CEIEG.


Archivo de la categoría "Producción"

Martes, 3 de noviembre de 2020

Indicador de Pedidos Manufactureros

Cifras durante octubre de 2020

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México dan a conocer el Indicador de Pedidos Manufactureros (IPM) de octubre de 2020. El IPM incorpora variables similares a las del PMI que elabora el Institute for Supply Management (ISM) en Estados Unidos.

El IPM se construye con los resultados de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE), mismos que permiten conocer casi inmediatamente después de terminado el mes de referencia las expectativas y la percepción de los directivos empresariales sobre el comportamiento del sector manufacturero en México.

En octubre de este año, el IPM se ubicó en 50.7 puntos, al mostrar un incremento mensual desestacionalizado de 0.60 puntos. Con este resultado, dicho indicador se situó por tercer mes consecutivo sobre los 50 puntos, después de haber permanecido seis meses por debajo de dicho umbral. Con relación a sus componentes, se reportaron alzas mensuales con datos desestacionalizados en los rubros correspondientes a los pedidos esperados, a la producción esperada, al personal ocupado y a los inventarios de insumos, al tiempo que el relativo a la oportunidad en la entrega de insumos por parte de los proveedores descendió.

Con cifras originales, en el décimo mes de 2020 el IPM aumentó 0.6 puntos en su comparación anual y se ubicó en 51.7 puntos. A su interior, cuatro de los cinco rubros que lo integran presentaron avances anuales, mientras que el restante disminuyó.

Por grupos de subsectores de actividad económica, con datos sin ajuste estacional en octubre pasado seis de los siete agregados que conforman el IPM registraron crecimientos anuales, en tanto que uno se redujo.

Fuente: INEGI 03 de noviembre de 2020

Viernes, 30 de octubre de 2020

Indicadores de la Industria Minerometalúrgica

Cifras durante agosto de 2020

Cifras desestacionalizadas

El índice de volumen físico (2013=100) de la Producción Minerometalúrgica del país (referida a las actividades de extracción, beneficio, fundición y afinación de minerales metálicos y no metálicos) disminuyó (-)3.5% en el octavo mes de 2020 frente al mes inmediato anterior, con base en cifras desestacionalizadas.

En su comparación anual, el índice observó una caída de (-)2.9% en agosto del presente año respecto al mismo mes de 2019.

Cifras Originales

La producción minerometalúrgica descendió (-)3.7% durante el mes en cuestión con relación a la de igual mes de 2019; a su interior, se redujo la producción de coque, pellets de fierro, oro, carbón no coquizable, azufre, yeso y la de plata. En contraste, aumentó la del zinc, plomo, fluorita y la de cobre.

La Producción Minera por Entidad Federativa (referida únicamente a las actividades de extracción y beneficio de minerales metálicos y no metálicos) mostró los siguientes resultados durante agosto de 2020, de los principales metales y minerales.

Fuente: INEGI 30 de octubre de 2020

Viernes, 30 de octubre de 2020

Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto en México

Cifras durante el tercer trimestre de 2020

El INEGI presenta los resultados de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) Trimestral, los cuales señalan que éste aumentó 12% en términos reales en el trimestre julio-septiembre de 2020 frente al trimestre previo, con cifras ajustadas por estacionalidad.

Por componentes, el PIB de las Actividades Secundarias creció 22%, el de las Terciarias 8.6% y el de las Actividades Primarias 7.4% en el tercer trimestre de este año con relación al trimestre que le precede.

En su comparación anual, la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto con series desestacionalizadas mostró un retroceso real de (-)8.6% en el trimestre en cuestión. Por actividades económicas, el PIB de las Actividades Secundarias cayó (-)8.9% y el de las Terciarias (-)8.8%; en cambio, el de las Actividades Primarias avanzó 7.4 por ciento.

Durante los primeros nueve meses de 2020, el PIB oportuno se redujo (-)9.8% respecto a igual lapso de 2019, con datos desestacionalizados.

Cabe señalar que las estimaciones oportunas proporcionadas en este comunicado podrían cambiar respecto a las cifras generadas para el PIB trimestral tradicional, las cuales se publicarán el próximo 26 de noviembre de 2020.

