.

 

 
  • Irak es el país más afectado por el terrorismo. El año pasado hubo 2 mil 492 ataques terroristas en Irak que mataron a 6 mil 362 personas.

 

 
  • El año pasado, 24 países experimentaron ataques terroristas que mataron a más de 50 personas.

 

 
  • Hubo 75 países que no experimentaron un ataque terrorista.

 

 
  • Los tres factores principales asociados con el terrorismo pertenecen a la violencia patrocinada por el Estado, tales como ejecuciones extrajudiciales, las quejas de grupos y los altos niveles de criminalidad.

 

 

 

 

 

 

Fuente: IMCO 02.Diciembre.2014

 

Miércoles, 22 de octubre de 2014

 

Informe: “Niños en Peligro: Ley para Eliminar la Violencia contra los Niños” 

publicado con motivo del lanzamiento de la campaña  “Niños en Peligro”.

 

 

Anuncio parte de la campaña de Unicef “Niños en Peligro”

 

 

El informe señala que unos 345 niños menores de 20 años de edad,  podrían morir a causa de la violencia de cada día en el próximo año, a menos que los gobiernos actúen.

También reveló que la gran mayoría de los niños son asesinados fuera de zonas de guerra y que el abuso físico, sexual y emocional, la inseguridad de los menores se extiende en sus hogares, escuelas y comunidades.

 

 

 

 

Datos relevantes del Informe:

 

 
  • Los niños que son víctimas de la violencia tienen una actividad cerebral similar a los soldados expuestos a combate.

 

 
  • Un tercio de los niños que son víctimas de la violencia son propensos a desarrollar síntomas duraderos de trastorno de estrés post-traumático.

 

 
  • Las personas que viven en la pobreza tienen más probabilidades de ser víctimas de la violencia, independientemente de dónde vivan en el mundo.

 

 
  • Más del 75 por ciento de las muertes infantiles debidas a la violencia cada día son el resultado de la violencia interpersonal, en lugar de conflicto.

 

 
  • Una niña o un niño de edades comprendidas entre 0-19 muere como resultado de la violencia cada cinco minutos.

 

Datos básicos sobre la violencia

 

 
  • Alrededor de 120 millones de niñas menores de 20 años (aproximadamente 1 de cada 10) han sido sometidos a relaciones sexuales forzadas u otros actos sexuales forzados en algún momento de sus vidas.

 

 
  • Alrededor de 6 de cada 10 niños entre las edades de 2 y 14 años de todo el mundo (casi un mil millones) son sometidos a castigos físicos por parte de sus cuidadores en una base regular.

 

 
  • Una de cada nueve niñas en los países en desarrollo están casadas a los 15 años.

 

 
  • Más de 125 millones de mujeres han sido víctimas de La Mutilación Genital Femenina/ corte, la mayoría en la primera infancia y la adolescencia.

 

 
  • Los cinco países con las peores tasas de homicidio infantil son: El Salvador, Guatemala, Venezuela, Haití y Lesotho. Nigeria cuenta con el mayor número de víctimas de homicidio jóvenes, con casi 13.000 muertes en 2012, seguido de Brasil con aproximadamente 11.000.

 

 

Nota. El botón “ver nota completa” lo ligará directamente a la nota original publicada en el sitio de la UNICEF UK, la cual se encuentra en inglés. Con la ayuda de un servicio de traducción en línea,  es posible publicar esta información en español con la finalidad de ponerla al alcance de todos los usuarios.

 

 

Para consultar el Informe “Niños en Peligro: Ley para Eliminar la Violencia contra los Niños” (en inglés) haz click en el siguiente botón.

 

Fuente: UNICEF 22.Octubre.2014