Fuente: INEGI 30 de octubre de 2020

Viernes, 30 de octubre de 2020

Acuicultura, actividad que brinda seguridad alimentaria

  • La acuacultura es uno de los principales sectores de producción de alimentos de origen animal, pues es el cultivo de organismos acuáticos en zonas costeras e interiores, que implica intervenciones en el proceso de cría para aumentar su producción

    Esta actividad abarca todos los tipos de explotación de animales acuáticos y plantas de agua dulce y salada, su objetivo es conseguir una producción controlada de bienes alimenticios para mejorar el abastecimiento del consumo.

    Según la FAO, la acuacultura es el sector de producción de alimentos de más rápido crecimiento y representa ahora el 50% del pescado destinado a la alimentación a nivel mundial.

    La Maricultura es la rama especializada de la acuacultura que implica el cultivo de organismos marinos para la alimentación y otros productos derivados. En nuestro país, el desarrollo comercial de esta actividad inicia a principios de los años 70 con la producción de tilapia, carpa y trucha arcoíris. La actividad progresó a finales de los años 80 con el avance en el cultivo de camarón.

    En el 2018, la participación en el volumen de producción por maricultura ascendió a 2 millones 159.6 mil toneladas de peso vivo, de los cuales 17.3% proviene de acuacultura, dentro de la cual 77% tiene su origen en la maricultura. El litoral del pacífico contribuye con 87.9% del volumen de producción, mientras que el Golfo de México y el Caribe aportan 12.1% Entre las principales especies se encuentran el ostión con 13.9%, camarón con 79.6%, Atún con 5.5% y otras especies con el 10%.

    En nuestro país, la importancia de la acuacultura radica en que, al ser una actividad con procesos productivos específicos, como la captura y cultivo, se capacita a productores a lo largo del país y se realiza de forma comunitaria. Tiene tres etapas de producción, la captura y cría, engorda, la cual se subdivide en sistema extensivo, semi intensivo e intensivo y finalmente, el afinamiento para la comercialización.

    Esta actividad contribuye al crecimiento y estabilidad del sistema alimentaria, ayuda a la conservación de especies acuáticas y promueve la disminución de impactos ambientales. Además, es una práctica que produce alimentos de alto valor nutritivo para el consumo humano.

    Fuente: INEGI 30 de octubre de 2020

  • Viernes, 30 de octubre de 2020

    Estadística de uso tecnológico y de
    servicios en la superficie agrícola

    Datos según tipo de tecnología empleada en la superficie sembrada.

    La tecnología aplicada a la agricultura tiene un efecto directo sobre su nivel y comportamiento productivo, de manera que si se observan los volúmenes de producción, por ejemplo del maíz –cultivo nacional por antonomasia- se identifica que en 1980 se cosecharon 6,766 miles de hectáreas, de las que se obtuvieron 12.374 millones de toneladas del cultivo; comparativamente, para 2019, se cosecharon 6,690 miles de hectáreas de este cereal y se obtuvieron 27.228 millones de toneladas del producto, ascendiendo su rendimiento a 3.82 tons/ha, cuando en 1980 este valor se ubicó en 1.83. Esta mejora en los rendimientos en gran medida es resultado de la aplicación de diferentes alternativas tecnológicas al proceso productivo.

    La información cuantitativa que proporciona el SIAP respecto a la superficie sembrada, se refiere a las siguientes alternativas tecnológicas: uso de fertilizantes químicos; uso de riego; uso de semilla mejorada; uso de maquinaria y equipo; uso de sanidad; así como uso de asistencia técnica.

    1. Uso de fertilizantes químicos en la superficie sembrada

    A través de la utilización de fertilizantes químicos en la agricultura se ha incrementado la productividad de los cultivos, lo que de alguna manera inhibe la necesidad de aumentar la superficie agrícola, ya que sin ellos se tendrían que destinar más áreas a la siembra. También con ello es posible conservar el suelo y evitar su degradación; una ventaja adicional es que con esta práctica se puede contribuir a la mayor producción de materia prima para la obtención de energía renovable.

    La información que ahora actualiza el SIAP se refiere a la superficie sembrada que se le aplican fertilizantes químicos por ciclo productivo, según sea primavera-verano, otoño-invierno o perennes; por modalidad hídrica ya sea de riego o de temporal; todo ello con una cobertura geográfica por entidad federativa y por cultivo. Su objetivo es determinar si los productores agrícolas proporcionan a los suelos fuentes de nutrientes adicionales en formas asimilables por la plantas para incrementar los rendimientos de los cultivos.

    2. Uso de riego en la superficie sembrada

    En México, de acuerdo a cifras de la FAO, por sectores el 77% del agua extraída es absorbida por la agricultura, un poco por encima del 69% obtenido en el ámbito mundial, con parte de este recurso, en nuestro país se beneficia poco más del 27% del total de la superficie; por entidad federativa el 24% de este recurso se utiliza en Sinaloa y Sonora, quienes disponen en consecuencia de importantes tierras de regadío.

    Existen diferentes sistemas entre los que destacan: riego por bombeo; riego por aspersión, riego por goteo y el riego por gravedad, todos ellos tienen un fin común, realizar un consumo racional del agua. En riego por bombeo la superficie que se riega a través de la utilización de equipo de bombeo para la extracción de agua de pozos de diferente profundidad.

    3. Uso de semilla mejorada en la superficie sembrada

    La mejora de las plantas cultivadas ha sido realizada por los agricultores de todo el mundo a través de diferentes épocas, valiéndose para ello de la selección por observación de caracteres deseables, aunque también se han aprovechado las cruzas accidentales. Todo esto propicia una gran diversidad genética, aprovechada para obtener otros genotipos. Este proceso se finca en los experimentos realizados por Gregorio Mendel, padre de la genética, en los que concluyó que las características de los organismos están dadas por factores discretos heredables (genes), y no son resultado del azar de la mezcla de las cualidades de los progenitores.

    La información que ahora actualiza el SIAP se refiere al uso de semilla mejorada en la superficie sembrada por ciclo productivo, ya sea primavera-verano, otoño-invierno; de riego o de temporal; todo ello con un alcance geográfico por entidad federativa. Su objetivo es determinar el número de hectáreas sembradas con semilla criolla y mejorada a partir del consiguiente paquete tecnológico.

    4. Uso de mecanización en la superficie sembrada

    La maquinaria y equipo agrícola ha sido desarrollada para realizar un gran número de actividades dentro de la unidad de producción y existe en diferentes tipos, formas y tamaño. Por ejemplo el tractor es un equipo muy utilizado a diferentes niveles de potencia, seguido por maquinaria para el cultivo y la irrigación. También son comunes las sembradoras, manipuladas para distribuir semillas de manera uniforme, así como naves para el rociado aéreo de pesticidas.

    En resumen, la maquinaria y equipo agrícola comprende tractores, rastras, sembradoras, niveladoras, trilladoras o cosechadoras, las que se utilizan para llevar a cabo las actividades de preparación del suelo, siembra, labores culturales y recolección de los frutos.

    5. Uso de sanidad en la superficie sembrada

    Se entiende por este tipo de superficie como el área sembrada que recibe el beneficio de la sanidad, considerándolo a partir de los programas de los gobiernos federal o estatal, que realicen labores para mantener áreas libres de plagas y enfermedades, cuarentenas, cordones sanitarios, entre otros.

    Los datos que el SIAP presenta se refieren al número de hectáreas que durante este año recibieron apoyo de sanidad y la proporción que éstas representan en el total de las áreas sembradas, tanto en la agregación nacional como en cada una de las 32 entidades federativas, considerando los cultivos cíclicos y las superficies de perennes.

    6. Uso de asistencia técnica en la superficie sembrada

    A este tipo de superficie se le identifica como el área para la que se cuenta con asesoría de personal técnico calificado para llevar a cabo en forma óptima las labores culturales que implican la producción de los cultivos, como son: análisis de suelos, dosis recomendadas, fechas de aplicación de insumos, asesoría en la mejor forma de preparación del terreno, siembra, fertilización, riego y control tanto de plagas como enfermedades.

    La estadística de uso de asistencia técnica en la superficie sembrada comprende datos anuales de las hectáreas cubiertas con estos servicios en los cultivos cíclicos y perennes, así como cifras del total nacional y por entidad federativa; para identificar la participación de esta tecnología en el total de las áreas sembradas, se presenta la participación porcentual en los niveles geográficos enunciados.

    Fuente: SIAP 30 de octubre de 2020

    Viernes, 30 de octubre de 2020

    El Inegi y Agricultura presentan los resultados de
    la encuesta nacional agropecuaria (ENA) 2019

     

    • Es la cuarta edición de esta encuesta cuyo objetivo es ofrecer estadísticas para conocer qué, cómo y cuánto se produce en el campo mexicano.

     

    El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), dan a conocer resultados de la Encuesta Nacional Agropecuaria 2019 (ENA 2019), con el propósito de continuar ofreciendo estadísticas de las acti­vidades agrícolas y ganaderas del país.

    Para el desarrollo de esta encuesta, el INEGI contó con el apoyo de recursos por parte de la Secretaría de Desarrollo Rural (SADER), llevando a cabo acciones conjuntas y uniendo esfuerzos que permitieron obtener datos sobre qué, cómo y cuánto se produce en el campo mexicano.

    La ENA 2019 aporta información sobre las características de las unidades de producción agropecuaria que hay en todo el territorio nacional, ofrece datos cuantitativos y cualitativos, proporcionando así estadísticas continuas y útiles para la toma de decisiones, para contribuir definir políticas públicas sobre el campo, para apoyar estudios del sector agropecuario, para proporcionar a la sociedad información que les permita conocer las características de las actividades agrícolas y ganaderas que se llevan a cabo en las áreas rurales y para atender los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos por las Naciones Unidas sobre problemas relacionados con la seguridad alimentaria, la pobreza, la igualdad de género, la disponibilidad de agua, el consumo y la producción sostenibles, entre otros.

    La ENA 2019 ha sido concebida, además, para obtener estadísticas que permitan a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) contar con un panorama de las pequeñas unidades de producción agropecuaria en el país, como insumo para definir y evaluar más eficientemente las políticas públicas sobre los programas prioritarios y estratégicos que ha establecido el Gobierno Federal.

    En este contexto, la Encuesta ofrece información vinculada con los programas prioritarios, ya que, para algunos productos agropecuarios relacionados con estos programas de apoyo al campo, se destinó una muestra específica. Por lo tanto, se pueden conocer datos de las entidades federativas en las que se están enfocando dichos programas de apoyo, también, es factible identificar el conocimiento que tienen los productores acerca de los programas prioritarios, y podemos conocer la correspondencia de los programas de apoyo con temas como la problemática identificada por los productores y el tipo de organización, entre otros.

    Del 24 de octubre al 29 de noviembre de 2019, se realizó la captación de la ENA 2019, con el objetivo de obtener información económica y estructural de 29 de los productos agropecuarios que generan mayor interés, los cuales fueron seleccionados con base en distintos criterios como: su representatividad a nivel nacional y en las distintas regiones del país, por la participación que tienen en el Producto Interno Bruto (PIB), porque están considerados como esenciales en el Plan Nacional de Desarrollo y en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, porque están incluidos en los programas de apoyo al campo del Gobierno Federal y porque son prioritarios para satisfacer las necesidades de información de usuarios, así como de instituciones públicas, académicas y privadas; además, son productos que atienden las recomendaciones de la FAO, y dan continuidad a las anteriores versiones de la ENA (2012, 2014, 2017).

    Con base en lo anterior, finalmente se definieron 29 productos —24 agrícolas y cinco pecuarios— que se muestran a continuación:

    Aguacate, alfalfa, amaranto, arroz, cacao, café, calabaza, caña de azúcar, cebolla, chile, fresa, frijol, jitomate, limón, maíz grano blanco, maíz grano amarillo, mango, manzana, naranja, plátano, sorgo, soya, trigo, uva, bovinos, leche, porcinos, aves de corral y huevo.